A tu bola

Este collage de Multiverse,  me ha encantado porque muestra con mucha, pero que mucha imaginación, como vamos por la vida. Cada uno con su propia galaxia en su cabeza. O como se dice por estos lares “cada uno va a su bola”.

La vida es fantástica cuando la compartimos con los demás. Pero cada vez más, nos olvidamos de ello. Se nos hace muy pero que muy cuesta arriba, poder compartir las emociones, afectos o el tiempo libre, con los demás. Inconscientemente, sin darnos mucha cuenta, intentamos que los demás hagan lo que nosotros queremos y no lo que quiere el grupo. Esta actitud, nos aísla aún más unos de otros.

Es una actitud bastante común, es como una lucha de poder inconsciente entre humanos. Y cuando te das cuenta de esto, intentas rectifica pero ya te has aislado y dando vueltas con la galaxia en la cabeza tú solito.

Me gusta la galaxia que tengo en mi cabeza, pero también me gusta compartirla o acercarla a la que tienes tu. Cada día me gusta menos que sea una galaxia aislada en el universo. Me gusta que sea cercana a la de los demás. Si el otro día decía que el mal del siglo XXI es la soledad + individualismo, con esto lo aseveró.

El “ir a tu bola” por la vida es no tener empatía hacia tus semejantes. Se debe aprender a vivir sin depender de nadie y ser autosuficiente, nos educan a ello, pero una cosa es ser responsable de uno mismo y otra muy distinta pasar de todos los demás por ir a tu bola, o que los demás pasen de ti porque les incomoda como eres. Cuanta gente conocemos que son así? pues un montón, y a veces no nos damos cuenta, y cuando lo hacemos ya es tarde.

Me ha pasado muchas veces, que de repente me he dado cuenta que me han echado del grupo y no he sabido muy bien porque. Me quedo con la cara de tonto preguntándome hacia adentro, porque no hay nadie que lo escuche, Porque? Me ha pasado más de lo que me gusta reconocerlo.

Intento entender y aceptar las cosas que suceden, pero en estos casos me he quedado sin una respuesta clara y luego de mucho pero que mucho tiempo, aun me sigo preguntando porqué mi galaxia personal no se mezcló con la tuya.

Ir a tu bola, es no reconocer que no vivís solo en una isla, sino en una sociedad que nos interconecta, aunque tengamos una galaxia distinta cada uno en nuestra cabeza.

Ya sabes, vive, ama, sueña, y conecta esa galaxia tuya con las de los demás.

Imagen collage encontrada en Pinterest
Etiquetado: / / / /

La invisibilidad como estado de existencia

Hace muchos años, salió un libro que hablaba como las mujeres a más edad, más invisibles de hacían. Quizás hace 50 años, la invisibilidad como estado de existencia, empezaba a los 40, cuando a esa edad ya se era viejo.

Pero ahora que existe el culto al cuerpo, nos cuidamos mucho más y la mayoría no queremos envejecer, aunque diga que hacerlo es digno. A quien le gustan las arrugas, las canas, que te salgan michelines porque la grasa se cambia de posición en tu cuerpo y se va al abdomen seas flaco o no? A nadie, y el que diga que si, al psiquiátrico ya mismo.

Siempre me ha parecido curioso como lo popular crea palabras nuevas. “Michelines” deriva de la marca de neumáticos Michelin, obviamente. Me pregunto cuando se empezó a usar como ejemplo de los flotadores abdominales?

Volviendo a la invisibilidad como estado de existencia, cuando nos convertimos invisibles?. Pero no para la sociedad solamente, sino para la familia.
Porque he comprobado o mejor dicho, cada día me convenzo más, que no solo la sociedad te hace volverte invisible cada año que cumples un año más, sino también la familia cuando ellos cumplen un año más.

Pues sí. A quien le interesa una persona que sobrepasa los 50, cuando la sociedad se basa en la juventud. Donde mucha gente a los 25 se siente frustrada porque “no ha triunfado en la vida”. Como si eso fuera la panacea. Si en el colegio les enseñan que la teoría generacional, que para el que no la sepa digo..

“de cada 1000 personas que nacen en una generación, 1 es genio y las otras 999 no. De esas 999, un 50 por ciento pondrán toda la carne en el asador y a través del esfuerzo, estudio o lo que sea, logran hacer lo que quieran o destacar en lo que se propongan. Del otro 50 por ciento se tendrán que conformar con lo que la vida les dé, o permitan las circunstancias” No los 999 pueden triunfar en la vida, porque no se puede.

Si aprendiéramos esto, no con más de 40, sino con 15, viviríamos más felices y posiblemente podríamos nuestros objetivos en algo sensato y lógico, no en “triunfar”. Pero alguien ha pensado que significa “triunfar”. Mejor para otro post, porque me estoy desviando.

La invisibilidad como estado de existencia, llega luego de los 40 y no se va más. La gente deja de mirarte por la calle porque seguro cerca de tuyo va una joven y la mirarán a ella. La familia, digamos sobrinos y quizás hijos, ya te dicen “mamá o tía (según el caso) no me abraces que van a pensar” o dejan de ir al cine contigo porque salen con sus amigos. Etc.

En fin, cada día compruebo que yo ya vivo en la invisibilidad como existencia, y que difícil se hace, mi Dios!!!

Aunque a veces tiene sus ventajas. Si no vas a la pelu a teñirte las canas, no pasa nada, total te pones un sombrero y listo. Podes salir sin maquillarte, que tampoco pasa nada, las arrugas son bonitas, no dicen eso en las revistas? Podes no estar a la última porque te da igual.

El meollo es, que si no pasas esa línea que existe entre la dejadez y la comodidad que esa invisibilidad como existencia que te da con la edad, todo está bien. Si la pasas, ese es el problema y da para otro post.

Etiquetado:  /  /  /  / 

Aprueba, advierte, elimina, suspende, embarga

Estas cinco palabras, son los verbos de los titulares de las 5 noticias de la portada del periodico de hoy. Contundentes.

Y su significado es….

Aprueban una ley que va a restar libertadas. Advierte que haces lo que yo te digo o fuera. Elimina, cualquier ventaja a tu empresa porque negocias con mi enemigo.  Suspende, tu charla, porque la libertad de expresión no es viable ahora. Embarga por las dudas, porque la sentencia será culpabilidad.

¿Se puede ser positivo ante las cosas?, que abres un periódico de tirada nacional, y las cinco primeras noticias van de restar libertades, a anular las opiniones libres, a amenazar o estás conmigo o contra mio?????

Pues no. Todo son amenazas, contundencia, soberbia. 

Así va el mundo. Cada día está más loco, y más inaguantable. Y para colmo, no puedo pillar el coche, meter una maleta, el perrito, y pirarme a algun lado, porque tengo prohibido cambiarme de provincia.

Como dicen los italianos “porca miseria”. Como decía Benedetti a la pregunta cómo estaba … “jodido pero contento”. A lo que digo yo “porque no se van todos a la m….” y nos dejan en paz.

Este mundo no será lo mismo en la “nueva normalidad” solo por la distancia social y las mascarilla. Por todo lo demás, está peor que antes, y cada día más. 

Para leer algo positivo, tienes que ir a la noticia no se cuanto, porque he dejado de contarlas como de leerlas. No vale la pena.

A si, la 21… o más o menos. “Por segundo día consecutivo solo hay un muerto en España por el Covid-19.

 

Foto @Martin Parr
Etiquetado:

Esto no es pobreza, esto va más alla

Mañana damos en Madrid, otro paso para adelante, a lo que se llama “nueva normalidad”, pasamos a fase 1. Y todos están expectantes. Unos porque tienen unas ganas locas de hacer más cosas en la calle, luego de más de 60 días confinados. Otros porque sienten, que la gente está temeraria, y que habrá un rebrote del virus porque esto no ha pasado aun. 

Yo me encuentro en el medio de ambos.

Me siento en el medio, porque quiero salir y hacer más cosas, sobre todo ir a un museo o encontrarme con alguien. Pero a la vez, tengo miedo o falta de perspectiva de lo que puede pasar, si esto se vuelve a desbocar.

Que nos tenemos que acostumbrar que muchas cosas no volverán a ser como eran, es algo que se cae de maduro, por mucho tiempo aunque haya personas alrededor que siguen pensando que no va a ser así.

Lo que sí, me encantaría saber a qué llaman “nueva normalidad”. Nueva normalidad, por la distancia de seguridad, o por usar mascarillas o porque?. 

Estoy convencida que el ser humano tiene  la habilidad de acostumbrarse a distintas realidades según caigan en su vida. Y esta vez no será distinta. Nos acostumbraremos, como lo hemos hecho hasta hoy a estar encerrados más de 2 meses, a teletrabajar, a vivir niños, padres y abuelos, en la misma casa y al mismo tiempo, como si estuvieran de vacaciones de verano, etc, etc. Nos acostumbramos a todo lo que nos pongan por delante. Con mayor o menor resultado , pero al final lo haremos. 

Lo que sí tengo claro, es que nadie sabe cómo será esa "nueva normalidad", y teorizar sobre ella, me parece una reverenda tontería. @lucreziarrias Clic para tuitear

Cuánta cháchara he escuchado últimamente, sobre todo. Cuanta falta de empatía he visto en los distintos colectivos, como si fueran el ombligo del mundo y lo único que importaran fueran ellos  y sus problemas. Como si todos los demás no tuviéramos la misma situación. Cuanta queja he escuchado a diario, eso sí, catastrofista a más no poder, solo para ellos.

Lo que no he escuchado, o lo he hecho poco, ha sido esa gente que el primer mes de cuarentena ha aguantado porque tenía aún algo de dinero, no mucho pero tenía, pero el segundo mes ya no pudo. Sin siquiera tener para comer. De llegar a perder su casa, su trabajo y tener que pedir caridad. 

Que me importa a mí, si los ingleses o alemanes vienen en verano. Que me importa a mí, si un restaurante de moda puede abrir la mitad de su aforo. Que me importa a mí,  sí abrirán las piscina o podre ir con los amigos a tomar algo.. etc, etc. Si yo he tenido recursos para pasar esto, ellos tendrán más, seguro.

Lo que sí me importa, escuchar a esa señora con dos hijos, la cual se ha hecho cargo Cáritas, porque ella no podía más y no tiene ni siquiera esos 40€  que cuesta una conexión a internet, para que sus dos hijos puedan seguir la escuela y no se queden rezagados. Eso sí me importa y mucho.

Puede parecer una frivolidad que me importen que no tengan para internet, pero no lo es. Porque si lo piensas, y esos niños no pueden seguir la escuela, a futuro se descolgarán del sistema, sin educación o rezagados de oportunidades de salir adelante cuando sean mayores.

Esos si, gracias que vivimos donde hay instituciones como Cáritas, o los grupos de ciudadanos que se han organizado con comedores o el banco de alimentos donde se dan ayuda a gente que antes no lo necesitaba. Porque antes de esto, tenían trabajos, malos pero  podían vivir, con lo justo.

Entonces, sinceramente, que me importa a mí las vacaciones, o las terrazas, o los restaurantes, si hay gente que no tiene para comer o para estudiar. 

Alguien pensará, porque lo he escuchado, “siempre ha habido pobres”. Pues sí, siempre los ha habido, pero esto no es pobreza, esto va más allá. Porque hay gente que lo ha perdido todo, y le da mucha pero que mucha “vergüenza”, tener que pedir. 

Cada cosa en su justo momento. Ya habrá tiempo que nos importe si hay turismo internacional o si podemos ir a un restaurante abierto en su totalidad, o lo que sea. Ahora toca otra cosa, y paso a paso. 

Así que a ti, te digo.

Vive, ama pero también ponte en su lugar, por una vez. Ayuda como puedas. Devuelve un poco de lo que tienes a los que no, de la manera que puedas dentro de tus posibilidades. Empatiza. No acumules más Karma con la indiferencia. Porque hoy no te toco a ti, pero puede que si hay un rebrote de la pandemia, no tengas tanta suerte. Porque esto, no es pobreza, esto va más allá

imagen Crédits : Mohanad Shuraideh
Etiquetado:

Confrontación

Algo que aún sucede, con virus o no, es que lo que vende, ya sea en una noticia escrita, un programa de televisión, un tema político, o lo que sea es fomentar la “confrontación“. 

¿Os habéis dado cuenta de ello? o ¿es una percepción mía?

Yo no digo que el mundo esté bien, pero todo es confrontación, peleas, insultos, malas caras. Llega a agotar. Ya lo veia hace años, ahora lo corroboro en medio de la pandemia.

Si piensas distinto  o estás del otro lado de la línea que estoy yo, eres mi enemigo. Te tengo que machacar o pelearme contigo, o confrontar todo lo que dices y haces. En esto se basa el mundo actualmente. #pensarenelatasco Clic para tuitear

LLega un momento, que uno se tiene que plantear si es sano para nosotros, los espectadores del “circo mediático” que se ha convertido la vida pública. Yo creo que no. 

Llevamos esto a nuestra vida privada, pues muchos lo ven como algo normal o es lo que se lleva. Esto es un error. 

Una de las cosas que yo valoro más en la vida social, es poder hablar con la gente aunque piense distinto. Dialogar sobre ideas o la vida misma, aun teniendo ideas distintas. Porque si fueran iguales, ¿seria aburrido no? Un diálogo basado en el respeto mutuo, enriquece la vida de todos. La abre a otros puntos de vista, a otras visiones. Pero eso no se impone, se dialoga.

Pero parece que en estos tiempos, eso no se lleva. Lo hace el insulto, el grito, la descalificación, el buscar m… debajo de las piedras de la vida del otro, para poder machacarlo y así dejarlo fuera de juego.

La gran Mafalda en una viñeta decía “paren el mundo que me quiero bajar“. Lamentablemente eso no se puede hacer.  Ojalá fuera así de sencillo. Lo único que podemos hacer los que no queremos entrar en esa dinámica es alejarnos, y no participar del “circo” público que se ha convertido nuestra sociedad.

Esa no es la mejor solución. Escondiendonos de la realidad, no es una opción, aunque prima las ganas de hacerlo, y de eso tenemos a raudales. La realidad es la que es. Nos afecta a todos. Me pregunto ¿que ganaran con esa confrontación constante?

Quizás la podemos modificar algo, en nuestro círculo cercano, para que no nos haga tanto daño. Eso sí, podemos hacerlo

Ya sabes, vive, ama y sobre todo “empieza por casa” a no aplicar la “confrontación” en todos los medios o con todas las personas cercanas a nosotros. Quizás así podamos de a poco cambiar el mundo, si algo se pega al círculo del vecino y su realidad. Sumemos realidades sanas, para anular las enfermas.

Prima el sentido común sobre la confrontación. Ya que nuestra clase política no está a la altura de lo que tenemos encima, unos porque les ha superado y otros por su propia mezquindad, estalo tú como ciudadano, no te dejes envenenar por unos u otros. Saca tus propias conclusiones. Aplica tu “sentido común” si te queda algo. Es lo mejor que puedes hacer, para tener una cierta serenidad de espíritu con la realidad actual.

No dejemos de intentarlo, total de lo otro hay demasiado alrededor. No pelees, no confrontes por todo o con todos. No vale la pena, te lo aseguro. Las vida es demasiado corta para que nos dejemos influenciar que la “confrontación” es el camino. Nunca lo ha sido, ni lo es, ni lo será.

imagen @ Ian Berry Enésimo partido del Siglo.

Etiquetado:

Nuestra realidad es DISTROPICA

De todos es sabido que el castellano es un idioma rico en vocablos y que continuamente esta creciendo en palabras, o simplemente existían pero nadie las usaba hasta que la realidad dá sentido a su significado como pasa ahora con la palabra Distropía.

Distropía. Que significa? Para que se usa? Pues parece que como ya las palabras habituales están tan usadas, y lo que está pasando es tan fuera de nuestra capacidad de comprensión y aceptación, que necesitan usar esta palabra.

“Una distopía, llamada también antiutopía, es una utopía perversa donde la realidad transcurre en términos opuestos a los de una sociedad ideal. El término fue acuñado como antónimo de «utopía» y se usa principalmente para hacer referencia a una sociedad ficticia, frecuentemente emplazada en el futuro cercano, en donde las tendencias sociales se llevan a extremos apocalípticos o exterminio de sus miembros bajo una fachada de benevolencia.

Para poner un ejemplo, pongo un extracto del libro de Frei Betto: Está prohibido soñar, que dice… “Se sufre hoy de distropía, la utopía deteriorada, escepticismo y desencanto, que lleva a muchos a acomodarse tristes en su rincón. ¿Que queda de esperanza cuando ya no creemos en líderes, partidos, doctrinas e ideologías? ¿Qué queda cuando, por nuestra parte, se cierran todas las puertas y ventanas? Queda la amargura, el desaliento, el rechazo del poder. Ése es el momento en que el sistema conmemora su victoria sobre nosotros. Vaciarnos de utopía, neutralizarlos, comprarnos, he ahí la táctica de quienes profesan el dogma de que ‘fuera del mercado no hay salvación’.”

No me extraña que se convierta en la palabra de moda. La distopía es un concepto que hace referencia a una cultura en la que no nos gustaría vivir. Las culturas distópicas poseen rasgos que las hacen no apetecibles a la vida. Podríamos poner un montón de ejemplos para decir a ciencia cierta que nuestra sociedad y estilo de vida siglo 21, se ha convertido en distópica.

Este término se usaba mucho en las películas o libros de ciencia ficción. Será que nuestra realidad se ha convertido en una novela de ciencia ficción? Pues creo que si. 

"La vida No debería ser un viaje a la tumba con la intención de llegar con buena salud y un cuerpo atractivo y bien cuidado, más bien deslizarte en ella con un chocolate en la mano, vino en la otra, el cuerpo hecho polvo, totalmente… Clic para tuitear

La “responsabilidad” como sociedad,  cuando todo esto empezó donde estaba? No es mi intención cargar con leña, ni disgusto con todo lo que está pasando, ya me valgo para mi solita con la realidad y la desesperanza que tengo por todo. No es que me da igual, es que simplemente creo que no existe nada después de mañana.

Al final, la crisis del coronavirus, está logrando que yo solo piense, si cabe aún más, en el hoy, que como dicen los budistas, el pasado ya pasó y el futuro aun no llego. Puede que al final, a fuerza de machacarme la realidad, lo consiga. Vivir el hoy, simplemente el día a día. O partido a partido como dice el “cholo”. Como decía el candombe, “por cuatro días locos que vamos a vivir…

En realidad el mejor consejo que puedo dar no es mio, me lo pasaron pero es la verdad y dice… La vida No debería ser un viaje a la tumba con la intención de llegar con buena salud y un cuerpo atractivo y bien cuidado, más bien deslizarte en ella con un chocolate en la mano, vino en la otra, el cuerpo hecho polvo, totalmente desgastado y gritando …Joder que paseo!!! eso sí, siempre despeinada.” 

Toda esta cuarentenay un virus imperceptible a la vista, nos ha hecho aún más “distópica” la vida. Qué va a pasar mañana? no lo sabe nadie. Volveremos a las tonterias anteriores? posiblemente la mayoría. Se que “mal de muchos, consuelo de tontos”. Aunque es tan impredecible todo el futuro, que habrá que autoproclamarse “tonto”, como la mayoría.

imagen via @mas lindo.com
 
Etiquetado:

Rata contagiosa y otras linduras

En épocas de crisis o guerras, es siempre notorio, que el ser humano saca lo mejor y lamentablemente lo peor que tiene dentro. Esta pandemia que pasamos, no es una excepción. 

A alguien hay que echarle la culpa del miedo que se pasa, y ¿dónde cae la ira de gente que no piensa nada más que en ellos? En el colectivo que aun el peligro de contagiarse con el virus, sale de sus casas todos los días para trabajar, los que ahora se llaman “esenciales”, porque lo son. Sanitarios, personal en supermercados, repartidores, barrenderos, etc, etc. Siempre es lo más fácil.

Es como los “ineptos o idiotas” de los líderes mundiales, a ¿quién le echamos la culpa de los que pasa? porque yo no la tengo… léase líderes a dirigentes de por ejemplo EEUU, Brasil, México, Nicaragua, Comunidad Europea, Oposiciones a gobiernos en funciones, no importa donde, etc etc.

Evidentemente la “culpa” directa ellos no la tiene, pero si inoperancia, críticas constantes, reducción de presupuestos para sanidad, privatizar la sanidad pública, ocuparse  poco de esos ahora “esenciales” que nos hacen que los demás sigamos viviendo. Etc. etc.

Dentro de esa categoría, de “idiotasestán esos ciudadanos que se creen que lo único que importa es su ombligo, y los demás son el enemigo.

Hace una temporada hablaba con un amigo, sobre esa expresión “por mis hijos mato” que tanto se escucha últimamente, como si decirla nos calificara a ser padres del mes. No porque un padre no daría la vida por salvar a su hijo, sino porque lo decían como si los hijos de esa persona fueran los únicos que valieran para ser salvados si el Apocalipsis acaeciera. No es importante lo que se diga, sino cómo se diga. En eso consistía.

Pues ahora nos encontramos con carteles de “fuera apestados”, en las casa de “tu vecino”, simplemente porque esas personas deja su propia seguridad y la de su familia, por seguir trabajando por todos los demás. Lo que digo, “idiotas”, por no insultar.

Inentendible e Inaceptable. Una bajeza, que invita a recordar el texto…

Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista. Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío. Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante. Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada.”

Reverendo Martín Niemöller..

Cuando empezó todo esto, yo dije en otro grupo de amigos “cuando esto termine, veremos quien está a la altura, porque esto le queda grande a todos“. 

Llevando solo 5 semanas, y las que faltan, ya puedo sacar las conclusiones a esa manera propia de ver lo que estaba pasando.  Una conclusión como ciudadano y otra como individuo.

A mi como ciudadano, no me sirve de nada, salvo frustrarme o cabrearme más, criticar. Ni escucharla, cuando no es constructiva, sino para rédito. Ya llegará el tiempo de ver y evaluar lo que se hizo bien o mal, lo que se podría mejorar o no, a nivel público. 

Pero como individuo, no puedo soportar dos cosas. Que me hablen de muertos como si fueran un número, y a esa gente que critica y echa todo su odio sobre sus congéneres por el trabajo que tiene, sin valorar su esfuerzo y dedicación, mientras ellos posiblemente estén en su sofá viendo el tiempo pasar, en la seguridad de sus casas. 

Lo público y lo privado, que no se olviden de dos cosas.

Lo público futuro, dependerá de mi voto como ciudadano, y lo privado…. el karma siempre vuelve.

Imagen EFE-Salud
Etiquetado:

Cómo acallar a la mente

Este es el título de un artículo antiguo, de una revista. Y lo traigo a colación porque llevo dos días pensando lo mismo. Cómo acallo mi mente.

Son tantas las cosas que uno piensa a lo largo del día y con la cantidad de tiempo muerto ahora con la cuarentena, que mi cabeza algo hiperactiva para esto, a veces me pide paz, y no sé cómo dársela, sobre todo porque los pensamientos no puedes pararlos, son continuos. O eso creo.

Hay veces que con distraerse se calman algo, pero no mucho tiempo. Tampoco se puede estar todo el día distrayéndose para no pensar.

Aunque sinceramente, ¿pensar tanto es bueno? Cada día me convenzo más, que no. Que no es sano pensar tanto y sobre todo darle vuelta tanto a las cosas.

Un truco que he podido usar estos días para calmar un poco mi cabeza es poner música y ponerme a dibujar. La música hace que me centre en lo que esté haciendo y no pensar en otra cosa. El problema a veces lo tengo en que no tengo ganas de escuchar música, como últimamente me está pasando. Por lo tanto, hago las cosas pero mi cabeza está en otro lado.

Cuando estudiaba, no podía hacerlo sin estar haciendo otra cosa a la vez, que la mayoría de las veces era ver la televisión. Era la única manera que me pudiera concentrar en lo importante que era el estudio. Parece raro, pero los psicólogos dicen que es como así funciona mi cerebro. Para lograr centrarme en una cosa que es mi objetivo, tengo que tener algo de fondo que aquiete mi mente, sino vuelva.

El artículo en cuestión, aconsejan hacer meditación. Lo he intentado en varias etapas de mi vida, pero no he podido. No logró aquietar mis pensamientos. Son un borbotón continuo. Como se dice, mi mente me usa a mí, no yo a ella.

He notado que cuando más cansado uno se encuentra, más se acentúa este borbotón de pensamientos. No puedo lograr el ansiado “silencio” que se habla…el silencio interior no es una consecuencia de haber reprimido los pensamientos, sino de ir más allá de ellos. Cuando se deja de nutrir a los pensamientos ellos mismos se van“.

¿Como los nutrimos? Pues con nuestros miedos, anhelos, sueños y demás tonterías que rondan nuestras cabezas, en especial de las preocupaciones. 

Por eso nos “aducimos” con las series o películas en época de confinamiento. Para no pensar. El tiempo dirá si es bueno o no. Pero llegados a este punto, no pensar en el futuro o en el NO futuro actual, es inevitable. 

Estamos pasando una temporada rara, con muchos miedos, sin respuestas ciertas, por el confinamiento y lo que pasa fuera. No se si es bueno pensar tanto, cuando no tenemos respuestas firmes.

Es como escuchar de repente tanta información. Todo el día dando cifras, fallecidos, enfermos. Tengo la sensación que está sobre información no es buena. Seguro que si no dijeran nada, pasaría lo contrario, que estaría todo el mundo quejando de la falta de claridad.

Suspiro

Como todo en la vida, encontrar el punto medio para no pensar mucho, para no tener tanto miedo, para que te informen lo relevante y no tanto drama, es complicado.

Así que lo mejor es, quedarse en casa, no pensar mucho porque hoy por hoy no podemos hacer nada de nada, salvo intentar no enfermarnos.  Porque sino tendremos un problema añadido, pasar por el virus.

Etiquetado: / /

Un tal vacío…

Lo que más me impresiona ahora… es que hacía mucho tiempo  que no sentía un tal vacío. Hay una ausencia de actores, de sentido, de ideas, de interés incluso” Esto lo decía, Alain Touraine, en una entrevista que le hacían en el periódico EL País, de ayer domingo.

Cuando termine de leer esto, me quede pensando, que es verdad. De repente, los planes que tenía de acción para poder seguir adelante, dentro de mi situación de vida, había desaparecido. Y no había plan B. Porque era imposible ahora saber que va a pasar mañana, ya no digamos en 6 meses.

De repente, la vida se había convertido en “un tal vacío”. Lo que yo tenía como certezas, ha desaparecido.

Y todas esas cosas que durante más de 15 años, he repetido en este blog, como que la humanidad necesitaba un revulsivo, que no había que hacer muchos planes en el tiempo, porque la vida se encargaba de cambiarlos, etc, etc. se han confirmado de la noche a la mañana, sin darnos cuentas, y sin verla venir.

Hemos creido que eramos invencibles a todo. Que el sistema nos protegia. Que podíamos con todo. Y de repente, despertamos como los tontos más tontos, en haber creído en eso. Habrá que pensar, que menos mal, no ha sido una guerra nuclear, o un meteorito que cayó, o una invasión alienígena. Que aunque sea las cosas están ahí, y se podrán reactivar antes o después.

¿Pero nosotros?, como las vamos a reactivar, siendo los mismos “idiotas” que se están cargando el planeta, egoístas a más no poder y solo pensando en el tener o ganar más, sin importar lo social? O siendo mejores o intentándolo aunque sea.

Eso lo dejo a que cada uno piense cómo quiere ser o comportarse cuando esto pase. 

En mi caso, para intentar no hundirme y pensar en positivo, si esto lo permite, llevo unos días pensando que quizás, en mi caso, podría analizar soluciones bizarras, imposibles antes,  y pensar en el futuro como un lienzo en blanco donde puedo empezar a dar bosquejo a lo que me gustaría que fuera mi futuro, aunque consciente que no se si podre o me dejarán las circunstancias. Al final, tengo todo el tiempo del mundo para pensar. 

Así, que mi mensaje de hoy…

Vive, ama, dile a todos que los quiere. No te quedes con nada dentro. Que no es tiempo de hacerlo. Llama a todo el mundo, hasta esos que hace mucho no hacías. Preguntarles cómo están, si necesitan algo. Interactúa con tus semejantes, no te aisles, aunque sea virtualmente, ya que sea físicamente no se puede por el aislamiento social. 

Reduce la distancia física que antes existía. Ahora todos estamos en este mismo barco. La comunicación en este momento es fundamental para pasar esta época lo mejor que se pueda emocionalmente. 

Y sobre todo, cuando tengas un momento, piensa que cambios vas a hacer o no, cuando este tiempo pase. Para evolucionar como ser humano y en tus  relaciones con tu prójimo.

Las cosas no serán iguales, por lo tanto nosotros no deberíamos comportarnos como antes que esto. Para pensar. 

Etiquetado:

Y de repente, llega él

Estoy pasando el confinamiento por el virus, sola con mi perrito. Como posiblemente, un montón de gente, pero hace mucho que yo no pienso en eso de “mal de muchos, consuelo de tontos”. 

Porque algo le pase a mucha gente, no significa que a todos nos pase lo mismo, salvo en este caso el aislamiento social. Cada uno lo lleva a su manera y como puede. Yo comparto la mía. Ni buena ni mala, simplemente la propia.

Lo llevo muy mal. Si bien, intentó tener muchas rutinas, como levantarme, vestirme, nunca quedarme en pijama, sacar al perrito. Al volver, arreglo un poco y me siento a desayunar, ver la prensa online y dibujar mi taza diaria que se ha convertido en mi “diario de la cuarentena”. 

Aunque cumplo esa rutina, no mata la ansiedad y eso me paraliza. Ya he dejado de escuchar las noticias, porque continuamente están con cifras, noticias, que siempre son las mismas para llenar el tiempo. Pondré una de ejemplo. Desde el martes de la semana pasada estoy escuchando “haremos los test masivos en unos días, pues nos llegan los medios“. Pero ha pasado más de una semana, y seguimos escuchando “en unos días“.

Eso crea ansiedad. No lo de los test. Sino tener la sensación que no se controla nada. Según los psicólogos, por eso la gente vacía las estanterías de papel higiénico, porque no tienen control sobre lo que pasa pero sí sobre sus compras.

Hace años, que yo comento que la humanidad estaba muy perdida, que necesitaba un sacudón con algo, o la invasión extraterrestre, o la caída de un meteorito, o lo que sea, para que espabilara. Pero ni en mis más locos pensamiento pensé en esto. 

Sobre todo,  verse como nos vemos, y tan rápido. De repente de un día para otro, no tenemos nada. Eso es lo que agobia. Y nos demuestra lo frágil de la vida en sí.

De todo esto, sacaremos enseñanzas, seguro. Si alguien no las saca, es porque no ha aprendido nada de la situación.  O no le interesa.

Pero sobre todo, nos tenemos que dar cuenta, de lo frágiles que somos e incluido nuestro ecosistema. 

Me pregunto muchas cosas, como si cambiaremos algo después de esto en cuanto a cómo tratamos a la gente, o la importancia que le damos a lo material y no a lo social, o a nuestros mayores. Me surgen un montón de dudas. Posiblemente porque ahora tengo aún más tiempo para pensar o reflexionar, y mi cabeza no para de hacerlas. Pero no es el momento. Ya tendré tiempo de criticar o analizar lo que se hizo bien o mal.

Ahora es tiempo de darte un consejo desde el corazón.

Vive, ama y sobre todo no salgas. Cuídate a ti y a los tuyos, Diles todos los días que les quiere. Aprovecha a hablar con todos por telefono o whatsapp. Ayuda a alguien mayor, para que no salga de casa, con sus recados si puedes. Piensa en los demás y no solo en ti. Intenta desarrollar algo que querías hacer y por falta de tiempo no lo hacías. Dibuja, escribe, compone, o lee, o aprende a cocinar.

Qué se yo….Aprovecha el exceso de tiempo que tienes. Que no te paralice. Se que es complicado porque todo esto crea ansiedad, pero tómatelo como un tiempo de superación personal o de aprendizaje.  Plantéate este tiempo de aislamiento como un regalo, disfrútalo. Que ya llegará el tiempo que lo añoraras si lo pierdes. Ya llegará el tiempo de comenzar a andar de nuevo, ahora es el tiempo de quedarse en casa.

A los que trabajan, para que los demás nos podamos cuidar en casa, simplemente Gracias y ánimo.

Y recuerda, lo que siempre digo….. Los años bisiestos son una m…. y este lo es, para no ser menos, confirma la regla. 

Etiquetado: