Aislamiento social – semana 1

Ayer se cumplió la primera semana, más o menos de aislamiento social. Si bien fue super obligatorio desde el domingo pasado, hace una semana que estamos metidos en casa.

Yo salgo, porque tengo perro y lo debo sacar, aunque el c…. a veces se olvida que sale tres veces al día, como hoy, que me levante un poco más tarde de lo habitual, solo 1 hora, y se hizo pis en casa. “Casi lo tiro por el balcón” (lease simbólicamente), y se que hoy será un día duro para mi, porque me dejo de muy mal humor.

A lo que iba. 

Nunca en mi vida había escuchado la expresión “aislamiento social”. En realidad son esas expresiones que se usan ahora que antes se decían otras. Por ejemplo, en mi época de estudiante, al “estres” de ahora se le llamaba “surmenage”. Lease “exceso de trabajo. Con esto he aprendido algo nuevo. 

Todos estamos en esto, y es muy duro. Para los que aun no teneis “aislamiento social”, por ejemplo los que viven en Argentina, os aseguro que lo pasareis mal. Porque llegará.

Lo importante para superar que las paredes se te caigan encima es la rutina. Levantarse, no quedarse en pijama. Una buena ducha, vestirse y luego sentarte a desayunar tranquilo. Nunca, pero nunca te quedes en pijama.

Es como cuando trabajas en casa. No se trabaja en pijama. Ropa cómoda, vale. Pero nunca como dormimos. Sino llegará el día que no te levantarás más de la cama.

Organiza tu tiempo. En mi caso, me dedico a dibujar. Los que nos reunimos habitualmente para hacerlo en la calle, por ejemplo los martes para dibujar los escaparates de Madrid, lo hicimos a través de Facebook, Cada uno en su casa, desde una foto, el mismo tiempo, y la mismas tonterías. Es una experiencia distinta. Pero te va llenando el tiempo.

Televisión poca, o de tarde noche, porque sino estás abducido por la pantalla, y al final no es bueno. 

Ayer hablaba con una amiga, porque eso también se ha incrementado, las charlas telefónicas. Y ella me decía que no sabía quedarse en casa, que llevaba dos días y se subía por las paredes.. Pero que había encontrado una actividad, arreglar los armarios. Yo anoté en mi lista de posibles actividades futuras, hacerlo. Porque debo hacerlo y tirar muchas cosas. Qué mejor momento de usar este tiempo para eso.

Yo se que es bonito decirlo, pero llevarlo a cabo es un tema de superación personal. La cabeza te da mil vueltas, estas entre cabreado, frustrado y maldiciendo contra un “virus” que ni siquiera lo ves. Pero es lo que hay. 

Menos mal que estamos sanos. Siempre que pongamos energía en sobrellevar esto lo mejor posible (suspiro), saldremos de esta. Intentando de no sumar más kilos, o frustraciones, superaremos la crisis.

Con respecto a la poca actividad física, por no decir nula que tengo, he encontrado una iniciativa para clases a traves de instagram. Hoy toca pilates, así que os dejo, a ver si sumo una hora o dos de actividad física grupal a través de internet, una de mañana y otra de tarde, y me muevo algo, porque con los paseos del perro no es suficiente.

Ánimo a los que están en la misma situación, que es todo el continente. Porca miseria.

A ver como estoy la semana que viene. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *