Dar vuelta página

Los puntos de inflexión en la vida deben marcarse en la memoria. Porque son  hitos, que nos anclan a la vida y nuestra propia historia. Pero no son  importantes solo los clásicos, por ejemplos, cuando terminamos una carrera que cambia nuestra forma de movernos por el mundo, o cuando nos casamos, o cuando nace un hijo, o lo que sea que marque algo importante en el calendario de vivir.

Sino también muchas otras cosas que posiblemente no le damos importancia como punto de inflexión porque es el día a día, pero nos marcan y nos cambian. Eso son las decisiones que tomamos casi a diario.

Estas son diarias e interminables, en el ser humano. Con algunas ni nos damos cuenta, cómo decidir qué cocinar, pero otras pueden convertirse en un punto de inflexión. 

En mi caso, no tengo a nadie que tome decisiones por mí, así que todo lo que hago, pienso y digo, son las mías propias. Algunas acertadas, otras no, pero son mías y la “culpa” sobre ellas sólo recae en mí.

Mirando la vista atrás, veo que muchas de esas que he tomado me han llevado a esos puntos de inflexión de los que hablaba. Por eso, al día de hoy, necesito dar vuelta página, para que aparezca una hoja en blanco para poder volver a llenarla de vivencias y otras tantas decisiones.

Estos últimos tiempos han sido difíciles para todos. Estamos viviendo días oscuros como yo siempre digo. Entre tantas horas perdidas por la pandemia, tantas personas que se han quedado atrás o ya no están. Tantas locuras que escuchamos, vemos y oímos a diario. Es necesario ver para adelante e intentar dar vuelta esa página de este último año, y ponernos en modo positivo. 

Muchas personas y circunstancias intentan que no lo hagamos y sigamos anclados en el dolor, la desesperanza, la duda, y el miedo sobre todo. Pero hay que levantarse un día y decir “hasta aquí hemos llegado”. Marcando un hito en esa memoria de nuestra existencia, para que la página se de vuelta  y vuelva a estar en blanco.

Esto solo depende de nosotros, de nadie más. 

Hasta aquí hemos llegado, de permitir que nos hagan “vacío”. De que no alcemos la voz contra los que nos “exigen” sin tener derecho sobre ello. De decir basta a los que no valoran nuestro trabajo diario, nuestras acciones, o lo que decimos. En definitiva, a los que nos impiden ser nosotros mismos totalmente.

Siempre me ha gustado esas frases de las películas que dicen “me quiere tal como soy”. Pero en la vida del día a día, esos pasa? Pocas veces. Vivimos en un mundo que solo juzga, solo critica o solo intenta “sentirse grande” minimizando a los que tiene al lado.

Ante esto hay que rebelarse. Marcando un hito importante, tomando la decisión de dar vuelta la página de la vida, y dejarla en blanco de gente tóxica que no nos aporta nada. Es doloroso y duro, porque corremos el riesgo de quedarnos más solos aún de lo que ya estamos. Pero hay que hacerlo. Hay que ser valiente y afrontar el futuro en blanco para llenarlo de nuevos recuerdos.

Así que te invito a que pilles papel y lápiz, marqués el día de hoy en el calendario de tu memoria, y hagas una lista de lo que no quieres más en tu vida, y lo que sí. Y te pongas a ello. Desecha lo que no aporta y abraza lo que sí. Es la única manera de volver a ver el futuro con alegría y esperanza.

Yo lo he hecho. Me da “miedo” lo que pasará, o el resultado de mis decisiones, pero debo afrontarlo como otras tantas cosas. No será la primera, ni espero a corto plazo que sea la “última” tampoco. Porque eso significa que sigo en la brecha, posiblemente más sabia o más vieja, pero que seguimos. Lamentablemente otro muchos no tienen “la misma suerte”.

Cuando empiezas tú?

Te animas a dar vuelta la página de tu vida? a por ello. Qué puede pasar? Lo máximo es que tengas que parar, cerrar la página de tu libro de existencia y volver a abrirlo por otra. Pensando en que otra vez tomaste la decisión equivocada o no?

Resetea tu existencia, así te sentirás más vivo. Olvida lo que te hace daño y recuerda lo que te hace sentir bien. Es la única forma de poder afrontar el futuro. Es la única manera de sentirnos vivos.

Dale al botón de reset y vive.

 

 

 

 

Etiquetado:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: