Crónicas domingueras: Be my Valentine

Aquí estamos, otra semana más. Para los que festejan San Valentín, mi enhorabuena, para los que no… pos que se le va a hacer no?. Se que muchos reniegan porque dicen que es un día solo comercial, puede ser. Pero en EEUU, es algo que se festeja hace muchos años, pero no es solo para los enamorados. Sino para decirles que les quieren a los amigos, a las familias y a esas personas que están a nuestro lado y no se lo decimos nunca. Si hay un día para cada cosa, como ayer que fue el de la radio, porque no uno para el amor? Cuando dicen que es la fuerza más potente de todas. La frase “be my Valentine”, es eso, para los amigos que no son una pareja. Así que, a llenar el día de amorrrr, por favor, que de lo demás sobra.

Sobran las peleas, las discusiones, las elecciones catalanas, las amenazas, los virus, las reglas, las órdenes, las quejas, porque mira que se quejan, etc. Etc.

Y hablando de quejas, una que ya también supera lo aguantable es la de la hostelería. Se que me pondrán el grito en el cielo, pero es así. Si les cierran porque les cierran. Si les abren, porque solo pueden trabajar el 50% de ocupación. Que papá estado les indemnice por no ganar lo que deberían haber ganado abiertos, y siguen y sigue. Parecen como esa personas que no hacen nada más que exigir y pedir. Y los demás qué? Hemos estado de jauja? Y los que han perdido el trabajo? Y los que no tiene para comer en serio? A ellos que??? Yo comprendo que el que no trabaja no vive, es mi caso. Los meses que no tuve trabajo por la pandemia, y el 2020 no fue muy productivo que digamos, no entro absolutamente nada, porque papá estado, consideró que no tenía derecho a nada de subvención (al final no sé a quién se lo dieron) , o como mi banco, al que pedí ayuda, y aunque no tengo deudas ni hipoteca, dice que soy “insolvente” o algo parecido. Yo creía que el concepto “insolvente”, era el que no tenía para pagar sus deudas, pero parece que es más amplio, como no tener una empresa que te pague todos los mese un sueldo, o una subvención del estado. El riesgo parece que no es atractivo, para un banco. Aunque existan otros medios, no se muy bien cómo evalúan. Así que yo no  entro en los parámetros de una persona “solvente” según el banco, posiblemente porque no tengo ahorros por miles para que me cobren comisiones por tener el dinero en el banco, será eso. Es demencial. Siempre me queda la pregunta… cual es la función de un banco…. ayudar a sus clientes o desangrarlos?

Comprendo que el sector de la hostelería se queje, pero siempre?? O es que solo nos enteramos de las quejas de ellos? Puede ser. Al final la información que nos llega está tan sesgada por intereses, que uno ya no sabe que escuchar. Como decían, corramos un tupido velo. Eso me gustaría hacer en muchos temas, correr un tupido velo, para ver las cosas de lejos o entre penumbras. Para que verlas tal cual son, asustan o mejor dicho aterran.

Esta semana he retomado con mucho esfuerzo, porque cada cosa que hago me cuesta un montón,  el tema del arte en mi vida. Un día de paseo por un museo a ver pintura, aunque lo que vi no me impresionó mucho, salvo un cuadro de la primera época de Mondrian, que ilustran esta crónica hoy. Me quedé un buen rato viéndolo, me recordó, sin comparar por supuesto,  a mis cielos de cuando comencé  a pintar. Siempre me ha gustado mucho pintar cielos. Sinceramente me enamoró, no así lo otro que vi. Eso sí, disfrute del sol y uno de los patios de museos que más me gusta, el Reina Sofía, con una tranquilidad pasmosa y viendo como se movía el móvil de Calder del centro, con la brisa que había. Momento mágico. Me faltó fumarme un cigarrillo pero está prohibido. Hubiera sido el clímax. Y al día siguiente, fui a dibujar con los uskmadrid, al paseo del prado. Y pinté. Si pinté de nuevo al aire libre. Un gusto. Aunque cuando volví a casa, me sentía cansado como si hubiera corrido una maratón. Será por lo que estoy pasando, pero lo hice, no me encerré en casa.

Como curiosidad os cuento que la serie que os recomendé la semana pasada, la recomendaba hoy en el HOLA, Sara Carbonero, para distraerse luego de salir del hospital (La extraordinaria playlist de Zoey). Así que mi recomendación temprana no ha estado mal. No? Os recomiendo otra, totalmente distinta, en HBO, The Undoing, con Nicole Kidman y Hugh Grand, 6 capítulos para ver de corrido. Muy buena. Hasta el minuto final, no sabes quien es el asesino, y yo no haré spoiler.

Bueno, os dejo. Que tengan una buena semana. Aquí como siempre seguimos cuidándonos, cumpliendo con las obligaciones aunque nos cueste mucho hacerlo, pero lo hacemos. He intentado superar el inmovilismo que nos ocasiona el ánimo. Qué es lo que hay.. ya habrá tiempo de estar como antes.

Y recuerden…. Esto también pasará.

Nota: el cuadro que ilustra esta crónica es de Mondrian. A que no parece de él. Y la foto no le hace justicia, los colores son más bonitos al natural. Me recordaba a los cielos de Turner, que también me encantan.

Etiquetado:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: