Hemos decidido…

Esta frase ya van dos veces que me la dicen últimamente, y a emplean para dejarme fuera de la decisión cuando también me atañe a mí y en pos de detrimento de mis intereses.
Evidentemente lo han copiado, la gente de la calle, de lo que se está viviendo ahora. Si los directivos de los centros de poder, los políticos, etc, “han decidido” tomar medidas para intentar solucionar lo que posiblemente ellos mismos han causado con su inoperancia e mala gestión, que me sorprende a mí que la gente decida sin tener en cuenta a la otra parte.
Menuda mierda por Dios.
Pondré un ejemplo. Hago un trabajo previo para hacer un proyecto. Suelo pedir un anticipo antes, pero como son conocidos empiezo a trabajar sin él, aunque tengo un precio pactado. En el  trabajo previo me encuentro que parte de lo que querían hacer era ilegal y les digo que por ahí no paso. Y ellos se buscan otro que por pasta pasa por el aro. Evidentemente les paso una factura por el trabajo hecho hasta el momento, cosa que aceptan. A todo esto, sucedió en marzo pasado.
Como tenían un socio, que cuando vio los problemas se borro, para no pringarse, se quedaron sin dinero. Me lo comentaron,  y bien a esperar que tuvieran pasta. Mal actual.
A mediados de julio me dan un 20% del importe como buena voluntad, pues habían encontrado otro socio para su negocio. Otro pringado diría yo. En fin.
Estos dos meses he intentado cobrar el resto, y de repente el otro día ante mi insistencia, me dicen, bien te vamos a pagar pero “hemos decidido” rebajarte la factura un 20% porque hemos averiguado por ahí que por ese trabajo se cobra menos  de lo que nos pasaste.
Conclusión, me enfade muchísimo pero tuve que tragar porque si no, no me pagaban la deuda, ni siquiera el resto.
Pero me he quedado pensando, en qué mundo vivimos que la ética en los negocios se ha perdido totalmente y cada uno va a su bola. Como pueden unas personas, decidir cambiar las reglas de juego sin siquiera discutirlo luego de 6 meses? Quizás, si me lo hubieran planteado yo hubiera reflexionado y aceptado, pero lo que me cabreo y aun sigo, es la imposición. Sentí un impotencia indescriptible y sobre todo frustración.
Como no voy a entender el cabreo de la gente por recortes, cambios de condiciones, de sus trabajos o lo que sea, sin negociar o hablar sobre el tema. Solo imponiéndolo, porque ellos “lo han decidido”.
La frase “hemos decidido” me ha quedado grabada en la cabeza, y cada vez que me entero de otro recorte en empresas, servicios públicos  etc, me acuerdo del “hemos decidido” que me afecto a mí. Y no ha sido el único. Les da lo mismo tener o no tener un contrato firmado.
Si unos mindundis, que para colmo han hecho algo ilegal, no los persigue ni la justicia, ni el ayuntamiento (que es el órgano involucrado en su ilegalidad) , y se salen con la suya, que no van a hacer los centros de poder sea cual fuera. Porque estas cosas solo pasaban a grandes niveles, pero si ya pasan con los mindundis, mal vamos y mal futuro nos espera.
Ya sabes, cuando escuches “hemos decidido” agarrate a la primera cosa que puedas que seguro viene una torta.
Etiquetado:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: