Crónicas domingueras: El retorno

El retorno a la costumbre de escribir una crónica se inicia hoy. No se cuánto durará, pero como la vida efímera, ya veremos. Retornar sobre los pasos de escribir pensamientos y emociones, es gratificante y me ayuda a centrar mis ideas y pensamientos. Así que aquí estamos de nuevo.

Ha empezado un nuevo año, y como algo que me mandaron el otro día que decía “estoy interesado en devolver el 2021, porque no ha superado los 15 días de prueba“, así estamos. Lo quisiera devolver, si fuera posible. Porque menudo inicio de año. Y nos lo queríamos perder!!!

Una tormenta que decía que iban a caer 20 cm de nieve, y fue medio metro o más. La cual ha caído el día de mi cumpleaños, así que por una cosa y la otra, la recordaré siempre. Aún hoy casi 10 día, y por poner un ejemplo, aún no he podido sacar mi coche de la nieve. O no he podido ir a buscar el café que me gusta y que se acabó por falta de previsión propia, porque no hay transporte público. Como decía Benedetti,,, seguimos “jodidos pero contentos”. Porque aunque sea nadie nos puede sacar eso, están contentos. O sí?

Que nos va a quedar, si en 15 días del año nuevo, los contagios de Covid se han disparado de golpe, han intentado tomar el Capitolio en EEUU, con lo que significa, ha caído más nieve de lo previsto y Madrid, se colapsó de tal manera que aun hoy no funciona bien. Wow, en solo 15 días. Y aún quedan 350 días del año.

Ayer escuche a alguien en el lugar donde desayunaba, porque no tenía café en casa como conté, se quejaba de lo mal que iba todo, y de repente me salió del alma meterme en la conversación y le dije “tranquilo, que aún puede ir peor”. Siempre hay margen para ir peor. Lamentablemente, siempre.

Peter Turchin, es un matemático ruso, que nunca se le hizo mucho caso, pero con lo acontecido en el 2020 cobró notoriedad. Lo predijo en el 2010.  Os dejo el artículo aqui, para que lo conozcan. Lo que más me impresionó de esta lectura es, “dijo qué 2020 pondría a las sociedades occidentales al borde del abismo: también ve muy probable que en 2021 den un (¿irreversible?) paso al frente, precipitándose al vacío.” (El País) 

Si, señoras y señores, el 2021 puede ser peor que el 2020, y estos últimos 15 días podrían confirmarlo. Lo dicen las  matemáticas, y si Asimov ya escribió una trilogía, las de las fundaciones, sobre cómo las matemáticas o lo que él llamaba “psico historia” predecían el futuro. Vale puede ser para muchos ciencia ficción,  y lo era, pero es Asimov. No era un escritor al uso. Porque no creer al sr. Turchin.

En fin, predicciones matemáticas o no, los hechos lo están confirmando. Como digo yo siempre al verme inmersa en una locura de acontecimientos, “y yo me lo quería perder”. Pues no, porque quiera o no, es lo que nos ha tocado.

Yo había previsto en enero organizar mi vuelta a la Argentina para noviembre, pero a la vista de los acontecimientos, lo he dejado para último momento. No veo claro al futuro como para organizar algo 11 meses vista. Es tan imprevisible todo, que sí terminé el año pasado de forma incierta, ahora no lo es menos. Lo que antes era un sentimiento de inmediatez de la vida, de repente el confirmarlo a diario, hace que la ansiedad que se instauró en mi vida el año pasado, se incremente en este incipiente nuevo.

Así que os dejo, en esta primera crónica dominguera un deseo de que todos estén bien, que la vida nos dé una tregua de tranquilidad aunque los augurios no sean buenos, que no nos robe eso, la esperanza que algo bueno puede llegar. 

Y recuerde, que “esto también pasará”. Sea lo que sea lo que se avecina.

Os dejo el link de Turchin, para el que le interese.

Etiquetado:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: