Me encanta que me cuenten historias y a usted?

Llevo una temporada durmiendo fatal. Me acuesto super cansada, me duermo pero a las 2 horas me despierto desvelándose sin remedio. Con lo cual al otro día estoy muerta, pues como no me duermo nuevamente antes de las 4 o las 5 no hay manera de no sentirse cansada.

He probado con todo pero nada, imposible volver a conciliar el sueño. Espero que esta racha no dure mucho.

Bueno, una de esas noches esta semana fue peor, directamente no me dormí desde que me acosté. A las 2 horas intentando dormir, ya poniéndome histérica, pensé en usar mis trucos como el levantarme hacerme un té relax y ver la tele nocturna. A veces esto me funciona, es tan soporífera que me termina durmiendo.

Me acordé de un regalo que recibí el otro día, un libro con un cd. El libro aun no he comenzado a leerlo,  Me habían comentado que el cd eran cuentos que el autor relataba.

Lo puse, apague la luz y pensé “si le funciona a los niños porque no va a funcionar a mi”. A mis sobrinos les encantaba que les contaran cuentos antes de dormir. Cuando yo era pequeña también me gustaba.

Me acomode nuevamente en la cama, cerré los ojos y me deje seducir por el sueño y la voz del relato que era tranquila, pausada. Pues comenzó el relato, y me interesó tanto que al final me quedé atenta escuchando el final y no me dormí, siguiendo desvelada.

Esa noche casi no dormí, deje de ver la hora a las 4,30 hs. pero me di cuenta como me gusta que me cuente historias pequeñas.

Recordé un programa que estaba en en la radio hace un tiempo,  los domingos por la noche, y que perdí de vista. Donde la conductora relataba las historias que le mandaban los oyentes. Su voz sonaba impresionante por la radio, y las historias que escuche esos días eran entretenidas. Tengo presente de acostarme temprano los domingos por la noche para escuchar el programa.

Pensé en el oficio de moda del “cuentacuentos” y el oficio antiguo de los “abuelos” y sus historias. Mi abuela por ejemplo en verano nos juntaba en el patio trasero de su casa, bajo las estrellas, y nos contaba historias antes de dormir. Ella se mecía en su sillón hamaca y entre el ruidito de la madera al moverse y su voz, montaba unas aventuras que marcaron mi vida recordándoles aun.

Que te cuenten una buena historia creo que es más fascinante que leerla, y mira que me encanta leer. Es como si la historia cobrará vida. Me encanta.

 Por eso creo que están tan de moda los audio libros. Porque a los adultos nos encanta que nos lean en voz alta. 

Ahora que estamos todos en cuarentena por el virus, es una buena opción para niños y no tan niños. Contar historias. O escucharlas. La lectura en voz alta, o escuchar como otro lo hace, no se muy bien porqué, pero es hipnótico y nos calma. Y la opción de los audio libros, es lo más.

Tenlo en cuenta. A ti te gusta que te cuenten historias?? cuentame.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *