El movimiento se demuestra andando

Arreglando el armario hace unas semanas, me encontré con un pantalón que me compre, exactamente 3 años, y que aun tenia la etiqueta y el bajo sin hacer. No ha dejado de rondarme la cabeza, lo consumista que somos. Necesitaba ese pantalón cuando me lo compre o fue un capricho?

Evidentemente fue lo último. Pero me ha llevado a pensar en la cantidad de cosas o ideas de cosas que tengo por hacer y que organizo, pero llegado el momento no llevo a cabo. Y me pregunto por qué?

Intento cambiar esta dinámica. Tengo que decir, que a veces lo logro. Por poner un ejemplo, me regalaron por mi cumple una de esas impresoras multifunción, y necesitaba que la mesa o mejor dicho la tabla que hace de mesa fuera más grande, sino donde la tenía que poner, me iba a cargar la bandeja del papel con la silla del escritorio. Medí cuanto debía tener. Hoy he ido a comprar el tablero, lo he traído a casa, lo he canteado con la cinta de cantear y la plancha, he vaciado de cosas, he cambiado la tabla y he vuelto a ordenar todo.

Parecerá una reverenda imbecilidad lo que he contado. Pero es lo que estoy tratando de hacer. Empezar un proyecto y terminarlo. Ya tengo impresora donde debe estar. Lo mismo pasa con la ropa. Estoy intentando que si me compro algo, lo uso. Suelo al final, ponerme siempre lo mismo.

Porque actúo así? No tengo ni idea. Pero es algo que he detectado hace mucho tiempo. Los proyectos, por llamarlos así, que pongo en marcha casi nunca llegan a puerto. No voy a decir que me pasa eso con el trabajo, sino con las cosas del día a día. Por poner otro ejemplo, tengo grietas en una ventana, compre un sellador, el verano pasado y ahí está el sellador sin siquiera abrir.

Ahora lo escribo y me doy cuenta que no tiene ni pies ni cabeza lo que digo. Pero sucede. Es como poner mucha energía en todo y pincharse las cosas a medio camino. Muchos frentes abiertos y sin resolver.

Si miro para atrás siempre ha sido igual. Por eso hace un tiempo, empecé una libreta que se llama “las ideas de lucre”. Pues sí. En vez, de plantearme un proyecto de algo sin terminarlo, como mi cerebro a veces bulle de ideas de cosas por hacer, las escribo. Cada tanto las veo, y las recuerdo pensando “esto se me ocurrió a mi?”.

Había un cómico en Argentina, que decía una frase mítica siempre “el movimiento se demuestra andando”. Siempre la recuerdo. En mi caso, “el movimiento se demuestra escribiendo”. Es más lo que escribo en esa libreta de lo que hago. Creo que desde que la tengo, casi dos años y de lo que está escrito, solo he llevado a cabo una cosa.

En fin, ya lo decía un sabio, “las soluciones empiezan cuando los problemas se detectan”. Parecerá una tontería, pero creo que es algo general. Tenemos tantas cosas y tantos medios, que acumulamos por acumular. El otro día leí una frase que decía “para subir una escalera hay que subir el primer escalón”. En eso estoy, subiendo el primer escalón de muchas cosas.

Etiquetado: / /

7 comentarios en «El movimiento se demuestra andando»

  1. Yo he empezado hoy un libro, “overcoming procastination”, que trata precisamente sobre como evitar esos comportamientos que, según he entendido en la introducción, considera una especie de autosabotaje. Si está bien ya te contaré que tal la experiencia.

  2. Te entiendo perfectamente…planes y proyectos se van quedando en el tintero.
    Y respecto a lo de la ropa ¿nunca os ha pasaso que os compráis algo que en la tienda os encanta y una vez en casa no os gusta y lo dejáis en el armarío sin estrenar?
    Tengo unas cuantas cosas de esa…

  3. Lu, ya he terminado el libro y ha resultado ser muy interesante. Si sabes inglés te recomiendo la lectura, se puede encontrar fácil en la tienda del burrito. Si no lo encuentras dimelo y te dejo mi copia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: