Crónica dominguera: Mal, pero acostumbrados

Hola, otro domingo por aquí. Tarde porque hay que disfrutar de esos pequeños momentos que se presentan en el día a día que uno ahora valora más que antes. Hoy me levanté tarde, luego de las 10, deje la casa abierta y salí con el perrito. Pensaba volver rápido, el periódico, vuelta y listo. Pero como era tarde me senté en una terraza a desayunar un buen cafecito. En ese momento, me llamo Elena, bajo con sus peques, y nos hemos liado. A pasear por el río con los perros, encontrarnos con muchos conocidos y charlar. Como el Retiro está cerrado, el río estaba lleno. Luego unos vinitos al sol y volver a casa tres horas después. Eso si es un buen paseo al perro.

Pero quién nos quita lo bailado. Son esos pequeños momentos de relaciones sociales que nos dan pilas para la semana de aislamiento que empieza, y van… Porque agradezco la zona donde vivo, junto al río que tengo que decir que luego de la nieve, ha subido más de un metro en su nivel, y ahora se ve más agua que tierra.

Lo que hemos notado es que han vuelto las cigüeñas. He visto varias. El dicho dice por “San Blas las cigüeñas verás“. Y esa fecha fue el 3 de febrero. No sé si se fueron este año, pero si así lo hicieron, ya han vuelto lo que nos anota en el calendario que la primavera no tardará en llegar. 

También he recordado que hoy 7 de febrero hace 4 años que me mudé a mi nueva casa. Mi Dios. 4 años ya. Parece poco tiempo, pero han pasado tantas cosas estos años, que parece una eternidad. Cuántas cosas pueden pasar en 4 años. En mí, muchas. Buenas y malas, pero no me quejo. Han sido años duros, pero al final aquí seguimos, en la lucha día a día. Menos mal.

El 2 de febrero la marmota Phil salió de su madriguera y ha predicho otras 6 semanas de invierno. Así que nos espera más frío. No me extraña con la cantidad de borrascas que llegan semana a semana una tras otra. El clima está tan revuelto, que el que me diga que no existe el cambio climático le doy con algo. Lo bueno que tiene Madrid es que aunque haga frío, si hay sol, se agradece.

Llevo más de una semana sin ver el telediario. Y me siento más tranquila. Es imposible aguantar emocionalmente que un día y otro también, nos metan miedo con todo lo que está pasando. Se que pasa, pero con escucharlo solo una vez por semana me alcanza y me sobra. Que Bárcenas y el PP, que el rey emérito, que las elecciones en Cataluña, que la pandemia, que los contagiados, que esto que lo otro, etc, etc. No lo soporto más. Así que mejor no escucharlo más. Total ya sé que paso y que pasa. Mejor cambiar de tema.

Os tengo que aconsejar una serie. Ahora busco series distintas, con un guion original. Y la de esta semana se llama “ La extraordinaria playlist de Zoey”  . En HBO. Una chica que por un accidente en una tomografía computada, pilla  el “super poder” como ella lo llama, de sentir lo que la gente siente a través de la música. Aconsejo verla con subtítulos así lees la letra de la canción. Es fresca, distinta, divertida y muy original. Te evade de todo y te hace reír.

Bueno, os dejo. Aquí seguimos, con mucho cuidado pero seguimos viviendo y eso es lo importante. Otros están mucho peor. Mejor no quejarnos. Que como la ley de Murphy dice “siempre se puede estar peor”. Mejor quedarnos como estamos.

Porque como siempre digo “Esto también pasará”.

La foto que ilustra esta crónica es una que me ha sacado hoy mismo. Asi estamos, como me hacia recordar esta semana alguien en un mail, y decía el personaje Mendieta en la viñeta de un periódico de la Argentina cuando le preguntaban cómo estaba…”Mal, pero acostumbrado“. (sonrió)

Así estamos. Mal pero cada día más acostumbrados a eso no?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: