Se acabaron los compromisos

… por ahora.

Pero bueno, por una temporada voy a estar fuera del circuito de compromisos y obligaciones sociales. No tengo más ganas de quedar, sonreír, parecer la niña buena, etc.

No porque tenga algo, sino porque estos meses he sentido que lo debía hacer pero no quería. El deber solo para mis responsabilidades cotidianas como mi trabajo, mis perros y mi propia persona. Pero lo demás por una temporada quedara fuera de radar.

El exceso de obligaciones sociales tampoco es bueno. No se puede estar siempre de parranda, no tengo ganas ni lo necesito. Valoro más una buena conversación más intima que con mucha gente.

Ayer lo comprobé. Si yo no hablaba, no lo hacia nadie. Para eso salís con tus supuestos “amigos”? Eso es comunicarse??? Pues no. Mejor te quedas en casa y ves un buena peli o un libro.
Agota ser siempre el centro, o mantener la conversación con gente que posiblemente o mejor dicho casi seguro, ni les interesa ni te interesa.

Al final te das cuenta que aunque estés solo, y necesites compartir las cosas con los demás, es preferible seguir como estas a salir y tener ganas de volver enseguida a casa. Esa frase, preferible solo que mal acompañado, se da muy bien.

 Imagen Rain • photo: Johannes Carlsohn
Etiquetado:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: