Demasiado personal

El otro día vi una película, y de repente me sentí tan identificada con la protagonista, que fue como abrir la caja de pandora y sacar un montón de recuerdos que ya estaban olvidados. Cómo habrá sido!, que terminé llorando y todo. Evidentemente la peli, tiene un final que aun en mi vida no se ha dado, pero bueno, le sentí un poco ficticio. Yo hubiera terminado el film más realistamente, pero ya saben, made in Hollywood.

No viene al caso ni la peli, ni mis recuerdos, porque como dice el título del post, es demasiado personal. Pero si me he quedado pensando, en las cosas que de repente sin quererlo destapan historias no cerradas de nuestras vidas, que aunque han pasado años, no se han cerrados.

El mecanismo que tiene la mente para ocultar con el tiempo lo que nos ha hecho daño es increíble, y se agradece. Si no estaríamos todos locos. O más locos, si cabe. Pero de repente, algo ves o algo te recuerda una canción, un olor, una película como en mi caso, y todo vuelve a salir como si el tiempo no hubiera pasado. Lo mío el otro día, fue como ir a una sesión con un psicólogo, cuando hablando sacas lo que tienes enquistado en tu alma.

Superar “traumas” por llamarlos de alguna manera, o mejor dicho, etapas oscuras de nuestra vida provocadas por nuestra propia incapacidad para afrontarla y por la maldad de otros que nos han machacado psicológicamente, es jodido y duro. Uno piensa que ya pasó, y de repente, zas ahí está ahy de nuevo.

Es como si, cada vez que aparece, uno va restándole cosas y el “trauma” se va achicando, pero no termina de desaparecer. Uno va aplicando el crecimiento personal, su madurez, en ir vaciando esa etapa de su vida de lo superfluo pero, en mi caso, aun no he llegado a hacer desaparecer el meollo del problema. No sé cómo hacer.

Todo lo que hace unos años rodeaba al verdadero problema, ya no es importante, como una cebolla, cuando aparece ese recuerdo lo voy decapando, pero me he dado cuenta que el fondo sigue ahí. Posiblemente porque la raíz de todo sea causada no por la situación ni otros, sino por mí misma, y como me he visto ante el mundo. Viendo la película del otro día, he visto que aun me siento así. En el fondo, pero me siento así.

No puedo volver al pasado y cambiar mi apreciación de mí en el mundo, pero si puedo ver o analizar cómo me siento ahora. Cuando uno tiene temas por resolver, que se repiten, es porque tenés que aprender algo. Eso dicen los budistas. Yo no repito temas porque mi vida actual es muy distinta a la del pasado, pero debo dejar de recordar esas cosas para que ahora no me afecte. Porque cada tanto tiempo pasa lo que ha pasado esta semana, que los recuerdos vuelven y repiten las situaciones.

Posiblemente lo que tenga que aprender es a valorar más lo que soy ahora, y lo que he logrado en la vida, para que cuando aparezcan esos recuerdos, me ría de ellos. Sé que lo que para mí es algo normal en mi vida y que yo no valoro mucho porque siempre lo he hecho, para otros es como si hubiera logrado algo fantástico.

Esto es algo que siempre he notado. Gente que a veces “admira“ (por decirlo de alguna manera) lo que hago, o lo que digo o como soy en algún aspecto de mi vida no en todos por su puesto, y no digo mi madre que para ella soy lo mejor del mundo mundial, sino gente que aparece en tu vida de repente.

También soy realista, que esto mismo genera a veces o muchas veces la reacción contraria, en gente que aparece en tu vida, y que les molesta lo que hagas, digas o seas como seas en algún aspecto de tu vida. Lamentablemente en todos estos años, he sentido más de lo otro que de lo primero, y pesa más eso.

Por eso, cada vez estoy más convencida, como decía antes que el tema está en mí y como yo me veo en el mundo. Yo siempre digo, “el peor enemigo eres tú mismo”. Lo que no podamos arreglar en nuestra cabeza y sentimientos nosotros mismo, los demás no lo harán. La culpa de cómo nos sentimos, no la tienen los demás, la tenemos nosotros.

Creo que ya estoy llegando al corazón de la cebolla. Y gratis.

imagen via@e-learning-teleformacion.blogspot.com

Plural: 3 Comentarios Añadir valoración

  1. Kotinussa dice:

    Hace unas semanas me pasó lo mismo. Menos mal que fui al cine sola (porque no me hubiera apetecido darle explicaciones a nadie), y a una sesión con un horario muy temprano (porque había muy poca gente).

  2. Jin dice:

    ojalá tuviéramos todos una peli que de vez en cuando nos obligara a reflexionar como lo haces tú. yo me conformo con que me saque las lágrimas, que no es fácil, y me desahogue un poco el alma.
    por cierto, el corazón de la cebolla puede ser amargo, supongo que lo sabes…

  3. Lu dice:

    Jin, lo se. SIempre el corazón de la cebolla es amargo.. lo se.. vaya si lo se…

    Koti a veces ver una peli produce catarsis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *