2

Ando perdida. Por aquí, por allá.
Las horas pasan, con ritmo, sin prisa con pausa.
Las pierdo por la taza de té de las cinco. Rojo como la tierra con hierro.
Estamos perdidos. En la infinidad del cosmo. Las piedras fugaces, que lloran estrellas caen. Las lágrimas también.
Los minutos siguen su marcha. Miro la hora.
Me tengo que ir a encontrarme. O era… a encontrarte a ti?

Etiquetado:

1

He salido, llueve pero no es lluvia. Es más espesa.
Hace frio. Mucho frio.
La calle esta con resaca. Están vacías, pocos coches. De repente, los festejos se han terminado. Todo vuelve a la normalidad.
Quedan los recuerdos de los últimos días. En un instante te das cuenta, que lo que parecía que no iba a terminar, al final terminó.
Así se van las horas. Sin darnos cuenta.
Las luces se apagan hoy.
Las cajas vacías de sueños están ya en el contenedor.
Mañana empieza otra época.
Los días ya comienzan a ser más cortos. Casi imperceptiblemente, la luz vuelve a disminuir, robándole minutos a las horas de luz.
El ciclo de la vida sigue su curso.
¿Y? ¿Qué vas a hacer?