Existe una escultura de tres monos, “Mizaru, Kikazaru e Iwazaru, “no ver, no oír y no decir”,donde cada uno está con un gesto. Uno se tapa la boca, otro la vista y otro los oídos. A mi padre le gustaba mucho y tenía una pequeña en su mesa de luz. No voy a profundizar sobre ella, porque en el artículo de El País, del link ya hablan de ella y lo que significa. 

Pero siempre que la veo, la asocio a algo que en la vida se nos presenta. A unos una vez, a otros muchas. El punto donde uno se tiene que detener, y decidir entre lo que “Quiere, lo que Debe y lo que Puede”, hacer con una situación. Situaciones que pueden marcar tu vida con tu decisión. Para cosas sin importancia no se plantean estos dilemas. Bueno en mi no. Siempre son profundas.

Las cosas no tiene solo un significado, sino tantos como personas la vean, oigan o hablen. Clic para tuitear

Volviendo a la similitud.

Lo que quiero hacer, lo asocio con taparme los oídos como el mono, para no oír lo que los demás me quieren decir  para que tome el camino que se me quiere imponer y que yo no quiero hacer.

El mono que se tapa la vista, lo asocio a no querer ver la realidad que tengo ante mis ojos, y se que debo atajar y resolver, aunque no quiera.

Y el último, el que se tapa la boca, lo asocio con no gritar de frustración, al ver que a veces las circunstancias deciden por ti, y solo te dejan un camino que no es el que quieres ni debes, sino el que la vida te deja.

Como todo en la vida, las cosas no tiene solo un significado, sino tantos como personas la vean, oigan o hablen. 

Como aun sigo con mi dilema personal de los tres monos,  y no he tomado una decisión, posiblemente porque no quiero cambiar mi vida, aunque se debería pero visto lo visto, la misma vida solo me esta dejando un camino, hoy mi consejo, va para mí también….

Vive, ama y sobre todo  no te vuelvas loco. No escuches tonterías, no hables sin fundamentos y sobre todo no veas idioteces. Céntrate en tu corazón y lo que la asociación de este con tu mente, te dicen hacer. Respira hondo, deja que el tiempo pase un poco e intenta tomar espacio y perspectiva de la decisión a tomar. Muchas veces, como dicen los sabios, no se puede decidir bien, sin aplacar un poco el temperamento. 

La solución al dilema, aparecerá cuando tengas un poco de paz en tu alma, y se aclare tu mente, del borbollón de información que recibes.  Y sino ya sabes, vete de vacaciones,  y deja que el tiempo pase y te pongas viejo, como dice la canción.