Los enanos se hicieron mayores

Hace unos meses, usábamos en este blog, la expresión “me crecieron los enanos“. Expresión que suelo relacionarla cuando las cosas se complican porque no salen a la primera. Otras expresiones que significan lo mismo es “eramos pocos y pario la abuela“. Me quedo con los enanos.

Llegados casi al mes del mayo de este “hermoso” año bisiesto, tengo que decir que a este paso, al terminar el año, los “enanos” habrán crecido, casado, tenido hijos y todo. Menudo año estamos teniendo, y yo me lo quería saltar.

Nada en mi vida sale a la primera. Nada de relajación. Todo se complica y revuelve. Es como si el Universo me estuviera mandando un mensaje, pero parece que mi cerebro no se entera de que.

El otro día, comentaba con mi madre, la señora muy señorona de mis primeros años del blog, que tenia la sensación esa, de que me están mandando un mensaje, pero no se cual. Y lo único que sentía es que estaba perdida, o desorientada con el entorno. En definitiva, que tenida ganas de ponerme las zapatillas y salir a correr, pero no se en que dirección, que por eso no lo hacia. Solo tenia la sensación de estar perdiendo el tiempo.

Si, perdiendo el tiempo. La vida es tan corta, que la rutina hace que perdamos el tiempo. Existen dos tipos de personas, o mejor tres. La primeras, que se llenan de cosas para ocupar su tiempo y así sentirse plenos o se convencen de ello. Los segundos que no tienen nada para según dicen “poder estar en conexión con el universo”, y los otros como yo, que no tenemos ni idea para donde correr.

Con mi edad, mucho he recorrido, hecho y padecido. Ya no quiero recorrer esos caminos, hacer o padecer. Me encantaría poder encontrar otra cosa, actividad o lo que sea, que llene todo de cosas nuevas. Pero no tengo ni idea que.

Y eso tan simple que con 20 puede ser viable, con más de 50 … no lo es. Hace poco hablaba con una amiga, y le decía “soy vieja para hacer cosas con jóvenes y joven para hacer cosas con viejos“. En esa etapa estoy.

Alguien me dijo hace unos días “pues será la época de no hacer nada, de descansar”, pero como digo aquí arriba, la vida es tan corta que cuando te enteras que tus amigos cercanos están luchando por su vida, es escupir al cielo no hacer nada.

Hay que hacer, no podemos quedarnos no haciendo nada. Pero me siento, más perdida que encontrada.

PD: Che, pedrin, me pregunto.. que edad tendrán hoy en día los enanos.?

Etiquetado: /

2 comentarios en «Los enanos se hicieron mayores»

  1. Epa, que mensaje! En mi caso, que estoy después de los 50 años, y soy profesional me puse a estudiar primero haciendo un posgrado, luego el doctorado. Allí conocí otra gente, me esforcé para ir a estudiar después del trabajo con el cansancio de todo el día encima. Y así avancé. En otro aspecto, me dediqué a fomentar mi vida social con varios grupos: escuela secundaria, trabajo, amigos de mi marido. Cada grupo requiere su tiempo. También a quienes no frecuentaba, comencé a hacerlo por las redes sociales. Eso también ocupa mi tiempo. Todo ese combo, me hizo ver las cosas de distinta manera, aprendí a suavizar mi discurso ya que no todos pensamos lo mismo, a incorporar nuevos temas a mi charla, y así sucesivamente. Gracias por tus reflexiones, que me hicieron reflexionar sobre mis temas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: