Pasar por un tres estrellas Michelin

Hace bastante tiempo reflexioné en este blog sobre algo y aun hoy sigo pensando lo mismo, “que el mundo no esta hecho para uno, sino que todo es para dos o más”. Te dejo el link por si lo quieres recordar porque es del 2014 y mucho ha pasado ya.

A lo que iba.

Sigo pensando lo mismo. Y en una experiencia que siempre quise tener  y esta última semana pude tenerla al fin, lo he vuelto a confirmar. He ido a almorzar a Atrio, un 3 estrellas Michelin en Cáceres.

Intenté ir con alguien, lo propuse al grupo que íbamos a dibujar, pero nadie se animó. Y eso que éramos mucho. Y como yo ya me he acostumbrado que si eres solo, y quieres hacer algo, mejor hazlo porque sino no nunca harías nada.

La experiencia ha sido gratificante. Por el edificio, la calidez del espacio, la atención del personal, de los propietarios tanto el chef como su socio, que vinieron a la mesa varias veces a explicarme el menú, o a ver que tal iba todo.

Y la comida por supuesto. Menú degustación de 7 platos, que cuando llegue al postre no pude con él. Eso si, me propusieron llevarlo a casa y me dejaron al final una pequeña bolsa con 6 cajitas, donde en cada una estaba parte del postre que no pude degustar. Brutal.

Un menú al rededor del cerdo ibérico. Increíble. Plato a plato se superaba.

He conocido casi todo el edificio. Me llevaron al llegar a visitar la famosa bodega de vinos, que por segundo año seguido es la mejor surtida de un restaurante del mundo.

Al irme, me ofrecieron conocer la cocina. Que como ya había terminado el servicio estaba ya limpia. Muy interesante.

Volviendo a que el mundo no esta hecho para uno. Tengo que decir que si bien, la experiencia fue fantástica y cumplió todas las expectativas y más. Me fui con la sensación de que los platos habían llegado muy rápidos unos con otros.

Evidentemente si tienes a 3 personas pendientes de tu bebida, de que hayas terminado tu plato para traerte el siguiente. Por más que comas despacio y disfrutes, te falta ese tiempo de charla, de compartir con otros que hace que las comida se alarguen y se separen los platos unos de otros. Haciendo que una comida se “sociabilice”, que no sea un acto mecánico solamente de comer. 

Me lo pasé fenomenal y lo recomiendo. No es prohibitivo, es como comprarte un bolso o unas Nike.  Pero me quedé con esa sensación que  al mundo no le gustan, ni esta echo para los “solos”.

Etiquetado: / /

Las cosas pasan cuando tienen que pasar

Una cosa que al ser occidental le cuesta aceptar, es que “las cosas pasan cuando tienen que pasar“.  Pensamiento orientalista que en muchos aspectos choca con ansiedad de que las cosas sucedan cuando nosotros queremos y no en su debido tiempo.

Se que es difícil de aceptar. Mi cabeza me lo repite hasta la saciedad como recuerdo que haga lo que haga, sino es su momento, lo que quiero que pase no pasará. Me imagino porque me quiero convencer a mi misma que eso que nos quieren meter en la cabeza, que si te esfuerzas lo lograras, porque todo se puede.

Os garantizo que no es así. Te puedes esforzar lo que quieras. Evidentemente si no lo haces, ni lo intentas, tampoco lo lograrás. Pero si el entorno, el tiempo y las circunstancias no son positivas para lo que quieres hacer o lograr, dará igual lo que te esfuerces.

Ahora aparecen los que te dicen que de las derrotas se aprende, es más alguno cercano me ha regalado un cuaderno donde la tapa dice “para anotar tus derrotas”, como sino se grabarán a fuego en tu cabeza.  Cuando lo recibí, recuerdo que dije “que cabro…” por su regalo. Mucha mala leche en el regalo.

Leía en un libro que “el tiempo que maneja el universo no es el mismo que nosotros“.  Por eso las cosas sucederán cuando tengan que suceder.

¿Por qué pienso todo esto? Ni idea. Quizás porque  es una tarde de primavera, y aquí estoy junto a mi balcón, escribiendo o como se llamaba antes este blog, “divagando”, sobre la nada y el todo.

imagen vía @“Collages espaciales”. Un proyecto de lacabezaenlasnubes

 

 

 

Etiquetado: / / /

Torpe, eres un “torpe”

No sé si “Torpe” es una palabra con la suficiente contundencia para insultar a alguien, pero me gusta. Escuchaba a una señora que el otro día de la conjunción, lluvia-lunes-hora punta y accidente de camión, colapsó la M40 de Madrid, le hicieron una entrevista en la radio y dijo “con la lluvia, salen 4 torpes y la lían”. Me gustó. Yo hubiera sido menos educada. Y al final, la señora dijo lo mismo.

“Torpe” es una palabra de esas que suenan a antiguo, a rancio no? Ahora no decimos, eres un “Torpe”, sino eres un boludo los argentinos, o eres un gilipollas los españoles.

Pero porque no decir “eres un “Torpe””. Creo que aunque no tenga contundencia de insulto, puede tener un efecto des colocador en la otra persona. Quien se va a tomar como insulto “eres un “Torpe””. Es como ser políticamente correcto sin serlo.

AL final el verdadero significado de “Torpe” es= “ Se aplica a la persona que tiene poca habilidad o destreza para hacer una cosa”. Porque hay algunos que son torpes para todo no solo para las habilidades.

A veces yo he pensado que cuando me cabreo, porque le digo a alguien “idiota o tonto”, si lamentablemente muchas veces vemos gente que por problemas mentales se les puede llamar igual, y me siento mal conmigo misma por eso. Alguna vez me ha pasado.

Pero “Torpe” le viene al pelo. Todos somos torpes para algo o no?

Así que ya saben, en vez de decirle a alguien cabreado boludo o idiota o gilipollas, a usar “”Torpe””.

Quizás se te queden mirando sin saber que contestar, y tu tan ancho.

Y si agregas… “QUE TE VAYA BONITO”, es como si lo mandaras a la mierda… y tu tan ancho.

Ya sabes.. eres un torpe y que te vaya bonito…

Etiquetado: / /

Perder espontaneidad

Con los años, ya me había dado cuenta, que uno va perdiendo esa espontaneidad que lo caracterizaba. Posiblemente porque no quiere ya meter más la pata o simplemente se ha retraído, porque no se ha reconocido esa forma de actuar.

Qué es ser espontáneo? el diccionario dice:

1-Que es natural y sincero en el comportamiento o en el modo de pensar.
2- Se aplica a la persona que se comporta o habla dejándose llevar por sus impulsos naturales y sin reprimirse por consideraciones dictadas por la  razón.
3   Planta que surge sin cultivo ni cuidado del ser humano.

Como no soy una planta que crezca, la número tres la anulo, pero las otras dos, me definen muy bien. La primera me gusta más que la segunda, porque esta es como decir que uno a veces actúa sin pensar o razonar. Pero bueno, algo de razón también tiene.

El porque la he perdido?, interesante para reflexionar sobre ello. El tiempo, la edad, la realidad, la gente que simplemente te ha hecho invisible, el cansancio de hacer siempre cosas y ver que da igual que las hagas o no, etc, etc.

Son muchas, no vale la pena seguir preguntándose porque uno dejó de ser espontáneo. Lo único cierto es que ya no soy espontánea en pillar el teléfono para ver como esta una persona, cuando ves que siempre eres tú el que llama.

O cuando ya no compras ese libro que sabes que le gustará a xx porque total para qué, si ni te lo va a agradecer porque ni siquiera te dio las gracias cuando tu le diste la en hora buena por algo importante que estaba pasando en su vida.

O cuando ya no tienes ideas de compartir una salida o un cine, porque siempre eres el que inicia la jugada. Luego te enteras que fueron y no te avisaron.

O porque has sugerido un montón de cosas por hacer, y la respuesta siempre es el silencio o las excusas.

O cuando das un pésame y ni siquiera te dicen, gracias.

O cuando de tan espontánea que eres, sin pensar, largas algo que al vecino le molesta o que no quería que dijeras, y te retira el saludo.

Pareciera que siempre estas buscando las gracias, pero no es así. La vida es un feedback entre la gente. No vivimos en una burbuja o en una isla, solos. Pero lamentablemente…las mismas condiciones de vida, hace que pierdas espontaneidad, ya no eres la misma persona. Te retraes, empiezas a pensar solo en ti, y por momentos te sientes egoísta, pero no es así. No es que lo seas, sino como dicen los budistas “estamos solos“.

Te cuidas tanto de no decir esto para no ofender, de no decir aquello para que no se cabreen, de no plantear una cosa o comprar un regalo pensando en alguien porque si, para que no te malinterpreten, que terminas encorsetado con lo políticamente correcto. 

Yo quiero seguir siendo la de siempre, decir lo que pienso, que no me sienta culpable por comprar una cosa sin motivo porque me acorde de alguien para que no piense mal, que pueda seguir siendo sincera y franca en mi manera de hablar, y que el interlocutor no se sienta agobiado de tanta franqueza.

En fin, esto solo es una reflexión a mi misma de porque he perdido espontaneidad, ya no soy la Lu de hace 10 años. Yo no he cambiado, me han forzado a cambiar para encajar, sino .. va vía.

Lo que no se, es como reaccionaría si se me plantea la posibilidad de bailar bajo la lluvia. ya veremos…

Etiquetado: /

No asumir la culpa

La palabra “culpa” no me gusta. Porque vivimos en una sociedad que durante décadas se ha dedicado a que sintamos “culpa” por todos.  De lo que solo tenemos culpa, es de nuestros errores o equivocaciones, porque somos seres conscientes, que hemos metido la pata con algo, por eso tenemos “culpa” sobre eso.

Lamentablemente, existen otros muchos grupos que nunca “reconocen su culpa” en una situación . Y para que se me entienda, me refiero a los círculos de poder o de la política. No de una persona específica, sino de un grupo que su “soberbia como grupo” es tal, que para sus ojos “ellos nunca hacen las cosas mal”, la culpa es de los otros.

No reconocer públicamente que se han equivocado, se puede aceptar una vez. Pero sistemáticamente, no.”

Eso es lo que está pasando en España siglo XXI. No hablaré de nadie en especial, pero los círculos de poder o política, han metido y lo están haciendo continuamente, la pata, y parece que la cosa no va con ellos.

Para el ciudadanos de calle, es bastante frustrante. Y sobre todo, denota una falta de empatía total de los dirigentes o círculos de poder, con la gente del día a día.

En alguna película escuche la frase “en la cárcel nadie es culpable“, y siempre me he preguntado “y porque están ahí?”.

Si el que conlleva la autoridad, control y administración de un país o sociedad, no se hace responsable de sus “errores”, que se puede esperar que haga la gente  que vive bajo esa “autoridad”. 

Poco pueden hacer, salvo recordarlo cuando vayan a ejercer su derecho al voto. 

Consejo de abuela “para ser honesto, no solo hay que serlo sino parecerlo” y en un cargo público aún más.

PD: Y en Argentina??? lo mismo o peor.

imagen@Ramblas, Barcelona 1975 by Colita
Etiquetado: / / /

¿Negocios? Ni con amigos ni con parientes

Esto lo escuché por primera vez cuando tenía 7 u 8 años. Un amigo de mi padre, dueño de los concesionarios Peugeot en Argentina por esa época, se lo dijo a mi padre en una charla, y este siempre lo repetía.

Yo es algo que intento estos últimos años poner en práctica. Estoy hasta el moño de los abusos sobre todo de los amigos, que porque tu eres arquitecto te dicen “quiero hacer una reforma en casa, porque no me das ideas”.

De estos ejemplos puedo poner miles.

El último y más sonado en mi vida, fue con mi amiga A que se compró una casa de fin de semana en la sierra y pretendía que fuera a currar ayudándola o a pintar o hacer lo que fuera. Yo fui tajante, y dije pues no.

Si queres te consigo el pintor, o el carpintero que te pasen presupuesto pero yo curro toda la semana bastante y mi tiempo libre ya no tengo ganas de currar más.

Aún no conozco su casa. No me lo perdona. Cuando puede me lo recrimina “claro, tu no quieres currar” con el agregado subliminal “pues te jodes, no irás a la casa”.

Sinceramente me trae sin cuidado su casa, que espero que la disfrute y sea feliz en ella, pero no me saca el sueño no conocerla aún, o mejor dicho, ser la única del grupo que aún no la conoce. Los demás han ido todos a verla y a currar por supuesto. Quizás en verano cuando haga calor teniendo en cuenta que tiene una magnífica piscina, pero ya me auto invitare, que para morro el mío.

A lo que iba.

Aunque mi padre me ha repetido mientras vivía hasta la saciedad “Negocios ni con parientes ni con amigos” yo no lo he aprendido hasta ayer que he dicho hasta aquí.

Le he hecho un boceto para reformar una casa al hermano de un “amigo”, me ha dicho ok adelante, hemos seguido trabajando hasta tenerlo listo para ponerme con el de ejecución. Llegados a este punto, le he pedido un adelanto para gastos y que ha pasado… “se ha ofendido”.

Pues sí, como lees, se ha ofendido y ahora no lo va a hacer. He intentado cobrar el trabajo realizado (aunque mi instinto de bruja me decía “dalo por perdido” pero por las dudas) y me dice “pues no, porque como es un boceto no te lo pago”.

He hablado con su hermano, porque a él le mandé a la mierda. Me he despachado a gusto y he sentenciado… tengo los planos y testigos, si veo que dentro de año y medio la casa es como yo la diseñe os demando, estas advertido. En esto no me conoce, tengo mucha paciencia y no olvido nunca.

Mi conclusión…

-¿Habrá pensado que le iba a regalar el proyecto por ser amiga de su hermano?
-Que su hermano se olvide de mi y nuestra amistad de por vida. Sinceramente mejor así, no pierdo nada.
-La gente tiene mucho morro últimamente.
-Es verdad que yo no tenía ganas de hacerlo y era un compromiso. No estoy mal porque pasara esto, la verdad es que casi no invertir ni tiempo ni nada, porque no lo quería hacer, pero el gil ese nunca lo sabrá. Me he sacado un peso de encima. Pero vuelvo a corroborar que los negocios nunca ni con parientes ni con amigos.

Etiquetado:

Coco tenía razón

Estaba leyendo las búsquedas en Google que te traen a este blog, y una que me llamo la atención era, que buscaba el significado para una frase que dijo Coco Chanel, y que yo me la digo mucho. Y es…

“No pierdas el tiempo golpeando la pared, con la esperanza de convertirla en una puerta”

¿En serio puede alguien no entender lo que quiso decir? Para mi es clasificador… “Para que sigues queriendo conseguir una cosa si nunca lo haras“.

Todos los intentos tiene un límite. Aunque los gurus de coaching te quieran vender la película que si fracasas vuelve a intentarlo y te levantas y de nuevo… pueden tener razón en parte, llega un momento que hay que tirar la toalla. Sobre todo, no repetir siempre con el mismo tema. Sino se se te da, busca otro distinto no?

Saber cual es nuestro límite en intentar algo, es ser maduro, realista y sobre todo conocernos a nosotros mismos.

Hace mucho tiempo alguien me dijo “genios en una actividad, son uno cada un millar o un millón de personas de la misma generación. Los demás se tienen que hacer con constancia, trabajo y dedicación”. Muy bonito y real. Pero por más que yo me empeñe por ser otra cosa de lo que soy, llegará un día que tire la toalla, y sea lo que verdaderamente soy, no?

Nos educan  en una sociedad competitiva, donde todos tienen que ser número 1. Y no, eso es imposible.

Ese límite de seguir “golpeando la pared, con la esperanza de transformarla en una puerta” lo ponemos nosotros. Y no es tirar la toalla, es ser realista y verdaderamente poner el esfuerzo en cosas reales y posibles de conseguir, y no en quimeras.

Esa metáfora de golpear la pared para que se transforma en puerta, me gusta mucho. Recuerdo que cuando la leí por primera vez, me veía a mi misma dando cabezazos a una pared para hacer un agujero. Es muy clasificadora.

Muchas veces nos obcecamos con las cosas, y no disfrutamos lo que tenemos a mano. Eso así de simple significa la frase. No se si en verdad fue una frase de Coco Chanel, pero porque no creerlo?

Etiquetado: / / / /

Si te enfadas, déjalo

Ayer escuche, tengo que reconocer que no recuerdo donde, el mejor consejo que alguien me podía dar en mucho tiempo….

“Si haciendo algo, te enfadas todos los días, es hora de dejarlo”

Pues si, un consejo sabio y sobre todo que llevo desde ayer pensando en que más claro agua. Llevo mucho tiempo haciendo un trabajo que me enfada a diario. Llevo mucho tiempo con una vida que hace que salte a la mínima, enfadandome con todo. Llevo mucho tiempo irascible a diario, y enfadada con la vida. Con todo.

Creo que ha llegado el momento de dejarlo para poder ver adelante y hacer otra cosa. No solo con el trabajo, sino con muchos aspectos de mi vida.

¿Qué voy a hacer? pues no tengo ni idea.

Pero como muchas veces he dicho en este blog en todos estos años, los problemas se solucionan, como primer paso, reconociéndolos.

Y yo tengo un problemas, ese que me enfada a diario. (suspiro)

Los motivos no los se, si los supiera no estaría en este dilema. ¿Los puedo intuir?. Quizás que ya he perdido la paciencia para soportar la tontería general. Quizás he pasado la línea de vida que hace que vea para atrás y que ansíe algo nuevo en mi vida. Quizás… quizás…quizás.

Lo que le digo siempre a todos, me lo diré a mi misma y al que lo quiera escuchar.. Vive, ama y sobre todo si algo de tu rutina de vida, sea lo que sea, te enfada a diario, déjalo y cambia por otra cosa. Que esta vida es muy corta para estar enfadado siempre.

Etiquetado: /