Lunes al sol

Hoy es lunes, y para no variar estoy luchando con el querer y no poder. No quiero estar donde estoy pero no puedo estar en otro lado.
Para colmo, hoy por la mañana mi amiga la francesita, me recibido en nuestro casi habitual paseo matinal, contándome un sueño que tuvo conmigo.
Me contaba que en el sueño, yo estaba con ella, y que le contaba que me habia gastado dinero en comprarme cosas o algo por el estilo, o que estábamos contando dinero. Bueno no lo recuerdo bien, la cosa que de repente, en el sueño aparece A y le dice a la francesita “avisale a lukre que el banco le va descontar de su cuenta 240 mil euros por error“.

Lo primero que atine fue reírme, y decir “tanta pasta? pero si estoy en bancarrota, solo tengo 15 euros“. Luego intentamos interpretarlo pero todas nos daba mal rollo. Yo he estado buscando en Internet y advertir a alguien de algo peligroso, es tragedia. Me ha quedado el cuerpo cortado como se dice aquí.
No se si tragedia para el que lo soñó o para el advertido, pero como se que mi francesita es medio brujilla, me he quedado pluff toda la mañana.

He intentado concentrarme en el proyecto de la casa que estoy haciendo, cosa que he hecho pero ni con esa me lo he sacado de la cabeza. Por suerte en el sueño hablaban del día de hoy y ya paso medio.
Mañana será otro dia como se dice.

Hoy me identifico con la rana,, hoy no quiero ni un abrazo.. solo que termine el día.

Etiquetado: /

Obsesión

Miroslav en su blog, está hace unos post contando y reflexionado sobre la experiencia de alguien sobre una fantasía y como se obsesionó tanto por ella que ha mandado al traste su matrimonio o casi.
Yo he estado pensando en esto, y le comentaba que no había tenido ese tipo de fantasías obsesivas.
He tenido y tengo fantasías a diario. Es normal en una persona como yo, que su cabeza está siempre volando por ahí. Pero obsesionarme por ellas nunca.

Es más, he estado haciendo memoria, y recuerdo solo que me he obsesionado por algo o alguien solo una vez en mi vida. Y no me gusto para nada ni como me comporte ni como me sentí. Sobre todo esto segundo.
Ahora a la distancia, si bien se las causas que desarrollaron esa obsesión me tomo varios meses de terapia en ese entonces darme cuenta de los motivos que la causó. Que no tenían nada que ver con la persona que lo desencadenó. Estaba totalmente loca y fuera de mí. Era algo que no podía controlar.

Aun hoy me acuerdo de determinados detalles en mi comportamiento, y flipo en colores. Yo que soy la tranquilidad personalizada o casi, ni yo misma me lo creo. Es increíble la cantidad de metidas de patas que puede hacer una persona si se obsesiona por algo. Es como perder el control de la realidad.
Yo recuerdo sobre todo el agobio que me generaba todo aquello. Ni me dejaba dormir por la noche. Siempre pensando en lo mismo. Era insoportable.

Por eso me pongo en el ejemplo de Miroslav, y siento compasión por esta persona. Lo debe estar pasando fatal. Es más, como su fantasía se ha hecho publica, estará metido en un verdadero problema.
Yo salí de mi obsesión con ayuda. Quizás esta persona se debiera plantear buscarla.

Etiquetado:

Los fuertes no lloran…

Eso me decían a mi de chica, más de una vez, cuando pensaban que estaba haciendome la loca y mimada, porque lloraba del dolor de mis piernas ese verano cuando yo tenia 9 años. Pues las cosas tomaron tal cariz, que mi madre dijo “esto ya no es normal, no tiene nada que ver con ser mimado, esto es otra cosa”.
Menos mal que se preocupó como buena madre que siempre ha sido, y me llevo al médico. Porque me pase dos años casi sin poder moverme. Pero eso mejor para otro post.

A lo que iba.

En esa época como en muchas otras, escuche de una manera u otra, que no había que llorar, que no había que expresas sus emociones, y ni hablar los sentimientos. Por ej el otro día contaba el descubrimiento a los 81 años de los abrazos por parte de mi madre. Ella nunca ha sido muy expresiva para estas cosas. Yo por ej, nunca he dudado que siempre para mi madre he sido la preferida, y si me muriera ante que ella, ella se moriría atrás de pena o algo así, pero para que me dijera que me quería. Uff. eso ha sido otra historia. Simplemente no puede.
Ahora con los años, y las charlas intenta aflojarse el botón e intenta decírtelo más a menudo, pero le ha costado mucho.

Yo he peleado contra todos para que en la familia expresaran sus sentimientos. Con algunos lo he logrados, otros son casos perdidos. Las siguientes generaciones son más abiertas con esto, por culpa de la tia Lukre. Aunque a veces les cuesta. En fin, pero algo se avanzo.

Toda esta perorata viene, porque me he dado cuenta que me he encerrado tanto, que ni tengo ganas de hablar con mi madre o con mi nena. No tengo ganas de contar nada, y cada día me encierro más. Que esa energía positiva que tiraba de todos siempre, y se preocupaba de ver como estaban o que hacian, o que les decia que les queria, simplemente ha desaparecido. Me he cansado o algo parecido. La apatia ha invadido mi vida. Lo peor de todo es que el otro día tenia ganas de llorar, y no me salian las lágrimas.
Me emociono, porque hay momentos que lo siento dentro. Pero no deja de ser algo en el pecho, que se queda ahi. Como encerrado aprisionando el pecho.

Ayer pensaba que es como ser un zombie, o que me han sacado el chip de las emociones. No exterioriso nada, ni bueno ni malo. Me da lo mismo el frio que el calor, que el dulce y el salado.

Y ya me estoy mosqueando, y mucho.

Etiquetado:

Se puede ser confiado en el mundo de hoy?

Llevo varios días dándole vuelta a esta pregunta en mi cabeza. Después de todas las cosas que he pasado estos últimos años, puedo seguir siendo confiada con las propuestas que me hagan?
Yo no creo que nadie regale nada a nadie. Todo tiene un precio. Si alguien ofrece la panacea seguro es un engaño, aunque sus planteamientos sean lógicos y sensatos. Como reconocer que es un engaño, o hasta que punto puede ser verdad o no.

A veces las cosas más insólitas y más disparatadas son las que salen adelante. Pero es que en el fondo no me lo llego a creer.
Todo esto viene porque alguien me ha propuesto algo que de ser verdad seria tan bueno y soñado, que por esto mismo no me lo creo.

Este tema me tiene bastante distante de todo el mundo. Me he encerrado tanto en mi misma que yo misma me sorprendo de como reacciono. Hasta que no resuelva este acertijo no creo que pueda volver a ser yo misma. Ayer tarde tuve una sita por este tema y salí con las cosas más claras que no es posible, que no va con las cánones de la vida actual, donde está la trampa???
Pero aun me pregunto y si fuera verdad????

Para colmo ayer aun tenia fiebre del coletazo de anginas del finde. Hoy podría haber ido a trabajar, pero decidí quedarme en casa. Mañana será otro día. A ver si calmo un poco mi cabeza de tantas preguntas, que me va a estallar.

Etiquetado:

Siempre se puede estar peor.. lo se…joder

Lo se, siempre hay gente que está peor..Vaya noticia. Los alemanes por ej, tienen 40 días laborables de vacaciones lo que se convierte en casi dos meses entre fines de semanas y fiestas. Por eso siempre hay tanto alemán de vacaciones por el mundo. Luego los españoles 30 días. Creo que en 17 años que vivo aquí, solo los pille una vez completos.
Después los de EEUU con 10 días al año, pero tienen las de navidad solapadas. El 99% de las empresas cierran para esas fechas.
Luego los argentinos 15 días al año, corridos, o sea dos semanas y para de contar. Eso si, luego de los 15 años seguidos en el mismo trabajo, creo que son 21. Eso si, si te cambias de trabajo, empieza a correr de nuevo el tiempo, no es acumulable.

A la cola, los chinos. Que no tenia ni idea que no tenían vacaciones pagas por la empresa y que quieren poner 5 días al año. Y luego de 10 años de trabajo te pueden corresponder, creo que 10 o menos.
En fin. En realidad siempre hay gente que esta peor, porque peor que los chinos, estarán los que son esclavos o los que nunca sabrán que son sus derechos sociales, por haber nacido en una parte del mundo donde estas cosas brillan por su ausencia.

Pero a que viene todo esto?
Pues es simple, esto me lo digo a mi misma como excusa para justificarme lo mal y frustrada que me siento hoy.

Lukre, siempre se puede estar peor, sino ve los chinos.

Etiquetado:

Vale, vale, no es para tanto

Menuda reprimenda me dieron anoche por el post de ayer. Y yo me la quería perder.
Vale, no es para tanto.
Si me gustan muchas cosas de mi vida actual. No es que no me gusta todo.

En mi vida actual también me gusta:
-Mucho la casa que tengo, mis cosas, mis niños, pasear con mis niños por el parque, sentarme en la hierba y charlar con los muchos nuevos amigos que tengo.
-Pasear todas las mañanas con la francesita, y arreglar el mundo viendo como los dos peques, el mío y el de ella corren delante de nosotros. Estos momentos son fantásticos.
-Los muchos encuentros con R el adoptado y las cosas que hacemos juntos.
-Cuando me llaman los vecinos para invitarme a los ensayos generales de las operas en el Teatro Real. (Este año pase mi abono a otros amigos)
-Cuando me detengo en la calle y me saludan con dos besos, gente que solo conozco del barrio, que ni se como se llaman, pero que son súper cariñosos conmigo. Eso si, todos de más de 70 años. Demostrándome que me han aceptado como si fuera de toda la vida.
-Como han florecido las azaleas que tengo en mis balcones, están impresionantes.
-Los cuadros que pinto. Y el encargo me está costando pero va para adelante.
-El clima de esta ciudad, seco y con mucho sol. Me sienta bien, aunque te peles de frío a veces. Para eso está la calefacción.
-Los últimos zapatos que me he comprado aunque he comprobado que bien me vendría un medio punto. Un 37 me va chico y este 38 un pelin grande.
-Escribir los blogs.
-Salir a pasear y sacar fotos de puertas. Madrid tiene un montón.
-Como soy, aunque a veces esté de tan mal humor y de mala leche, pero en seguida con una sonrisa se me pasa.
-Sonreír y que me sonrían.
-Lo bien educados que tengo a los que me rodean, que en cuanto me ven mal (cosa que es apenas ven mi cara, se me nota) me dan un abrazo, porque saben que me encanta y me hacen bien.
-Peinarle la melena al pequeño, cosa que me relaja aunque a veces me tira un bocado.
-Como tengo el pelo ahora, cortito y de mi color.
-Poner los pies sobre la mesa mientras miro la tele y que nadie me diga nada.

Y muchas cosas más…

Lo que pasa es que cuando yo digo “no me gusta mi vida actual“, posiblemente lo reduzco a lo que en este momento es el motor que hace funcionar todo lo demás, y es el trabajo. No me gusta mi trabajo actual, me aburre, me pone de mala leche, hago el trabajo de dos y cobro por uno, asumo responsabilidades que nunca quise,, etc, etc.

Prometo sobre el libro de Snoopy, que no diré más “no me gusta mi vida“. Porque si me gusta, lo que no me gusta es mi trabajo. Y buscar otro de lo mismo, ya no me ilusiona. La arquitectura y construcción me tienen verdaderamente podrida y hasta los mismísimos. No soporto los jefes, ni que me den ordenes. Y que decir de los obreros, de comer aparte.
Con este tema no se que hacer. Busco pero supero la edad máxima que las empresas piden, y aunque saque del curriculum la edad, no hay caso, porque busco algo de jefe y no se porque me da que para esas tareas quieren tios.
Las opciones que me quedan son pocas, y no se que hacer.

(suspiro)
Y si algo más hace que odie el trabajo actual, es chuparme hora y media de venida y hora de vuelta de atascos. Hoy salí de casa a las 8 de la mañana e igual llegue tarde. Esto lo llevo fatal. No estoy dispuesta a levantarme a las 6,3 para llegar a las 9 cuando estoy a media hora de tráfico normal. Bastante que me levanto a las 7.

Todo este tema y para no saber donde correr o que hacer me quita el sueño

Etiquetado:

Dime que te acuerdas de mí

A veces pienso que cuando pase de esta vida, muy poca gente se acordará de mi. Posiblemente la familia, pero como yo no he tenido hijos no se yo si mis sobrinos lo harán. Quizás esporádicamente uno o dos, dirán “te acordas de la tia Lu”. Pero no creo que más.

Ojo, no estoy ni depre ni nada. Solo leí la frase del título de este post el otro día en un artículo, y me quede pensando en ella. Yo suelo reflexionar con temas de existencia muchas veces en mi retiro diario. Me quedo pensando en algo que leo y le doy vueltas, y claro como tengo este blog, tu lector te lo tienes que tragar por eso son mis divagues no? Sino para que.

A lo que iba.

Todo esto viene, porque independientemente del divague provocado por el fin de semana cargadito de temas emocionales, que es agosto y todo el mundo esta de vacaciones, que hace calor y que yo estoy tan cansada físicamente que por ej ayer me dormí a las 21.55 hs y juro que lo hice de un tirón hasta las 8 am. Me estaba quedando dormida en el sofá.
Todo esto sumando en mi cabeza y a lo cual le agregue que he intentado hablar con una amiga en Paris, y de repente me dice la telefónica que ese teléfono no está mas operativo en francés, en español o en el idioma que sea igual era el mismo mensaje.
Me he quedado pluf.

Es una buena amiga desde la época de la facultad, que vino a vivir a Paris un año antes que yo aquí. Hable con ella en junio por su cumpleaños. Pero si está el teléfono desconectado no se como contactar con ella.
Yo no tengo su móvil, y hace una temporada yo perdí muchas direcciones de mail, por lo que no tengo la de ella. Siempre hablábamos por teléfono.

Se me han pasado muchas cosas por la cabeza pensando que ha pasado, si está bien. Me comentó la última vez que hablamos en junio, como dije, que se iba a casar en septiembre. Por eso todo esto es muy raro. También me comentó que estaba en crisis personal y que no tenía más ganas de vivir en Paris, que quería una vida más tranquila. También que su trabajo se terminaba en septiembre.
Muchas cosas a la vez, para que yo este mosca como estoy. No se como contactar con ella. Creo que le enviaré una carta a su dirección pero tampoco tengo la certeza que siga viviendo ahí.
¿Porque habrá dado de baja el teléfono?
Y si al final la crisis exploto y se mudó, porque no se acordó de mí y me lo hizo saber. Ahora como la localizo?

Toda esta situación me produce bastante agobio.

¿M porque no te acordaste de mi cuando diste de baja el teléfono?

Dime, tu te acordarás de mi?

Etiquetado:

Responsabilidad implícita o implicación peligrosa

Hoy me ha pasado algo curioso que me ha hecho reflexionar sobre si involucrarse es correcto o no.
Nosotros estamos haciendo una reforma enorme en un chalet como constructora y posiblemente como asesores arquitectos tambien porque muchas cosas las he asesorada yo.
Hay partidas, las mínimas, que los proveedores son otros. Pero lo gordo es nuestro.
Uno de esos proveedores en el de la calefacción.

Hoy voy con la clienta a ver un baño y de repente ella se da cuenta que no hay radiador en él, ni instalación para este a futuro. Yo me sorprendo y le digo “se lo diré a E cuando le vea a ver porque”.
E es el jefe de obra nuestro, otro arquitecto.
Cuando me lo encuentro en el estudio, se lo digo y me salta “pues eso no nos corresponde a nosotros”. Y comienza una disertación a tres bandas, la de él, la mía y la de la “verdulera-jefa” que se ponía de neutral pero me daba la razón a mi pero sin ofender al otro que en el fondo es su marido. Que lío pero intentaré explicarlo.

Según E, que es el arquitecto que se ocupa de las obras, yo me ocupo de los diseños y los clientes, aunque obras también llevo pero menos, pero esto mejor lo cuento en otro post.

A lo que iba.

Según E, nosotros no nos tenemos que preocupar ni meternos en si otro proveedor se ha equivocado. Solo hay que preocuparse por lo que esta en el presupuesto y nada más. Esta opción no implica involucrarse laboralmente.

Según yo, estamos haciendo una dirección de obras solapada y al asesorar al cliente tenemos responsabilidad de informar si vemos que alguien mete la pata. La obra principal la contrataron con nosotros. Si optaron por algún otro proveedor puntual, es porque o eran más baratos o más especializados en esa actividad. Esta opción implica involucrarse laboralmente posiblemente con temas que no nos corresponden y la pasta se la llevara otro, pero para mi el cliente es el que vale y el resultado final.

Según la jefa-verdulera, dice que hay que tener grandeza y ayudar al cliente. Dándome la razón a mi pero con un toque moralista que no tiene nada que ver, pues yo pienso que solo importa la ética profesional y la relación laboral con el cliente.

¿Quién tiene razón?

Etiquetado:

¿Fantasías premonitorias?

Yo tengo una fantasía recurrente, que cada vez que me siento en el banco de la plaza donde voy casi todas las tardes con “mis niños” para su paseo, la tengo presente.
Al vivir en la zona vieja de la capital del reino, diría que casi dentro de la antigua muralla de la villa. Es normal que a todas horas esté lleno de turistas. A cualquier hora del día y de toda la semana. De muchas nacionalidades, se les reconoce por su manera de hablar. Pero esto mejor para otro post.

A lo que iba.

Cada vez que me siento, fantaseo con encontrarme con dos personas.
Una me daría un placer indescriptible hacerlo pero otra me da pavor, diría que hasta miedo hacerlo.
Una porque es alguien muy querido y que llevo años sin ver. Se que alguna vez vendrá por aquí porque el hermano de su madre, o sea su tío, es vecino mío y lleva casi 30 años sin verlo. Siempre ha dicho que tiene que venir a verlo. Considerando las últimas crisis financieras argentinas y las nuevas políticas, no creo que se pase por aquí para ver a su tío. Pero aun hoy, luego de más de 13 años que me lo comentó, sigo pensando que algún día me lo encontraré por aquí.
Pero el otro, que no quiero ni nombrar, es una de las dos personas en este mundo que no me gustaría encontrarme por nada del mundo. Es una persona cercana a mi pero que por razones que no vienen al caso, yo le tengo miedo a su actitud conmigo. Durante años he sentido su animadversión, y no crean que se haya cortado en demostrarlo. Nuestros últimos encuentros han sido algo violentos, no físicamente pero si psicológicamente. Si hay alguien que me gustaría que desapareciera de este planeta, seria este espécimen. Es una de esas personas que si pudiera me clavaría un cuchillo, y por la espalda, sin avisar. Ojo, no lo digo en broma, lo digo muy pero que muy en serio. Ahora nos separa un océano. Pero se que tendré que volver a ver porque tendremos cosas legales que arreglar. Solo de pensarlo, digo “trágame tierra”. Cuando esto suceda ya me ocupare de ir protegida por alguien, pero cuando me siento en el banco de la plaza, mi cabeza, mi maldita cabeza me trae la fantasía de que aparecerá.
Se que con este tema es el miedo que tengo guardado que salta cada vez que voy por ahí, porque como en el otro ejemplo veo poco probable que suceda. Teniendo en cuenta que no vive aquí.

Pero es curioso como funciona nuestra cabeza con estas cosas. Lo que me está poniendo alerta, es que estas últimas semanas no se porque esta fantasía es aun más recurrente esté o no en la plaza. Si le tengo que hacer caso a lo bruja que últimamente soy, algo me esta avisando internamente que esta por pasar algo y no creo que sea muy bueno. Estoy muy mosca con esto.
No se si es lo negativa que estoy o si es así. Solo el tiempo lo dirá.

Etiquetado:

El dejarse llevar

Miroslav en su blog hablaba del azar y la necesidad, y me hizo acordar de algo que escuche hace una temporada.
En una entrevista a Miguel Bosse, con el tema de salir su ultimo disco, ese de “papito” que recomiendo porque esta muy bien, contaba que un día el se dio cuenta que todo lo que planeaba en la vida nunca le salia, que la vida que tenia en ese momento no era elegida, simplemente que se dejo llevar por las circunstancias que se presentaban.
A mi eso me hizo darme cuenta que si lo pienso en mi vida ha pasado lo mismo, y cada día me pasa más.
Cada vez que planifico algo no sale. Por ej, yo no planifique quedarme a vivir en España, yo no planifique cambiarme de casa hace 4 años, simplemente las dos cosas aparecieron y yo dije “y porque no?” y me tire a la pileta como dicen.
Hace mucho tiempo que he aprendido a aceptar lo que se presenta.
Esto tiene una parte buena y un riesgo.
La parte buena es que aparecen cosas que ni te habías imaginado y que son fantásticas. El riesgo es que también tienes que aceptar cosas que en el fondo no es lo que querías, pero es lo que salio y jode con el tiempo. Como se dice ahora “es lo que hay”.
Tampoco hay porque ir pegándose contra la pared con las cosas que no nos terminan de gusta, se aceptan y listo. Aunque estas socavan el interior con el tiempo, os lo puedo asegurar.
Uno de los ejemplos más claros que tengo en estos últimos años, es en mi crisis laboral queriendo independizarme 100% y el resultado. Cada vez que me empeñaba en ser más autónoma y tener mi propio estudio, cada vez surgían más imprevistos que me cerraban el camino hasta que tire la toalla. Cualquiera que siga mi blog sabrá de qué hablo, porque lo he reflejado hasta el cansancio.
Si tuviera un budista cerca me diría, si eso pasa es porque tenes que aprender algo en esta vida. No se que tengo que aprender, pero ya tire la toalla con eso, no quiero ni enterarme, pudo conmigo la enseñanza de vida. Se lo dejo a la próxima vida si es que tendré próxima, no pretendo analizar más tanto las cosas últimamente, solamente ahora me dejo llevar, aunque esto esta produciendo un efecto negativo en mi. Hago las cosas por obligación no por gusto. Mal tema.
Mi vida esta mezclada entre el azar y la necesidad. Aunque llegados a este punto, pienso en porque cuando me planeo una cosa por conseguir, nunca la consigo. Cuanto más empeño ponga en planificarla, seguro más se jode.
Tema para el diván.

Etiquetado: