Hablar no es lo mismo que cominicarse

Llega un paisano al bar del pueblo y deja atada su perra a un árbol.
Al instante una jauría de perros se arremolina a su alrededor tratando de conquistarla.
En medio de un concierto de ladridos, gruñidos, mordiscos y aullidos, un policía entra al bar y pregunta por el dueño de la perra.
El paisano, que se estaba tomando un vaso grande de ginebra, levanta la mano y dice : “yo”. – Su perra está alzada, le dice el policía.
– No puede ser, yo la dejé en el suelo, responde el paisano.
– Quiero decir que está en celo, insiste el policía.
– No puede ser, yo jamás le di motivos, ni siquiera miro a otras perras..- contesta el gaucho sediento.
– Digo que está caliente, ¿me entiende?
– No, no lo entiendo, me cercioré de dejarla a la sombra.
Exasperado, el policía exclama :
” Óigame, su perra quiere tener relaciones sexuales”.
El paisano le responde :
“ Pues ¡Adelante mi hijo! Siempre quise tener un perro policía”

Moraleja: escucha!!!!

Etiquetado: / /

Un comentario en «Hablar no es lo mismo que cominicarse»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *