Llegado a este punto, se terminó

Muchas veces pienso en la edad que tengo y la que siento, y no me cuadran. Dicen muchos que la edad real con la cognitiva, es la diferencia para ser mayor y sentirse joven.  Pero llegados a este punto, tengo que decir que últimamente es al revés. Cien por ciento, siento la edad que tengo.

Nunca me había sentido así. Siempre me he sentido más joven de lo que la edad cronológica dice. Pero el entorno, la vida exterior a la mía, me hace ver que no es así. Que uno tiene la edad que tiene, que su físico ya no responde como con 30 ni 40,  que ya las cosa que me divertían hacer y que son más típicas de alguien  más joven, ya no lo son tanto.

Y pongo varios ejemplos.

El otro día, se me ocurrió hacer una clase de cardiobox, que es un mezcla de cardio con boxeo. No es que no la terminé, si lo hice. Me mato, pero la terminé. El tema es que mi coordinación ya no puede con eso. Mi cerebro le decía a mis brazos, tú para allá  y vos para arriba, y nada. Las piernas para un lado, los brazos para otro, y sobre todo lo que hace unos años se levantaban como si nada a 90 grados, ahora a 45 y listo. Nunca más. Tengo que buscar actividades que disfrute sin morir en el intento. Y en eso se muestra la edad, cuando podes ser la madre de todas las personas que hacen la clase contigo. Mejor el ridículo para otro momento. Pero en  algún momento sentí algo así.  

Que el motivo de risas lo de otro, yo paso.

Otra cosa que siempre he hecho desde el año 95, son los temas de internet. Cuando la gente pensaba que esto es una secta, porque eran unos pocos, ahora es masa. No porque no me siga divirtiendo, sino porque la evolución es tal que me ha superado. Lo que antes te permitía avanzar, aprender y estar a la última, ahora es tan rápido, mediático y sin sustancia, que me aburre. Ya no me apetece escribir un blog de decoración, por ejemplo, como estos últimos años. Pero sobre todo, no porque no me guste, sino que está tan masificado que como todo en la red últimamente, me he quedado sin temas para hablar.  Me he quedado en blanco.

Este blog es otra cosa, porque esto es personal, y siempre tengo algo que decir, como la vida misma, pero todo lo demás, morirá de abandono. He tomado la decisión de no renovar ni dominios, ni esfuerzo, ni nada. Terminando con otra etapa, que no está mal casi 7 años.

A veces es duro darse cuenta que las cosas se terminan. Han durado lo suyo. Queremos que duren mucho, pero la inmediatez de la vida del siglo XXI, no, ni invita a ello.  Es momento de dar un paso adelante, y no mirar hacia atrás. Que da vértigo? pues si, pero es lo que hay.

Muchas cosas he cerrado estos últimos meses, ahora me tocan estos temas. Basta de estar dispersa.

La edad es la que es, y listo. Quién me quita lo bailado? nadie, por suerte. Aunque el funcionamiento del cerebro, tampoco sea lo que era, y me cueste concentrarme. 

imagen via @jointhereformation.tumblr.com

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *