Vivir sin apegos, se puede?

He pasado una semana en montaña rusa. Subidas y bajadas emocionales, que me han dejado out. Qué difícil a veces o mejor dicho siempre, cuando tienes que tomar decisiones forzadas por las circunstancias. Decisiones que te condicionarán posiblemente una época de tu vida, pero que si lo pensamos bien, hay cosas peores.

Muchas veces  pienso que me gustaría aplicar más como hacen  los budistas, esa enseñanza del vivir “sin apego”, amar “sin apego” es más sana que las enseñanzas occidentales del “es mío”.

¿Porque somos tan distintos? los orientales y los occidentales.

De que me vale apegarme a las cosas materiales, si el día que me muera me iré sin nada.  Evidentemente no soy despegada de todo, me gustan las cosas y las disfruto. Pero cuando tienes que tomar la decisión de achicar tu espacio por ejemplo, se me ha planteado un sin vivir emocional que no termino de entender porque.

Cada día que pasa estoy más convencida que son cosas, que hoy está y mañana no sé, pero en el fondo no terminó de convencerme que es la mejor opción. Cuando veo que hay gente que toma ese tipo de decisiones de un día para otro, yo llevo anclada a ella años.

En otros temas de mi vida, son resolutiva con todo. Pero no sé muy bien porque ahora no. Escribo esto, y siento que estoy convencida que hago lo correcto, pero en el fondo tengo un run run en el pecho, que posiblemente sea pánico o como decía hace mucho un amigo mío, vértigo que no es lo mismo que miedo.

Porque estoy acostumbrada a tirarme a la piscina. Esta vez lo he hecho y en 4 días, caí al agua con un mar de posibilidades. Ahora tengo que nadar para algún lado. Una amiga siempre me dice, que si las cosas tienen que pasar, pasará. Y han pasado tan rápido que me tengo que convencer que estoy en el buen camino, pero tengo vértigo y mucho.

Quiero que alguien me enseñe como se vive sin apego, como se ama sin apego, sin esperar nada y así todo te sorprende.

Me río a de mí misma, mientras termino este post, porque me he dado cuenta que  mi lema de trabajo es “Cambia tu espacio y con ello tu vida“. Y ahora me doy cuenta que no me lo estoy aplicando a mi propia vida.

Así que cuando sienta vértigo con el cambio, recordaré mi propio lema… “cambiar mi espacio y con ello mi vida”.

En casa de herrero cuchillo de palo..