Crónica dominguera: La invasión francesa

Hola todos. Otra semana por aquí. Viendo la vida pasar, esperando la vacuna algún día, haciendo cosas pero como siempre, al límite de lo posible para cuidarse, pero siempre con el miedo en el cuerpo de pillarlo. Ya saben a qué me refiero. Evidentemente siempre hay gente que está peor, y sino que se lo digan a los franceses. Que se toman un avión y vienen en “invasión” a Madrid los fines de semana para poder, como ellos dicen, “hacer la fiesta”. Y no me extraña, porque teniendo en cuenta que en París por ejemplo, el toque de queda es las 6 de la tarde, no hay ni donde tomarse un café, y hasta los museos están cerrados desde octubre.  Cosa que no entiendo, porque con las medidas que hay que cumplir quien se puede contagiar en un museo. Yo misma fui hace unas semanas al Reina Sofía, y no había nadie. En algunas salas estaba hasta sola. No se dan cuenta, que como no hay turismo, los visitantes son mínimos. Porque no se si han notado cómo cambia la ciudad sin hordas de turistas por todos lados.

Hace unos días hablaba con mi amiga Marce, que vive en París, sobre esto. Ella misma no comprendía cómo los museos seguían cerrados. Ella y su pareja que es artista plástico, usan mucho de su tiempo libre en ver arte. Y ahora no pueden desde octubre pasado. Para solucionar esto, uno de estos últimos fines de semana se fueron a ver exposiciones en galerías privadas, de esas que hay un montón por ahí. Porque estas si están abiertas, solo con las restricciones de horarios y de aforo. Me contó que era tal la gente que había, que en algunas tuvieron que hacer cola para entrar. Que se notó que la gente estaba ávida de cultura.

Todo esto me llevó a reflexionar, que como muchas cosas que deciden en despachos, gente posiblemente no capacitada para tomar ese tipo de decisiones que nos afectan a todos, son disparatadas. Y no lo digo solo por el virus, sino que echó la vista atrás, y en otros momentos nos han impuesto normas o códigos de obligado cumplimiento, que nos han afectado sin tener en cuenta el daño que nos haya podido hacer como sociedad. Una locura.

La cultura, el cine, los teatros, no son la fuente de contagios. Yo he ido al teatro en cuanto se abrieron por aquí, luego del confinamiento extremo, y me sorprendió gratamente las medidas de seguridad y aforo que había, para nada me sentí insegura como subir a un colectivo en hora punta. De esto han pasado 8 meses. Las mentes deben desestresarte de toda la locura que vivimos, con una exposición, una película en un cine, o en salir a pasear. No podemos seguir encorsetados de libertad para no contagiarse. Si es verdad que las normas que se nos exige son las adecuadas para nuestro bien común, entonces porque parecen muchas veces incoherentes????. Lo que digo siempre, una locura.

Cambiando de tema radicalmente, ayer vi la entrevista de Oprah a Meghan Markle y Harry, traducida al español en Antena 3. Y sinceramente ha sido bastante reveladora, no porque me importe lo que les ha pasado, la he visto como cuando leo el Hola, por el cholulismo innato que tengo. Sino porque esta semana he visto extractos, y al ver el contexto seguido casi sin interrupciones, he comprobado una vez más como la prensa cuenta lo que quiere contar. La manipulación es increíble. Una  frase determinada, en todo el contexto, tiene fluidez y razón de ser, de dos personas que cuentan su propia experiencia, estés de acuerdo o no. Y la misma frase que escuche fuera de ese contexto, indicaba insidia, ataque y buscar la confrontación. Increíble comprobarlo una vez más, que el poder de la prensa o del sistema, para manipular a las masas es inconmensurable. Nos muestran lo que quieren que veamos, no la verdad. No me extraña que existan tantas teorías conspiranoides en el mundo, con una infinidad de temas. Es super fácil incidir sobre la gente, u orientarlos o dirigirlos a que piensen lo que les interesa a los que los dirigen, y no lo que cada uno piense en base a los hechos verdaderos y sus propias conclusiones.

¿En qué momento esto se gestó? En qué momento de la historia el hombre moderno dejó de evaluar los hechos, y se dejó manipular como en este momento. Porque en este tiempo, se manipula casi todo. (suspiro y pienso…) posiblemente cuando se perdió el sentido común o se dejó de usar. Porque si le falta algo al mundo de hoy, es “sentido común”.

My God, lo que ha generado ver una simple entrevista que ni me quitará el sueño, ni opinaré, porque ese es otro tema. Solamente diré que lamentablemente, el trasfondo indica lo que se sabe de siempre.. que desde la época colonial, el reino de Gran Bretaña, “ha sido racista” o  lo es, y hay innumerables ejemplos a simple vista y en los libros de historia. Lamento que esta chica haya sido “tan cándida” de pensar que no se le iban a echar en cara, su mestizaje. Como decía hace unas semanas… corramos un tupido velo, mejor.

Hasta aquí hoy. Les dejo. Como siempre deseando que tengan una buena semana, que se cuiden mucho, y que vivan más relajadamente o en lo posible, de lo que podemos o nos dejan. Yo por mi parte, como sigo yendo a la piscina, un par de días a la semana, y el sol de la primavera incipiente está a tope, agregaré a mi sesión de aquadynamic, un rato después a tomar el sol en el solarium, así voy pareciendo más a una persona saludable y no una paliducha en época pandémica,  de estar encerrada. Si hay mishiadura que no se note.  Sabiendo que como siempre digo … “Esto también pasará”

pd: la imagen que indica hoy esta crónica es una adaptación del cuadro de Delacroix “la libertad guiando al pueblo”, de Lego. Como ironía de la invasión francesa que tiene Madrid, los fines de semana. Un delirio mío, y eso que no he hablado de lo que está pasando con la política en esta comunidad. Me he tenido que morder la lengua para no hacerlo.. que conste.

 

 

Etiquetado: /