Miéntete, serás más feliz seguro

Desde que nacemos se nos inculca que tenemos que ser los mejores, en lo que sea. Con ello se crean multitud de jóvenes insatisfechos, porque no todos pueden ser los mejores en todos. Ya alguna vez hable este blog, de la teoría de los 1000. De cada 1000 individuos que intentan llegar a la misma meta, uno lo hace por capacidad y porque nació para ello, lo que se podría llamar un genio en la materia, innato desde la cuna para ello, y los otros 999 lo intentan llegando o no, por trabajo, tesón y dedicación.

Muchos creen que por ser inteligentes se tiene mayor capacidad para lograr el “éxito” tan deseado. Pero no. L a inteligencia te puede ayudar, pero no te da la estabilidad emocional que a veces se necesita para luchar por lo que uno cree y quiere, sin desanimarse en el camino y tirar la toalla. De esto habla el famoso libro la inteligencia emocional. Libro yo no he leído, porque es algo que se hace mucho tiempo.

Es más, cerca mío tengo las dos caras de la moneda y las he visto desde siempre. El muy inteligente, superdotado se podría decir, que al final no llegó a nada por esa parte emocional que lo pone en lucha con el mundo y sobre todo con él mismo, y el otro quizás menos inteligente, pero que con su tesón, trabajo y dedicación ha logrado de la vida más de lo que muchos haremos nunca.

Otros lo llamaban antes.. Tener “picardía”, ahora “inteligencia emocional”. Pero es verdad, las emociones sino se controlan te pueden.

El otro día hablando con alguien casi desconocido para mí, de repente me di cuenta como uno puede cambiar con los años. Como mi cercanía a las cosas que hacia la juventud hace unos años, me confundía con ellos posiblemente, y ahora me aburren.
Estudiando ahora lo que estoy estudiando, paso 6 horas al día de clases. En ellas, hay de todo, gente como yo, de más edad, gente que recién empieza y otros en la mitad. Una de las cosas que me propuse cuando empecé esto, era hacerlo con la mayor humildad, porque no tenía nada que ver lo que yo llevaba 25 años haciendo. La experiencia en un campo te abre a otros evidentemente, pero también puedes pecar de soberbia con los que no tienen experiencia como tú. En realidad no es solo esto, sino que uno lleva sobre sus espaldas su vida, experiencias, viajes, lo que ha visto, oído, disfrutado, que en ningún caso y sin ser ni mejor ni peor, se puede comparar con lo que lleva vivido una persona de 25. La experiencia de los años, es eso, experiencia.

En casi un mes que llevo con esto, soy consciente como más de una vez me muerdo la lengua, y solo escucho, para no avasallar a compañeros ni a profesores, que posiblemente yo pueda enseñarles a ellos algo y no viceversa, pero que son un mal necesario si quiero hacer el módulo completo. Con mis compañeros intento hacer lo mismo, pasar lo más desapercibida posible, para no crear animadversión. Son los problemas de diferencias generacionales. Intento usar es llamada “inteligencia emocional” al máximo. Pero como me aburre. No por ellos, sino porque si quiero hace lo que he ido a hacer, lo tengo que aguantar.

Yo no tengo ni idea si soy poco, mucho o súper inteligente, ni me importa a esta altura de la vida. Se para lo que tengo capacidad o no, y con eso me basta. Sobre todo, conozco muy bien mi forma de hacer las cosas, aunque más de una vez tire la toalla antes de conseguir lo que me he propuesto, pero eso no tiene nada que ver con la inteligencia sino en un mal uso de las emociones que chocan con la realidad que lamentablemente veo a veces demasiado claramente ante mis ojos. Creo que la frase esa del post anterior, donde decía…
S.H.: “Dime algo bonito”
-J.C.: “Claro, ¿qué quieres que te diga?”
-S.H.: “Miénteme. ….

Me la tendría que decir a mi mismo… Miéntete Lu, alguna vez, seguro serás más feliz.

Etiquetado: / /

2 comentarios en «Miéntete, serás más feliz seguro»

  1. Me parece bien la decisión que tomaste cuando empezaste a estudiar de nuevo, la de no alardear de lo que ya sabes y has hecho. Pero lo que uno es, con toda su experiencia y sus saberes no se puede esconder, Lu. Cuanto más tiempo pase, más notarán tus compañeros que sabes más que ellos, que has visto más cosas que ellos, que cosas que ellos no pueden entender son para tí pan comido, que tienes más costumbre de solucionar problemas con más dificultades y en menos tiempo, que tienes más recursos para todo. Así que tampoco te empeñes en parecer la tontita de la clase. No alardees de nada pero tampoco lo escondas. Por lo menos, ese es mi consejo. Si lo haces con naturalidad, todo fluirá y nadie te va a echar en cara algo que no puedes evitar: que ya tenías una vida, con todas sus consecuencias, antes de conocerlos a ellos.

    Besos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: