Mis amigos “chicos”

Como ya conté por ahí, soy la pequeña de 4 hermanos, los tres mayores varones. Tengo solos dos primas de bastante diferencia de edad conmigo y muchos primos de edad similar, por lo que crecí con ellos jugando en los veranos a “cosas de chicos”. Por lo tanto,  mis primeros “amigos”, siempre fueron chicos.

Siempre recuerdo “amigos” y no muchas “amigas” hasta que crecí. Creo que por eso me gusta por ej. el rugby o hablo muchas veces de temas que cualquiera podría decir muy masculinos con tanta naturalidad como hablar de la última colección de Armani. Quizás por eso, cuando estoy en una obra donde soy la única mujer, es como si fuera uno más de ellos. Las cosas a veces tienen sus ventajas.

Siempre he tenido buenos amigos chicos. Recuerdo con mucha simpatía que era y somos muy compinches. Con algunos hasta me han llevado al fútbol a ver al Madrid al Bernabéu. Obvio, que yo me dedique a ver a los jugadores, y no las jugadas pero me divertí un montón. Paso del futbol. 

Mis amigos chicos, cuando tienen un problema de logística como que rompieron el lavabo por “follar” en el baño, recurren a mí para que les ayuden  o cuando quieren hablar de los “malas” que somos las tías que les jodemos la vida, también. Es como si fuera la hermana de todos.

Me he dado cuenta que me ven como “el colega”. Son buenos amigos, pero con los años me he cansado un poco de ser el paño de lágrimas de más de uno.
Hasta he tenido a uno dos días completos en mi salón  llorando o casi, o mejor dicho escondiéndose de sus ex, porque tenia dos y le había explotado en la cara la situación.

Bueno eso también me ha pasado con una amiga cuando su pareja la dejo, no tiene nada que  ver con quien es amigo/a, quizás eso tiene más que ver con que si algo tengo es saber escuchar y siempre mi casa para todos les ha resultado un refugio para todos.

Volviendo a mis “amigos chicos”, siempre me ha resultado más fácil ser su amiga que de una chica. Quizás porque no existía la competencia invisible que se plantea a veces entre las amigas.

La amistad entre chico y chica existe, y es fantástica. Existe un solo problema, cuando salta la chispa sexual. Me ha pasado alguna vez, y la amistad se ha ido a pique.

Con el tiempo, te das cuenta de lo que has perdido, un buen amigo por un error de una noche y que quizás por algo de exceso de alcohol, porque si no fuera por eso, no creo que hubiera pasado. Pero bueno uno aprende de sus errores.

También pasa lo contrario cuando un ex se convierte en un buen amigo. El camino inverso aunque es menos probable, aunque sea hasta que las heridas provocadas por la relación se han curado y según el nivel de las mismas.

Con los años, me encanta tener amigos chicos, con los cuales salir o tener aficiones en común como jugar un partido de tenis, y donde los temas de conversación son los de siempre pero desde un punto de vista distinto. Los temas se enriquecen mucho. Te da una dualidad de conceptos sobre algo determinado, donde tú te quedas con lo que más te interesa.

Que decir, si uno necesita una pareja para un evento social, y no tiene una estable, que hace, pues agarra el teléfono y recurre al amigo. Todo ventajas.

El real problema o ventaja de tener amigos ya sean chicos o chicas es el paso de los años.

Hoy leía un artículo que decía que difícil con los años, coincidir con los “amigos/as” para irse a un viaje. Que ahora se organizaban viajes donde el grupo se hacia con gente que estaban solos sin problema. En eso no importa si son amigos o amigas no? Y es verdad. Con lo años, los amigos se reducen por las causas que sea, y uno se encuentra solo. 

Así que llegados a mi edad, pocos ya amigos chicos o chicas. He tenido que cambiar el chip sino me quería quedar sin ningún tipo de actividad social de mi gusto. Aunque sigo teniendo esos “amigos” chicos, porque con los años son los únicos que no han traicionado la amistad como otras. Aunque de todo hay en la viña del señor, como se dice.

Pocos pero con muchos años de amistad, sean chicas o chicos, todo hay que decirlo. Alguien cercano decía “un amigo es quien se comió un saco de sal contigo”. Yo de estos tengo algún chico y alguna chica que nos hemos comido varios sacos con lo años de amistad. Muchos han quedado en el camino, como decía por lo que sea, pero los que están valen la pena y se agradece tenerlos. 

Etiquetado:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *