A cinco metros de la vida o la muerte

Ayer leía en el periódico y escribo textual “No olvidaré a unas familias que se quedaron a cinco metros de entrar”. Refiriéndose a la evacuación de familias de Afganistán de los últimos días. Desde que las leí,  y los testimonios de los que ya están a salvo en España,  no dejo de pensar en ello.

Pensar en la suerte que tenemos de vivir donde vivimos, de comer todos los días, de trabajar, y de tener salud. Nos quejaremos mucho de todo, seguro, es una costumbre de esta sociedad, pero vivimos  sin restricciones, en libertad, sin violencia extrema, pudiendo hacer los que nos apetezca, cuando y donde. Menuda suerte. Otros se quedan a 5m de vivir o morir.

Creo que luego de lo que hemos pasado  en el 2020, cuando aún no ha pasado. Cuando ya nos “hemos acostumbrado malamente” a ver cifras de más de 100 muertos al día. Cuando vemos esos incendios que devoran la vida del entorno no perdonando nada. Cuando vemos esas lluvias torrenciales que arrasan con todo. Y aun muchos dirigentes del mundo niegan el cambio climáticoLlega lo de Afganistán.

La frustración de 20 años de guerras que no han servido para nada. Como siempre, pues las guerras no sirven nunca. Algún día el ser humano aprenderá que las guerras no sirven.

Lo peor, la desesperación de la gente como vos o como yo, queriendo salir de la que era su tierra y sus raíces hasta ese momento en pos de una mejor vida, sobre todo de más libertad. Para que sus vidas sean lo más parecidas a la que tenían, y como poco mejor.

Evidentemente soy consciente que los desplazados por violencia extrema, no es el primer caso Afganistán y lamentablemente no será el último. Pero estos dos últimos años ha habido tantas cosas, que creo que en mi caso esto es la gota que colma el vaso.

Todo esto me recuerda una reflexión de hace unos años, en el 2016 donde pensaba en quien tenia en el mundo el monopolio del dolor. Como si los occidentales sufriéramos y los demás no, de la misma manera.

Ya no podré soportar mucho más cosas. Cuando alguien me venga con quejas tontas, lo mandare a paseo. No te digo nada de los políticos. En cuanto comience el curso de nuevo, y empiecen con las discusiones sin sentido, si ya no les hacía caso, en el futuro menos.

Cada día confirmo aún más las cosas que son importante en la vida. Esa frase “la vida es muy corta”, que todos sabemos pero que se dice tanto hasta parecer un chiste. Pero es verdad. Lo importante es los que queremos, los que están cerca de nosotros, la familia, los amigos y la salud. Lo demás, es como el dinero, va y viene. 

Así que si hoy tengo que dar gracias por todo, las doy. Gracias!!!

Y cuando me sienta triste o mal porque las cosas no me salen como yo quería, pensaré “aunque sea has tenido los medios para intentarlo”. Otros no han tenido ni tienen tanta suerte.

Lo demás son estupideces como poco.

Etiquetado: