Otro aniversario, por suerte

Cuplir otro año, otro aniversario significa que seguimos vivos y en el camino.

Este blog empezó a andar el 24 de diciembre del 2004. Con una reflexión sobre emigrar. Y hoy comienza su año 17. No es mayor de edad pero casi. Cuántas cosas se pueden vivir, reflexionar, contar, compartir, o lo que sea que este blog es, en 16 años, muchas.

Empezó en el final de un año bisiesto y se hace adolescente en el final de otro. Si eres un lector habitual, sabes que el autor de este sitio, o sea yo, los odia. Y siempre pongo esperanzas que cuando terminen volverá a ser un buen año. Eso esperamos y deseamos.

En ese 2004, comenzó como un experimento, llamándose “bitácoras”, aunque no sé en qué año se cambió a Blog. Me gustaba más la connotación romántica de escribir una “bitácora”, como si esto fuera un diario de a bordo de algún gran barco de velas que surcaban los mares en la antigüedad. Cómo navegar por la vida relatando, cosas que hago en este blog.

Yo misma releo algunos años y no los identifico, porque han pasado muchas cosas en estos 16 que se cumplen hoy. Un lector de los iniciales dijo una vez  para su propio espacio “si un blog cumple 10 años ya no es un blog, es una vida”. Y yo me pregunto… y si cumple 16 que es? Un testamento? Un libro quizás.

He escrito sobre la vida en general, las circunstancias, los encuentros, los desencuentros, los amores y sus desamores, los amigos, los enemigos, los jefes, los vecinos, la política, los políticos. Reflexionado sobre muchas cosas, no solo conté situaciones, sino intenté dar mi punto de vista sobre las emociones, en general. Casi 2000 entradas. Muchas palabras para mucho tiempo.

Tengo lectores que están suscriptos al blog, más de 2250. Tengo lectores nuevos o que me descubren con una pensamiento o una reflexión. Y tengo más de tres millones de páginas leídas, de las escritas aquí. Se dice pronto, y estoy muy agradecida por ello, y no deja de sorprenderme, porque  no es otro blog más que desapareció en el limbo de internet. Sino y aunque ha tenido altibajos algunos años, cambios de nombres desde “Divagues de alguien, yo” a este “Pensar en el atasco”. Plataformas distintas de publicación, como Blogger y ahora su propio dominio, etc etc. Ha estado aquí siempre.

Alguien se preguntará porque ahora se llama “Pensar en el atasco”. Es simple, cuantas cosas se pueden pensar, reflexionar o ver mientras estamos  inmersos en un atasco, ya sea de coches, de tiempo, de ánimos, de sentimientos. Porque atascos son muchos y aquí intento “desatascar la vida a cachos” como dice el título de este sitio.

Llegados a este aniversario, solo puedo dar las gracias a todos, por seguirme y acompañarme en este camino. Se que compartimos muchos puntos de vista sobre la vida porque me lo han comentado, y eso hace que  uno no se sienta solo en este rumbo.

Prometo seguir pensando en los atascos, sin pausa, porque mucho hay que ver, mucho hay que sentir y compartir con todos. Nunca es demasiado para hablar de nuestras cosas o lo que nos rodea.

Así que aquí estaremos, aquí nos pueden leer y acompañar. Y recuerden que “la vida es eso que vemos pasar cuando miramos para atrás, sin darnos cuenta que la mirada debe estar siempre adelante”. Vivamos intensamente, e invitamos a todos que lo hagan también así.

Simplemente gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: