Las cartas

Una de las cosas que este mundo ha perdido para mal, según mi humilde entender, es la costumbre de escribir cartas. Siempre la comunicación entre personas por medio del intercambio epistolar ha sido fascinante. Y ha dejado para la posteridad grandes amores, por ejemplo.

Existe un montón de ejemplos de grandes amores o relaciones que nos han llegado a hoy en día, a través de su intercambio de cartas. En Internet se pueden encontrar un monto, de muchos personajes de la historia conocidos. No voy a profundizar sobre ellas, sino sobre el arte de escribir y recibir una carta.

Que alguien se tome la molestia de escribir, ir al correo y enviar una carta, es sencillamente una costumbre, que aunque se haya perdido, es increíblemente hermosa para mi. 

Las últimas cartas que yo he recibido han sido las de mis padres, y hace mucho años ya. Pero a través de mi vida he recibido algunas que aun  conservo en mi memoria. Y cuando las recuerdo, siempre me roban una sonrisa de nostalgia.

Quizás con algo de melancolía, me pregunto… ¿a quién le escribiría ahora una carta a mano?  (suspiro) No tengo ni idea.

pd: Che Pedrín, y si te escribo a ti?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *