Va de equipajes

Cuando yo veía una foto descolorida o un documental antiguo de esos grandes viajeros por África, de principio del siglo XX, siempre he pensado “que barbaridad, la cantidad de equipaje que llevaban”. Uno observaba los porteadores llevando baúles enormes. Se llevaban hasta las tazas de té de porcelana para la hora del té.

De esos grandes viajes de antaño, aparecieron firmas como Lois Vuitton, que diseño esos baúles en el año 1858 de forma rectangular, cuando el estándar eran los baúles de forma redonda, comenzando así una increíble innovación del producto de equipajes para viajes.
Otra época? Pues no lo tengo tan claro.

En la actualidad no difiere mucho, aunque ya no hace falta llevar la porcelana para el té, pero si una maleta independiente para los cargadores de los artilugios electrónicos que llevamos. Llámese ordenador, cámara de fotos, móvil, nintendo, etc. Que las baterías, que los cargadores, que las tarjetas de memoria, que las tarjetas de los juegos.

En que se diferencia esta época, de los baúles de antaño? Que estos grandes viajeros llevaban “servidumbre o porteadores” que llevaban su equipaje. Uno actualmente debe llevar todo el peso en sus brazos y espaldas.

Yo cuando viajo, por suerte, me he sacado la idea del “por las dudas” e intento llevar lo justo en cuanto a la ropa. Si uso el mismo pantalón varias veces, no pasa nada. Me he acostumbrado a intentar llevar el menos peso posible. Pero el tema de los accesorios es otro aspecto a tener en cuenta en un viaje mío. Me gusta dibujar y pintar los lugares, así que sacarme la “obligación” de tener que llevar el cuaderno, las acuarelas, que esto que lo otro, por las dudas lo haga, me cuesta más. En los últimos viajes no use nada de lo que lleve.

Así que ahora que estoy preparando un viaje, estoy intentando dejar de lado el “por las dudas” y llevar lo imprescindible. El problema reside en definir que es “imprescindible”.

Que lio por Dios!!!.

Mejor me hago una lista y si entran las cosas bien, sino también.

Etiquetado: / /

Un comentario en «Va de equipajes»

  1. ¡Es verdad! Yo, lo que he ido reduciendo en ropa lo he ido ganando en cables y otros accesorios. El caso es que no puedo librarme de la sensación de ser esa hormiguita cargada con un bulto veinte veces más grande que ella.

    P.D. Cuando puedas envíame las fotos que nos hicimos la semana pasada, aunque haya salido fatal.

    Besos y buen viaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: