La libertad de decir lo que se piensa

Hoy leía un artículo en el periódico, donde se contaba que las empresas están controlando o intentando controlar lo que dicen sus empleados en las redes sociales, pues consideran que a veces dañan su imagen. (leer aqui)

Me he quedado pensando en esto. La edad que tengo y mi condición actual de vida, hace que a mí me dé un poco lo mismo esto, porque yo soy mi propia empresa. Y si no dijera lo que pienso no sería yo. Pero las multinacionales se gastan millones en cuidar su imagen en la red.

El otro día me contaron, que la “verdulera”, recordáis quien es no? Con solo leer habitualmente este blog, lo sabréis. Lo que decía, que la “verdulera”, lo tiene al informático que hace su web, continuamente controlando los foros, porque la gente despotrica contra su empresa, para que él contrarreste este efecto. Me imagino conociendo la empresa, y lo chapucera que es, que se debe pasar 24 hs al día borrando las críticas. O contra restando las malas, con buenas que ni se las creen ellos. Bueno esto me da un poco igual.

Lo que ayer comentaba con un amigo, es que siempre he dicho lo que pienso. Puedo tener muchos defectos, y los tengo, pero gracias a Dios, no decir lo que pienso no es uno de ellos. No oculto mis sentimientos ni mi visión de la vida. Por eso en parte tengo este blog.

Puede que con la edad matice la forma de decirlo, o sea más dulce o educada. Pero si hay algo que siempre he tenido, es decir lo que pienso, y sobre todo tener la libertad de decirlo. Cosa que a veces me ha causado problemas, pero los he superado.
No tengo ningún problema en que mis pensamientos, ideas o forma de pensar quede registrado en internet. Sino no tendría un blog.

Yo ya he llegado a un punto que no tengo que guardar las apariencias, o proteger mi imagen para conseguir algo. Me da igual Y ese sentimiento de libertad es indescriptible. Qué suerte que tenemos. Otros van por el mundo sin esa libertad, ni siquiera en el llamado “mundo libre” si las empresas comienzan a controlar lo que sus empleados dicen por ahí.

Que miedo se le tiene a la palabra.

Etiquetado:

Un comentario en «La libertad de decir lo que se piensa»

  1. Pues a mí quizás me ocurra lo contrario, que con la edad tengo menos reparo a decir las cosas más a las bravas, dejando los paños calientes a un lado.

    Me refiero, por supuesto, a cuando escribo en mi blog. Si voy a comentar en el blog de otros, suelo pensármelo dos veces y prefiero callar antes que decir algo desagradable.

    Pero eso no significa que si no hay comentarios míos es porque lo único que iba a decir era desagradable, ¿eh? Lo aclaro porque muchas veces te leo y no comento nada, pero es por creer que no tengo nada que aportar.

    Besos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: