Pensar solo en nosotros mismo o que?

Hoy leía el extracto de un libro de próxima aparición, ‘Un verdor terrible’, de Benjamin Labatut  y me he quedado en shock, por lo que describe y como. Independientemente del tema, me he quedado pensando, cómo a veces lo que creemos hacer correcto en la vida, y eso mismo se puede volver contra nosotros.

En el caso de la persona que habla el libro, científico de origen judío, que creó la guerra química” en la primera Guerra Mundial para los alemanes, y como por su origen luego tuvo que salir huyendo, pero que parte de su familia murió por su propia creación. Ironías del destino.

No voy a hablar de eso, porque es historia real, sino como decía, sobre que a veces lo que creemos que lo que hacemos o desarrollamos para el bien común o social, se vuelve en nuestra contra, por la misma naturaleza de lo que creamos. Es un ejemplo aterrador.

Cuánta gente está en estos momento en el mundo, creando máquinas que hacen o harán nuestro trabajo, inteligencias artificiales para que sean como nosotros, etc, etc. La tecnología avanza imparable, y me parece fenomenal. Pero dónde está el límite ético de lo que se desarrolla que no se vuelva en contra de nosotros mismos o sus creadores ¿Quién controla este punto? ¿Existe algún organismo de ética social? Creo que no.

Hemos llegado a un punto, donde la sociedad pide a cada individuo lo que se está poniendo de moda en llamar “declaración responsable”.

Pero sinceramente, la sociedad está capacitada para ser “responsable” de todo lo que hace por el bien común. No lo creo. No veo que la responsabilidad y la ética vayan de la mano con el ser humano actual.

(suspiro)

Un ejemplo es la pandemia y su expansión. Vemos que en muchos aspectos su expansión, está motivada por esa “falta de responsabilidad individual sobre la social.” en cuanto al comportamiento de las personas en la vida diaria. ¿Seremos conscientes que estos comportamientos nos está perjudicarnos?

Mucha gente no se dá cuenta de ello. Y aterra. Os lo puedo asegurar. Y los que se dan cuenta, no me extraña que tenga miedo de salir a la calle. Es tal la incertidumbre que nos golpea a todos, que se fomenta esa “responsabilidad individual” a tal nivel, que aparecerá algún “espabilado” a poner restricciones “autoritarias” para crear sociedades donde perdamos derechos y libertades.

El equilibrio de lo individual sobre lo social, se está perdiendo en vez de fomentarlo. Generando un caldo de cultivo, de desarrollo incierto que no ayuda a que estemos centrados y tranquilos, con lo que está pasando.

No vaya a ser, que como el personaje del libro que empezaba este post, su propio trabajo se volviera en su contra, y así nuestras vidas se conviertan en lo contrario a lo que deberían ser por las circunstancias, aún más si cabe.