Es una expresión tópica, de esas que se asocian con arriesgarse a algo, a hacer cosas que nos hagan salir de nuestra zona de confort. Pero ¿qué significa?

No solo el placer de un baño en una piscina, en verano sobre todo. El “tirarse a la piscina”, significa que uno debe a veces, cerrar los ojos y tirarse a por lo que se quiere o sueña. Muchas veces en la vida no tenemos valor, o nos da miedo afrontar las cosas, y terminamos perdiendo oportunidades, o cosas que deseamos.  El miedo paraliza.

El “tirarse a la piscina”, representa con palabras, esa fe ciega que debes tener muchas veces para tomar un camino que sabremos nos llevará a nuestras metas. Clic para tuitear

También podemos escuchar “tirarse a la piscina vacía”. Eso ya es, la expresión del no va más, donde hemos cerrado los ojos y nos hemos tirado a por ello sin miedo y sin mirar, sin saber si hay algo en el fondo de la piscina que nos amortigüe el golpe, como el agua.

Vacía o no, no podemos vivir con miedo. Hay que enfrentar los caminos para lograr nuestras metas. El confort de nuestra vida a veces mediocre, no nos lleva a nada. El mundo está hecho para mucho tipos de personas, y unas son los valientes que se tiran a la piscina con agua o no, a por lo que quieren, sin importar la profundidad, si está sucia o no, o lo que sea.

Si al final estaba vacía, y nos escacharramos en el fondo, nos recompondremos, saldremos por la barandilla y volveremos a empezar donde sea. O en otra piscina.

Ya sabes, vive, sueña, ama, y sobre todo se valiente y logra tus metas o inténtalo, tirándote a las piscinas que hagan falta, hasta lograrlo.

Imagen vía@Lol Wyd