La intemporalidad de la existencia

Ayer tuve un pequeño accidente doméstico, que me produjo dos quemaduras en la pierna, una menos grave y otra más chunga. Va, que he sentido en mis propias carnes, lo que sentían los que invadían ciudades medievales y les echaban aceite hirviendo desde la atalaya. En mi caso ha sido agua, pero menudo dolor.

Ahora, luego de haber pasado casi 20 horas, y creyéndome que tengo el tema controlado, aunque una herida esta algo chunga, y esperando su evolución para ver si al final voy al médico o el remedio de la abuela funciona, me he puesto a pensar.

Nos creemos dioses. Creemos que tenemos todo el tiempo del mundo. Pero que equivocado que estamos.

Yo haciéndome una sopita para cenar, muerta de frio, y de repente chaz, una tontería y me deja en casa todo el día, dolorida y habiendo tenido que cambiar de repente todos mis planes para hoy.

Somos los mamíferos que más indefensos estamos ante los avatares de la naturaleza enfurecida. Los que necesitan más cuidados en nuestros primeros años de vida. Y de adulto somos iguales, indefensos ante todo.

Por eso, cuando alguien me dice sus planes para los próximos 10 años, cosa que sucede con gente de menos de 30 años, que planifica a futuro con pelos y señales, me da la risa.

Es imposible evaluar la inmensa cantidad de factores a tener en cuenta en una planificación de ese estilo. Miren sino la economía. Antes la economía a futuro, funcionaba. Hasta el 2008 cuando explotó la burbuja inmobiliaria y todos los planes de futuro se vinieron debajo de repente, como mis quemaduras repentinas.

En fin, la vida es muy corta y somos algo insignificante en el universo, porque dejamos de vivir y disfrutar por el mañana? Como dicen los budistas, el ayer paso, el mañana aun no existe, solo el hoy.

Vive y se feliz.

pd. che pedrín, me pregunto porque de tener el sueño de viajar a Tahití? tu lo sabes? yo no, no se cuanod lo perdí asi de repente, como quien pierde las llaves de casa.

Etiquetado: / / / / / /

3 comentarios en «La intemporalidad de la existencia»

  1. Hay que disfrutar el presente pero sin dejar de pensar en el futuro. Hay que disfrutar de la vida plenamente:pasado, presente y futuro. En muchas ocasiones los planes de futuro nos ayudan a vivir el presente con más ganas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: