Resignación

En los tiempos que corren, el hombre moderno, no sé si se da cuenta que está continuamente resignándose.

Resignándose a no llegar a fin de mes y aguantar. Resignándose a aguantar la que está cayendo sin decir ni pio. Resignándose a dejar de lado la vida por las exigencias continúas de los otros. Resignándose a todo.

Las resignaciones van cayendo una a una casi sin darse cuenta. Uno deja de lado un sueño, o un anhelo o una idea, y como que nadie quiere la cosa, otra resignación.
Llevo toda la semana, haciendo una lista mental de las cosas que he resignado en la vida. Posiblemente porque estoy en horas bajas, cansada muy pero que muy cansada físicamente y sobre todo harta de tener que tapar los fuegos encendidos por otros, y que ni siquiera mi buen trabajo de bombero de pacotilla, se me reconozca.

Muchas cosas he resignado, pero la principal ha sido la familia y los amigos de toda la vida, en pos de vivir a 12 mil km de mi casa. Aun hoy, luego de 20 años y teniendo en cuenta que nunca he sido muy de morriñas, pienso que hubiera pasado en mi vida si no hubiera cogido la maleta y me hubiera marchado.

Sé que pienso por boludear, porque nadie sabe qué hubiera pasado, y sobre todo, en todos tenemos un momento que la vida se bifurca y que según el camino que tomas es una cosa o la otra. A quien no le ha pasado esto alguna vez? Pero como esto es mi blog, y yo filosoféo en él, me lo pregunto.

Ayer me he resignado con otra cosa, que me guardo para mí, pero que por casualidades si esta existiera, una de mis primas me manda uno de esos pdf donde se cuenta una historia sobre el helecho y el bosque de bambú. No la voy a poner aquí, pero lo que quería decir era que cuando se sembraron las semillas para el helecho y el bambú, el primero creció de prisa y el otro tardó 5 años en hacerlo, pero cuando lo hizo creció más que el helecho. Que hubiera pasado si el que quería el bambú hubiera desistido. Muy bonito, pero…

Uno se cansa de sembrar. Yo lo he hecho. He aceptado la realidad sobre este tema. Otra resignación en mi vida. Yupi.. yupi.. y van….

Y tú? Cómo va el balance de resignaciones en tu vida? Se sincero, que todos nos resignamos….No hace falta que lo seas conmigo, selo contigo que es lo único importante.

Etiquetado: / /

Un comentario en «Resignación»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: