Silencios

Los silencios son terapéuticos muchas veces. He detectado a mi alrededor, gente con verborrea verbal. Es más, yo la tengo a veces, aunque cada vez más me doy cuenta que escucho más que hablo.

Con los años, me he ido haciendo más silenciosa. Y últimamente, porque me he dado cuenta que, digo una cosa, y los que me escuchan no dicen ni mu, ni bueno ni malo, lo que deduzco que están en otra cosa y ni me han escuchado. Es una sensación extraña, pero lo he percibido mucho estos meses. Eso si, si hablas de boludeces, todos escuchan. Pero cansa hacerlo siempre. No se a los demás pero a mi si.

Es la muestra inequívoca de la frivolidad que vivimos. Nadie profundiza, nadie le interesa los sentimientos del otro, todo el mundo se está convirtiendo en un ser aislado y egoísta al máximo. Como todo, habrá excepciones pero es una gran mayoría, la sociedad funciona así hoy en día.

Si a esto le sumamos lo que vivimos a diario de violencia, agresiones, descalificaciones, insultos, etc, etc, en casi todos los ámbitos de la vida, quien va a tener ganas de decir algo? Pues yo no.

Sueño con estar en una playa sin gente, tomando el sol, y escuchando solo el mar. Si pudiera ir a una así, con mis perros, mejor aun. Recuerdo la de Galicia, hace unos años.

Pero este, no tengo tanta suerte como antes.

Metida en Madrid, con el peor verano desde el 2015. Asustada con la cuenta de la luz que vendrá por tramos de facturación, y habiendo usado el aire acondicionado sino todos los días o casi.

Todo esto, hace que no tenga ganas de hablar y que el silencio se imponga en este blog. Aunque para no tenerlas, de la nada he sacado un post. En fin, así soy.

foto @Dead End, Keith Alexander

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *