2

Ando perdida. Por aquí, por allá.
Las horas pasan, con ritmo, sin prisa con pausa.
Las pierdo por la taza de té de las cinco. Rojo como la tierra con hierro.
Estamos perdidos. En la infinidad del cosmo. Las piedras fugaces, que lloran estrellas caen. Las lágrimas también.
Los minutos siguen su marcha. Miro la hora.
Me tengo que ir a encontrarme. O era… a encontrarte a ti?

Post relacionados:

Etiquetado:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: