Caminante son tus huellas el camino y nada más…

El día final del año, para mí siempre ha sido especial, porque era el cumpleaños de mi madre. Hoy hubiera cumplido 94. Por la mañana festejábamos su cumple, y por la noche el año nuevo. Doble festejo, que hoy es agridulce. Porque ella ya no está para cantarle aunque sea por teléfono el cumple feliz, que la distancia marcaba a veces, y porque no tenemos ganas de festejar el año de m… que se va. 

Quizás si el que viene, que aunque tenga pocas cosas buenas, será mejor que este. Seguro. Cruzo los dedos, porque si algo he aprendido de todo estos meses, es comprobar la inmediatez de la vida. Que te puede cambiar de un día para otro sin darte cuenta.

Cuántas cosas perdimos este 2020. A seres queridos, los abrazos o representaciones de afecto de contacto físico, el que se vea nuestra sonrisa o nuestros gestos por las mascarillas obligatorias, hasta nuestra libertad de movimiento. Mucho pero que mucho, se fue. Algunas no volverán más, pero si tengo que desear algo para el año próximo, es que vuelvan esos abrazos de oso, ese te quiero dado con ellos.

Pero bueno, como decía Machado en su poema….Caminante, son tus huellas el camino y nada más; caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar…
…Caminante son tus huellas el camino y nada más. Caminante, no hay camino se hace camino al andar.
.

Somos caminantes, y el camino se hace día a día caminando para adelante sin ver atrás. Si lo hacemos, veremos las huellas que hemos dejado en la vida. 

Y la que han dejado en nuestro corazón los que se han ido, los que están lejos, nuestras decisiones, nuestros aciertos y errores, los te quiero que hemos dicho y demostrado, los aquí estamos para lo que sea, nuestras alegrías y tristezas.

Todo lo que deja marca. Algunas buenas que nos ayudarán a seguir adelante, y otras no, pero que hay que recordar para no volver por esos pasos.

La vida es corta, es hoy, es inmediata. No perdamos el tiempo lamentándose de lo que podríamos haber hecho, dicho, pensado o amado. Que si algo nos recordará siempre este años horribilis que por suerte ya le queda poco, es que también podemos cambiar la vida que teníamos forzados por algo externo que esta vez ha sido un virus, y que será la próxima?

Vivamos plenamente o intentémoslo hoy, no vaya a ser  que lo próximo que la limite llegue así de repente, como estos meses. Así que, un buen 2021 como poco. Nunca olvides

…Caminante son tus huellas el camino y nada más. Caminante, no hay camino se hace camino al andar..

Etiquetado:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: