Tener o no tener, esa es la cuestion

Hoy leía un artículo en Cinco días de El País, llamado “los primeros caprichos que se da un millonario“. (lo puedes leer  desde el link) que me ha dejado pensando.

Está claro que hay una paradoja actualmente, y es que en plena crisis del Coronavirus, con un montón de problemas financieros para todo el mundo, el número de ricos ha subido. Qué se considera rico? los que tienen más de un millón de € en su cuenta corriente. Evidentemente existe otro nivel, como los que heredan, los que dan un pelotazo con una tecnológica, etc, etc.  El que tiene un millón en el banco, puede que sea por su trabajo, dependiendo de cual sea. 

No es mi caso, y no creo que lo sea a no ser que me saque algún premio en la Lotería. Porque lamentablemente trabajando se puede uno hacer millonario pero en contadas ocasiones.

Siempre recuerdo esa frase que dijo Lola Flores cuando tenia que pagar Hacienda por evasión fiscal «Si una peseta diera cada español, no a mí, a quien tiene que darla, quizás saldría de la deuda». Pues eso, a no ser que reciba ayuda divina o de otros, no creo que con mi trabajo me haga rica. Puedo vivir, pero al día, nada más.

Volviendo a la reflexión de lo que leí, los muy ricos ya no hacen ostentación de que lo son. Quieren pasar desapercibidos. Lo entiendo y comparto. Si tienes mucho que no te lo han regalado sino que ha sido fruto de tu esfuerzo, mejor pasar inadvertido.

No importa lo que tengas, no hace falta restregarlo a los demás. La humildad es la mejor virtud en estos tiempos. Invierten en lo que no se ve, como salud, educación o servicios de bienestar.

Esa neura por las “marcas” y sus logos, nunca me ha gustado. Lo veo bastante vulgar. Me gustan las cosas bonitas, de calidad y posiblemente caras, como a todo el mundo. Pero aunque no soy rica, si me pude comprar algo de marca, seguro que no tenia logo. Siempre lo he odiado. Y si fuera millonaria o no, hoy en día, haría lo mismo.

Mi madre siempre decía “si eres pobre que no se note”. Y yo agrego ” y si eres rico tampoco”.

A veces fantaseo que haría si de repente me llegara un millón. Que aunque parezca banal, no alcanza para demasiado, seamos realistas. Ayuda, como decía alguien que conocí hace unos años, “recibir esa cantidad de repente por lo que sea, no te soluciona la vida, te la adelanta 5 años“. Tenia razón. Por eso se conocen tantos casos de gente que se hizo rica con un premio, y lo perdió todo por mala previsión.

Todo esto me recuerda una película de animación que vi estos días “el dragón de los deseos” en Netflix. Si me lo encontrará que tres deseos pediría? oro, fama y éxito? No tengo ni idea, lo tendría que pensar seriamente. Posiblemente el primero seria “no tener que preocuparme más por tener o no tener“, los demás vería. Ahora no se me ocurren. O si, pero me lo guardo para mi.

Calculo que los deseos irán en la línea de si tienes hijos o no, si eres solo o no,  si tienes una vida hecha o no… Qué sencillo que es reflexionar sobre esto sin la presión de la realidad. Porque si esto fuera real, estaría de los nervios por no equivocarme. Os lo aseguro.

Y tú? que pedirías o que harías si fueras de repente rico? o si te concedieran tres deseos?

Etiquetado: