Codicia

La codicia está considerada como un pecado capital. Hasta los budistas creen que está basada en una errada conexión material con la felicidad. Esto es causado por una perspectiva que exagera los aspectos de un objeto.
Yo estoy sufriendo en mi ámbito laboral la codicia de alguien. Es insoportable ver lo que está pasando junto a mí y la impotencia que me genera. Ver las injusticias que se están cometiendo, me ha llevado hasta pelearme abiertamente con esta persona, pero no puedo hacer nada. La única solución sería abrir la puerta e irme, cosa que evidentemente no puedo hacer. Así que mi estado general es pésimo, porque quiero pero no puedo.

Ser codicioso con el esfuerzo de gente con menos posibilidades o recursos, es no solo terrible sino inmoral. Aprovecharse de los débiles para tener más, es ir en contra de todos los principios y la moralidad posible. Bueno, en contra de todo lo que yo considero ético y moral. Quizás los demás tengan otra perspectiva, aunque yo esté convencida de ello.

Para una prueba un botón. Uno tiene trabajando a varios obreros en una obra. Están en nómina, y llega el principio de mes y tiene que cobrar. Como son contratos de esos basura, que se extienden por ahí, cobran por horas por lo que tienen que hacer partes diarios, que se los controlan exhaustivamente, y que siempre sacan la conclusión que no producen lo que tienen que producir. Pasan los días y la gente no cobran. Cuando preguntan por sus nóminas, reciben la primera excusa. “es que el cliente aun no ha pagado la certificación del mes”. Cuando yo me entero, flipo. Nunc a había pasado una cosa así. Es la excusa que le dan a los proveedores cuando quieren cobrar por su trabajo, pero nunca se lo habían dicho a los obreros. Me pongo en la piel de ellos, viviendo en la zona sur de Madrid y tener que ir todos los días a la zona norte, sin dinero ni para comida.

Los días siguen pasando y siguen sin cobrar. Cuando llega mediado de mes, vuelvo a preguntar qué pasó , y me dicen “aun no han cobrado”. Pregunto porque y me dicen que como las certificaciones no cumplen con la premisa de 35% de beneficio, no cobrarán. Me descolocan, es tal la sorpresa que tengo con lo que estoy escuchando que no se qué decir. Pregunto qué dicen los obreros, y me comentan .. Nada.

No me extraña, son todos o búlgaros o rumano, y necesitan trabajar. Pero yo tengo fuego en la sangre, de escuchar lo que estaba pasando pero a la vez la impotencia de no poder hacer nada. Los días siguen pasando y de repente la solución para todo el fregado, es que cobren por m2 de tarea realizada, eso sí, dejando el 35% de beneficio sin tocar. Llega el día 25 del mes y aun no cobran.

No sé qué ha pasado, ya no pregunte más, porque me ponía enferma cada vez que lo hacía. Lamentablemente he hecho lo que hace la mayoría de la población ante un problema que no le afecta, mirar para otro lado. Pero no dejo de pensar en todo esto, y sobre todo en todo lo demás que estoy viendo que pasa. Son cosas que no entiendo.

Las bases de la crisis que estamos sufriendo ha sido ocasionada por la codicia del sistema financiero y los que han jugado a la ruleta rusa de la especulación aun están en sus cargos o han cambiado de empresa, con comisiones millonarias o plusvalías inmorales, y todos lo sabemos. Yo siempre digo, que me indigna, pero para ser lógica con mi visión de la vida, tengo que decir que si un banco por ej, es privado y decide subir los bonus a sus directivos, es una empresa privada y porque que no nos guste es eso, privada.

Peor cuando el “bonus” es en detrimento de los empleados débiles de la firma, me pone de los nervios. Mi madre me dice que no sea tan idealista, que la vida es así. Que por eso tienen. Pero yo no puedo entender que se pueda tener machacando a los más débiles. Posiblemente por eso yo nunc a tendré.

En fin, la vida es así, o dejo todo y me voy a pintar a las islas Salomón como Gauguin, aunque él se fue por un tema sentimental o me la banco como el resto de los simples mortales, que viven en este mundo aguantando lo que hay que aguantar de los que manejan el cotarro financiero, o sea la pasta.

Pd. Che Pedrin, el frío llega. Has comprado el carbón para la estufa? Porque no llega el dinero para pagar el gas.

Etiquetado: / /

2 comentarios en «Codicia»

  1. Lukre, yo también tengo ganas de prenderle fuego a todo muchas veces y estoy como tú, hasta hace poco era profundamente idealista, ahora… ya no sé qué pensar.
    Creía que la crisis iba a ser una oportunidad para corregir las cosas, pero veo que no sólo ha valido para hacer más grandes las diferencias sociales.
    A veces he barajado la posibilidad de meterme en política para intentar cambiar algo, ahora, cada vez más, creo que probablemente la política me cambiaría a mí y me tira para atrás.
    ¿Qué hacer?. Y sobre todo, ¿cómo?. No tener respuesta a esta última pregunta me paraliza, porque estoy como tú y no sé cómo reaccionar.
    Un besazo y un abrazo inmensos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: