La cultura de la lástima

Llevo una temporada que me estoy alejando de las redes sociales. Ya no tengo Twitter, por ejemplo, me aburrió. Sigo con Instagram por conocer gente con la misma afición del dibujo y con Facebook por no perder el contacto con los que están lejos.

Cada día lo uso menos. Y todo por esta cultura de la lástima, que se ha acentuado sin darnos cuenta o si nos damos cuenta y la aceptamos? pregunta del millón.

A que llamo “cultura de la lástima”? pues es simple. A lo que vemos diariamente de perritos mal heridos, niños desvalidos y con problemas, etc etc. Seguro que saben a que me refiero.

No porque no me importe, pero parece como si todo nos dirige a que nos sintamos “culpables” por lo que les pasa. Es la manera como lo muestran.

Para levantar conciencias? yo creo que no. Puede que su intensión sea esa, pero sobre todo pienso que es una manera rastrera de hacerlo. Para que pensemos “pobrecitos” lo que les ha pasado.

Creo que la conciencia se consigue educando, pero no haciendo sentir “lastima”. Flaco favor se consigue con eso.

El mundo está lleno de problemas, situaciones terribles en vulnerables como pueden ser niños o animales, que son indefensos muchas veces ante estas situaciones. Pero nuestra lástima ante esto les hace un muy mal favor.

Por supuesto que cuando veo una injusticia en un ser débil o lo que sea injusto, me solivianta, me enfada, me da lástima que pasen cosas así. Pero si además el titular es “no vas a ver nada más triste hoy… ” me enfada.

Esta cultura de las redes sociales que estamos inmersos, se ve alimentada por este tipo de mensajes o formas de redactar una noticia, no solo para que te impacte si eres una persona normal, sino para que sientas lástima, congoja, enfado. Es sano?

Antes vivíamos sin redes sociales, y nos enterábamos que pasaban estas cosas, porque lamentablemente siempre han pasado. Pero no se porque eran más reales, más cercanas. Ahora todo se ha convertido en un circo mediático, de lástima. 

No tengo tan claro que el arribo de las redes sociales, si bien era prometedor,  en lo que se estan convirtiendo sea sano para nadie. No solo porque muchas veces muestran vidas que no son reales, donde todo es solo es glamour o perfección, pero seguro fuera de postureo, le huelen los pies como a muchos, por decir algo. Sino porque tampoco es sano intentar tocar conciencias a través de la lástima.

El punto será como todo, encontrando el equilibrio entre lo que nos creemos o no como personas. Pero cada día me alejo más de las redes sociales. No se si para los demás pero a mí ya me aburren en demasía. Ya bastante tengo con la vida fuera de las redes, de la realidad, para que me preocupe por lo que pasa dentro de las redes, como si esa fuera la vida, y no lo es.

Para pensarlo, lo dejo ahí.

Etiquetado: /

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *