El universo decidió por mi

Hace ya muchos años, que intento hacer caso a las señales. Muchas veces el ser humano se obceca con las cosas, y luego resulta lo contrario, como si todo se confabulara para llevar la contraria. Muchas veces he hablado de esto en este blog. Mi experiencia, me ha enseñado que lo mejor es no planificar nada a futuro en muchos años. Porque la vida y el universo te demuestran que tenían algo distinto para ti. A veces es bueno y otras no tanto.

Por eso, cuando he aprendido esta lección, he intentado pensar, “bueno si esto no sale o no va, es porque habrá algo mejor para mi”. Mejor ser positivo que otra cosa. Es la mejor manera de conformarse con lo que a uno le llega  y no partirse siempre la cabeza contra la misma pared.

Os contaré una historia, que corrobora lo que estoy contando. Dolorosa quizás, pero es lo que me ha tocado.

Yo tenia dos perritos, Gaucho y Pampa. Un shit zhu y una teckel. Gaucho, mi perrito faldero, lo perdí por un tumor en la cabeza con metástasis en el cuello que no le dejaba respirar. 48 horas después del diagnóstico, le tuve que dormir. Un palo. De eso hace un año y dos meses. Pampa y yo, nos quedamos muy solas, y yo divagaba con tener otro perrito pequeño.

En marzo, apareció en un pueblo de Cuenca, una perra perdida, con la cola cortada por lo que se supone la querían para cazar. Pero sin chip, y de ocho meses más o menos. Yo me ofrezco, inconscientemente como mucho en mi vida, a ir a buscarla y hacerme cargo de ella hasta que aparezca un adoptante, lo que se llama “acogida”. La vamos a buscar, paseando por Cuenca que no conocía, y la traemos. Desde ese momento todos se enamoran de ella incluida su veterinaria, menos yo y Pampa. Así llego Mirtha, por Mirtha Legrand que es muy rubia, ella también.

Dicen que tiene 8 meses, de energía que ni yo ni Pampa, soportamos, vuelvo a aclarar. Pero bueno, ahí esta. Han sidos meses muy duros para mí. Una cachorra, con esa energía, tamaño y vitalidad. Con el tiempo, la voy educando, y aparece alguien que se “enamora” de ella y la quiere, pero por circunstancias, en varios meses. Yo, cándida de mi, le digo que vale, yo me la quedo en casa hasta que la puede llevar. Cuando llega el día, luego de todo el verano conmigo, me dice que no la quiere, con lo que me ha hecho perder meses cruciales para buscar otro dueño. No voy a valorar el porque, porque paso.

Llegados a este punto, ya Mirtha lleva 5 meses con nosotros, y era mi sombra. Está pendiente de mi y de Pampa. Ya es difícil que empiece el proceso de nuevo en buscar a alguien. Y me pongo a pensar porque el universo me esta diciendo.. quédatela.

Lo asocio, primero en que me dice “mira, tu que siempre piensas en volver a Argentina con tu madre de 90 años, con dos perros no podes, y menos con Mirtha y su vitalidad, la llega a empujar cariñosamente y la rompe“.

Pasan los días, y charlando con alguien le digo “alguna vez de repente entenderé porque Mirtha se tiene que quedar con nosotros. Ya lo sabre.”

Pues ha pasado eso… Ya lo sé.

He descubierto, que mi perrita Pampa, tiene un tumor en la pata de lo más malo que pueda tener, con metástasis en el pulmón. Con una esperanza de vida limitada, a los 6 meses posiblemente con suerte. Ayer le pusimos, quimio para probar si le hace algo, y luego tomaré una decisión. La quimio solo permitiría que tuviera calidad de vida, porque cura no tiene.

De repente, y dolorosamente, me he dado cuenta porque Mirtha ha aparecido en mi vida. De que me valió cabrearme de que el que la quería dijera que no, o sentirme frustrada de que todo lo que intentaba para que alguien la quisiera, no funcionaba. O de preguntarme día si y día también, de porqué me metí en semejante berenjenal. De nada.

Así que, como siempre en mi vida, debo aprender algo con dolor. El día que tenga que tomar la decisión de dormir a Pampa, para que no sufra,  que será pronto lamentablemente, confirmaré 100% que el universo me llevo a involucrarme con Mirtha sin quererla, para que no me quedara sola cuando mi peque Pampi no esté más con nosotros.

Si tengo que sacar una lección de todo esto, quizás seria de aceptar a veces las cosas sin sentido que hacemos y nos preguntamos porque. Todo tienen sentido tarde o temprano.

Como decía el poeta “Nunca es triste, la verdad lo que no tiene es remedio”.

Etiquetado: / /

Hasta para las perras, la vida es dura

Ayer nacieron dos cachorros de mi perro pequeño Gaucho. La perrita Lola no pario normalmente pues el primero que tenia que salir estaba atravesado, por lo que le tuvieron que hacer una cesárea, sino hubiera muerto junto con los cachorros.
Hay uno, este que ya venia atravesado, que creemos que no va a sobrevivir pues tiene un problema que le causará la muerte y además esta muy débil. El otro que parecía que estaba bien, como a la madre le tuvieron que hacer una cesárea, no los reconoce y no les amamanta. Por lo tanto, se esta debilitando, si bien le dan leche materna cada hora y media. Han tenido que volver ambos al veterinario con suero a ver si sobrevive alguno.

Anoche estuve con los cachorros y la madre, e intentamos que la perrita los acogiera aunque sea dándoles calor en su cucha, y que salieran de la incubadora. Por suerte parece que ya los reconoce y ha empezado a lamer. Aunque según me han contado le esta prestando más atención al más débil, al del problema.
Yo se que son perros, pero me da una pena ver la debilidad de los dos cachorros, y la tristeza que irradia la madre.

En contrapartida, alguien cercano ha ido el viernes a que le hicieran un aborto por no tomar las medidas pertinentes para no quedarse embarazada. Y me jode. No le juzgo, bastante cruz ya tiene con pasar por ese mal rato, pero llegar a la inconsciencia de que sino te queres quedar embarazada, toma medidas, no lo entiendo.
Ver como estos dos cachorritos, luchan por su vida y la otra se hace un aborto, es el yin y yan de la vida. Muchas emociones y conflictos para 48 horas. Dos vidas que luchan por salir adelante. Una madre que pasa de sus crías nacidas. Otra que se carga a lo que le molesta, porque se equivocó o no tuvo ese momento de claridad de decir “así no” y se dejo llevar por el deseo. Que diferencia a la humana de la perra? Nada.

Pero a mi todo esto me ocasiona infinita tristeza. Y para colmo, yo me metí en el fregado de los cachorros, porque una amiga se iba a quedar con uno. Evidentemente si solo sobrevive uno, será para la madre. Pero cuando ayer la llame para contarle lo que había pasado, me dice mi amiga “bueno no importa, mejor, porque como voy a vivir en el campo y estos perros tienen el pelo largo no me va bien. Mejor otra raza”. Para el que no lo sepa, mi perro es un shith zu. Pero mira que se lo pregunte antes que empezara esto. “estas segura?”. Parece como si la naturaleza se hubiera encargado de poner orden, donde yo aun no me había dado cuenta que no se lo iba a quedar. (B esto va por ti, si me lees, porque me ha jodido también esto ahora).
En fin, como se dice por ahí, “y también pario la abuela…:”

Pd: che Pedrín mira la foto de los pequeños. Da una cosita verlos tan indefensos…

Etiquetado: / / / / / /