Nunca llueve a gusto de todos

Yo vivo en un barrio de gente mayor y suelo pararme a hablar con ellos, con los vecinos que conozco, como terapia para ellos y para mi. Muchos me conocen por salir con los perros o por ser vecinos, o verme en el parque como ellos. Me gusta hacer sociales con ellos en la calle. A veces los veo tan necesitados de hablar que me lo he tomado como obligación. De algunos no se ni el nombre, pero si les conozco. Siempre que les veo, si puedo, me paro, dos besos, que tal andas y un par de minutos hablando con ellos. Siempre recuerdo lo que me han contado, asi que siempre tengo tema de conversación. Es mi pequeño granito al voluntariado que hacen otros. Como yo no puedo, hago esto.

Dice alguna gil que me rodea, de esas que se hacen llamar amigas, que conmigo no se puede salir a caminar por el barrio, porque me conoce todo el mundo, y ella que nació ahí no conoce a nadie. Pues tiene razón. Posiblemente porque yo soy un ser sociable, que piensa que con un saludo o un par de besos o un par de palabras con una sonrisa, se consigue mucho, sobre todo en la gente mayor que están solos. Pero bueno, son posiciones distintas ante la vida.

Dentro de estas mini charlas, un tema que se repetía a no más de 6 meses vista cuando llovía era… “así tiene que llover 6 meses seguidos”. Posiblemente porque habría sequia. Ahora que en dos meses ha llovido casi lo de todo el año, escucho “cuando parará de llover, menudo invierno”. No dejo de pensar que complicados somos a veces los seres humanos. Si no llueve porque no llueve, y si llueve porque llueve mucho.

Pensándolo un poco más allá, también somos así con las cosas de nuestra vida. La complicamos a más no poder, nos quejamos por el si, y por el no, da igual, el tema es quejarse. Últimamente el quejarse esta de moda, y en todos los niveles. Algunos lo hacen en serio y otros de vicio, pero llega uno a cansarse. Como yo estoy ahora, cansada de la lluvia y sobre todo de la queja.

En fin, nunca va a llover a gusto de todos, como nunca va a ser todo a nuestro gusto. Y como no puedo pedir que paren el mundo para bajarme como hacia Mafalda, posiblemente porque no soy de tinta y papel, sino de carne y hueso, voy a seguir laburando que estoy de lunes.

Pd: Che Pedrín, pensas que pararían el mundo para que me baje? Seré tan importante? No me lo creo ni yo.

Etiquetado: / / /

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: