El elemento

Hace muchos años, cayó a mis manos un libro de este nombre. Donde se decía o analizaba, si sabias como individuo, qué “elemento” era el que tenía tu vida o tu persona. Por elemento, refiriéndose a habilidad, meta, desarrollo de algo que sea lo tuyo. Algo que haga que te sientas único. 

Siempre lo he relacionado en mi caso, a qué actividad creativa me iba mejor. Hoy me he levantado pensando en eso. 

Me gusta y lo he realizado siempre, pintar, dibujar, escribir, diseñar, etc. etc.  Muchas áreas posiblemente, pero he hecho más que no nombro. He probado muchas áreas donde expresar lo que tengo dentro. Como se dice “he buscado la forma a nivel personal de expresión“. En mi caso, la he encontrado o no, según te tiempo. 

Según la época, y la actividad de ese momento, me he expresado, pero no he llegado a engancharme con ninguna. Todas las he dejado. Alguna han estado más presente que otras, pero ninguna la he desarrollado a tope.

Es como si he ido por la vida probando, pero aún no he dado con lo que me guste más. Todo me gusta. 

Sin fustigarme, la conclusión más lógica a este dilema es que posiblemente no es el problema que todo me guste, sino que inconscientemente y según las circunstancias, busco una actividad orientada al arte como medio de expresión externa de mi ser interno.

Algo que hace tiempo que me he dado cuenta, es que tengo buenas ideas creativas, es más tengo un cuaderno donde las anoto y al leerla a los años, sé que han sido buenas. Pero o no las desarrolle, o no tengo la habilidad manual para llevarlas a buen puerto. Por lo primero es que soy un poco inconstante y en lo otro , manazas. Esto si lo tengo claro.

Tengo un libro a medio terminar, tengo cuadros a medio pintar, tengo cuentos a medio camino, tengo ideas de líneas de joyas en el mismo desarrollo. Se podría decir que mi vida es tener todo “a medio hacer”. 

Si lo pienso, podría definir mi vida en eso a “medio hacer”. Pero el tiempo pasa y nos vamos poniendo viejos, como decía la canción.

Ya he superado una edad, y trayectoria profesional, que si la vida se divide en tres partes, “juventud, medio y final“. Ya entre o casi, en la tercera. Cuánto durará no tengo ni idea, pero cualquier actividad creativa que quiera desarrollar, al fin,  en serio, sería una creativa de esas que se dice “empezó bastante mayor”. Porque si tenemos una sociedad donde los 50 ya se cree que la gente no sirve para nada, imaginen con mínimo 10 más. 

En ninguna actividad que me gustaría desarrollar más profundamente, no sería principiante, porque ya las he empezado hace mucho casi todas. Pero ¿tengo capacidad para hacerlo más profundamente? Evidentemente si no lo pruebo no lo sabré nunca. ¿Tengo ganas de probar? En algunas más que otras, pero lo haré.

Posiblemente, porque ahora me sobra el tiempo, no solo por la cuarentena, sino por mis circunstancias personales, cuando esto vuelva a la normalidad, muchos días en mi vida futura, serán como los que estoy pasando en esta época tan rara.

No me tengo que machacar, porque lo más probable es que “el elemento” en mi vida sea eso, hacer muchas cosas y no hacer ninguna.

Así que mi consejo de hoy, que hace mucho no te doy ninguno es…

Vive, ama y sobre todo, busca tu “elemento” que  defina tu vida. Ya sea algo que desarrolles, o te dediques. No te subas a la ola de la “queja global”. Desarrolla ese “elemento” que hace que crezcas como persona, como individuo. Que la vida es muy corta, y limitada muchas cosas.

No lo hagas por los demás, hazlo por ti mismo. Que no se puede amar a nadie, si primero no nos amamos a nosotros mismos, y encontrar el “elemento” que nos defina y desarrollarlo es una forma de querernos. 

Y si tu elemento es ser “superhéroe”, o te haces sanitario o te haces batman. Pero sal al mundo y busca eso que te identifique como fuente de expresión.

Daily Batman by Swiss photographer Sebastian Magnani

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *