Abusos

Muchas cosas en la vida no soporto. Pero una que no puedo con ella son los abusos. Hay muchos tipos de abusos, de poder, de autoridad, de fuerza, etc.

Yo he sufrido la semana pasada un abuso, que podría llamar “de género”. No voy a contar los detalles, porque sinceramente paso de ellos, pero si lo sintetizaré.
Un tío, me amenazó de muerte, porque me echa la culpa de algo que yo no he generado, pero como en mi trabajo me han pasado el marronazo generado por otro que se fue al paro por inútil, ahora la culpable para él, soy yo. Quiere cobrar una factura por trabajos que él considera que ha terminado y mi cliente, considera que no los va a pagar porque no están bien o no están terminados o terminó otro. Yo en el medio.
Básicamente es eso. Pero lo que yo llamo abuso, fueron sus amenazas, si hubiera podido me hubiera zurrado con lo primero a mano. Por supuesto, el llamado “jefe” ni se inmuto, solo atino a escuchar. Yo cogí mi bolso y me fui de la escena, porque cada vez que hablaba lo encendía más. Dijo verdaderas barbaridades.

Primero salí cabreada a más no poder. Al día siguiente no me había puesto a reflexionar sobre lo ocurrido, pero ayer sí. Por un momento y sin comparar, me sentí como esas pobres mujeres que sufren violencia de género en sus vidas. Donde un tío abusa de su condición masculina de más fuerza, para intimidar, asustar, amedrentar, insultar.

He estado a un tris de denunciarlo por amenazas. Alguien que ha reflexionado conmigo, me ha aconsejado que no me meta en fregados. Que la que tendría que denunciarlo es la empresa. SI yo lo hago personal, el problema me caerá a mí. Por supuesto, hoy he hablado en la empresa, y me han dicho que haga lo que quiera. O sea, se han borrado. Demostrando la falta de ética total.

Al final no sé quien es peor, si el hijo de puta que amenaza de muerte a una mujer, o el hijo de puta que se llama empresario y no defiende a sus empleados. Como si la empresa fuera mía y yo no hiciera lo que él dice. Se ha escudado en mí para solucionar los problemas con este tío. Menudo cobarde. No hay dinero en el mundo que te pague pasar por un mal rato como el que he pasado. No vale la pena.

Lo malo es que esta historia no ha terminado. Porque ahora que ya ha focalizado su enfado contra mí, ahora volverá a la carga en cualquier momento. Eso hace los cobardes como ese, que amenaza con que no le importa volver a la cárcel, cosa que parece ya pasó antes y tampoco que el que reciba sus amenazas de agresión fuera una mujer.
Lo peor de todo es que el que se llama “mi jefe” no hizo nada, solo ver. Que hubiera pasado si yo no me hubiera ido de la oficina? Mejor ni pensarlo. El próximo atisbo de lo mismo, automáticamente llamo a la guardia civil, pero denuncio al tío este por amenazas y a la empresa por denegación de ayuda o por responsabilidad en los hechos o lo que sea.

Lo que digo siempre, este mundo cada día lo entiendo menos y está más loco. Lo único que les importa es la pasta. Uno porque quiere cobrar, y el otro porque no quiere pagar. Pues que se zurren ellos y me dejen en paz, que ya bastantes cosas tengo yo con mis problemas.

Etiquetado: / / /

2 comentarios en «Abusos»

  1. correcto. llama a la Civil en el mismo momento, sin perder la calma, en lo posible. “estoy siendo objeto de amenazas delante de testigos” así implicas también a los que están callados alrededor, que ya les vale.
    Como dice un amigo mío: para que vamos a razonar si podemos darnos de hostias…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: