Ser nosotros mismos sin agredir al vecino

Tenemos distintos tipos de personalidades, no somos iguale por suerte, sino este mundo sería aún más uniforme y eso no me gusta, aburre. Algunos los puede la timidez, a otros la extroversión, cada ser humano es un mundo.

En esta época, para no variar porque me ha pasado varias veces en mi vida, me he metido en un fregado del que no tenía nada que ver, y por supuesto salí media escaldada, porque la persona que generó el lío, me ha retirado el saludo , y los otros que estaban callaron a los insultos de esta persona.

Días después “del lío”, volvimos a encontrarnos muchos de los que estábamos ese día, y terminaron recriminandome , que yo había saltado, que mejor no hubiera dicho nada, como ellos.

Posiblemente tengan razón, y ya les avisé que no se preocuparan, que no volvería a decir nada, que después de todo esa persona solo era un vecino y ni sabía su apellido, que no me era cercano para volver a compartir algo.

“un hombre tiene que tener siempre el nivel de dignidad por encima del nivel del miedo”. @lucreziaarrias Clic para tuitear

Aunque también les recordé, que se dejaron insultar y nadie dijo nada, siquiera para defenderme a mí. Sinceramente, a mi no me gusta que me insulten y creo que a nadie en su sano juicio. Si ellos si, era su problema no el mío. Eso dice mucho del grupo, pero me reservo para mí, la conclusión.

Pues esta persona, intentó hace lo contrario al título del post, autoafirmarse agrediendo a los que tenía junto a él. Por eso salté. Ya lo decía alguien, “un hombre tiene que tener siempre el nivel de dignidad por encima del nivel del miedo”. No tengo porque soportar que si necesita hacerse notar, me insulte a mí o a la gente que había. 

Leía un artículo el otro día sobre esto, y en él se decía que se publicó en el año 1978, un libro “sus perfectos derechos: guía de la conducta asertiva”.
Lo primero que hice fue buscar que es ser asertivo, no tenía ni idea. Y la wiki dice “Suele definirse como un comportamiento comunicacional maduro en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que expresa sus convicciones y defiende sus derechos.”

Evidentemente cosa que yo hice a medias, hasta que di por terminado el tema, cosa que le molestó aún más a este individuo. Evidentemente. Mi paciencia últimamente “las justitas”, con las tonterías.

Parece ser que este manual expone 7 claves para ser uno mismo sin agredir al vecino. A saber:

1- Puedes hacerte respetar por los demás
2- Reclama tus derechos
3- Es imposible que todo el mundo te quiera
4- Piensa en ti positivamente
5- No te deprimas, actúa.
6- No te escondas de los demás
7- Qué importancia tiene que salgas mal, si te has autofirmado.

La 1, 3, 4, 5,6 las tengo claro y estoy de acuerdo. Pero por ej, la 2, reclamar nuestros derechos tiene un límite y es la cabezonería que tienen algunos de reclamar pero sin evaluar el porqué, de que a veces nuestros derechos no se pueden respetar en un 100%.

Pongo de ejemplo, alguien a quien conocía, en un viaje, me dice “yo pagué por este servicio y me lo van a dar”. Pero no vio, que fuera había una tormenta de arena que hacía imposible que el servicio se lo dieran. Eso es para mi, reclamar sus derechos como cabezonería, pero no sensatamente.

Y la 7, que es lo que me pasó a mí esta semana, vale me autoafirme pero salí mal. En el grupo al final soy la histérica que le contesté o soy la que defiendo mi dignidad ante el insulto? Buena pregunta.

Pretender quedar bien con todo el mundo es agotador, y conlleva mucho desgaste, ya lo decía el otro día, pero no puedo cerrar la boca ante la gente que va por la vida diciendo, yo tengo todos los derechos y ninguna obligación, los que van pisoteando a todo el mundo porque piensan que así van a lograr lo que creen que el mundo les debe.

Antes de llegar a la pelea con este señor, intente hacer lo que también recomendaba el artículo, del que sabe, con sarcasmo e ironía sacarle hierro al asunto, pero fue peor. Lo encendí más.

En fin, ya lo dije “cuando el grupo me “recriminó” por decir algo o meterme… “no se preocupen, si los vuelven a insultar yo no diré nada, porque en el fondo este señor no tengo ni idea quien es, y lo que sí tengo claro es que no es de mi familia ni nunca será mi amigo”. Lo de siempre, el individualismo llevado al extremo en el grupo, que cada uno se defiende solito.

Pero recuerden ese texto que dice….

  • “Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
  • Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
  • Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
  • Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.
  • Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada”
  • Martin Niemöller”
Etiquetado: / / / / /

La invisibilidad como estado de existencia

Hace muchos años, salió un libro que hablaba como las mujeres a más edad, más invisibles de hacían. Quizás hace 50 años, la invisibilidad como estado de existencia, empezaba a los 40, cuando a esa edad ya se era viejo.

Pero ahora que existe el culto al cuerpo, nos cuidamos mucho más y la mayoría no queremos envejecer, aunque diga que hacerlo es digno. A quien le gustan las arrugas, las canas, que te salgan michelines porque la grasa se cambia de posición en tu cuerpo y se va al abdomen seas flaco o no? A nadie, y el que diga que si, al psiquiátrico ya mismo.

Siempre me ha parecido curioso como lo popular crea palabras nuevas. “Michelines” deriva de la marca de neumáticos Michelin, obviamente. Me pregunto cuando se empezó a usar como ejemplo de los flotadores abdominales?

Volviendo a la invisibilidad como estado de existencia, cuando nos convertimos invisibles?. Pero no para la sociedad solamente, sino para la familia.
Porque he comprobado o mejor dicho, cada día me convenzo más, que no solo la sociedad te hace volverte invisible cada año que cumples un año más, sino también la familia cuando ellos cumplen un año más.

Pues sí. A quien le interesa una persona que sobrepasa los 50, cuando la sociedad se basa en la juventud. Donde mucha gente a los 25 se siente frustrada porque “no ha triunfado en la vida”. Como si eso fuera la panacea. Si en el colegio les enseñan que la teoría generacional, que para el que no la sepa digo..

“de cada 1000 personas que nacen en una generación, 1 es genio y las otras 999 no. De esas 999, un 50 por ciento pondrán toda la carne en el asador y a través del esfuerzo, estudio o lo que sea, logran hacer lo que quieran o destacar en lo que se propongan. Del otro 50 por ciento se tendrán que conformar con lo que la vida les dé, o permitan las circunstancias” No los 999 pueden triunfar en la vida, porque no se puede.

Si aprendiéramos esto, no con más de 40, sino con 15, viviríamos más felices y posiblemente podríamos nuestros objetivos en algo sensato y lógico, no en “triunfar”. Pero alguien ha pensado que significa “triunfar”. Mejor para otro post, porque me estoy desviando.

La invisibilidad como estado de existencia, llega luego de los 40 y no se va más. La gente deja de mirarte por la calle porque seguro cerca de tuyo va una joven y la mirarán a ella. La familia, digamos sobrinos y quizás hijos, ya te dicen “mamá o tía (según el caso) no me abraces que van a pensar” o dejan de ir al cine contigo porque salen con sus amigos. Etc.

En fin, cada día compruebo que yo ya vivo en la invisibilidad como existencia, y que difícil se hace, mi Dios!!!

Aunque a veces tiene sus ventajas. Si no vas a la pelu a teñirte las canas, no pasa nada, total te pones un sombrero y listo. Podes salir sin maquillarte, que tampoco pasa nada, las arrugas son bonitas, no dicen eso en las revistas? Podes no estar a la última porque te da igual.

El meollo es, que si no pasas esa línea que existe entre la dejadez y la comodidad que esa invisibilidad como existencia que te da con la edad, todo está bien. Si la pasas, ese es el problema y da para otro post.

Etiquetado:  /  /  /  / 

…lo que soy, lo que iba a ser, lo que pude ser…

Lo que soy, lo que iba a ser, lo que pude ser. ..son tres cosas que muchas veces pienso…y me pregunto “¿En qué momento se dio vuelta mi camino en la vida que yo quería tener de pequeña?

En la actualidad, tengo una vida que me gusta pero que no tiene nada que ver con lo que planifique en la juventud. Por eso siempre me río, cuando escucho por ejemplo a la gente joven, contarme que este año harán tal cosa o el que viene la otra. O ver como planifican sus trabajos o lo que quieren buscar. Planifican su vida y sus años futuros, como si eso se pudiera.

He aprendido que no se puede planificar casi nada en la vida. Que ya ella se encarga de sacarte los planes de la cabeza. En mi caso, la vida actual, no tiene casi nada de lo que planifique. Como alguien dijo en una entrevista “de pequeño no quería se lo que soy, pero simplemente me deje llevar por la vida

Eso he hecho yo. Me he dejado llevar. Cuanto más he planificado, menos se ha cumplido. Cuanto más he intentado, más torcido todo. Las cosas que no planifico, que llegan y me sorprenden son las que mejor se me dan.
Pero, aunque me deje llevar, a veces me salta un sentimiento de pensar “¿cómo llegué hasta aquí, si no era lo que yo quería?” “porque cada vez que quiero hacer algo especial, ya se encargan las circunstancias de mandarme guiños para que no lo haga“. “¿tenemos un camino marcado?“.

Yo no creo que lo tengamos, pero a veces lo pienso. El camino que ha tomado mi vida no tiene nada que ver con la persona que yo creo ser. Es como si fuera por momentos, una vida para la antítesis de mí. Pero como se dice ahora, es lo que hay… ¿O no? Porque no es que sea mejor o peor, de lo que yo pensaba que seria, sino simplemente distinta.
He aprendido a aceptar las cosas y ver la parte buena, pero no era el camino que yo creía querer, o que la vida me tenía preparado. Muchas cosas me plantean una simple frase.

Por eso, desde ahora cuando me pregunte quien soy, me dirésoy lo que soy, lo que iba a ser y lo que pude ser. aunque agregaré. o lo que me dejaron…

Porque en muchos aspectos, no es lo que yo quería o podía, sino lo que me dejaron. Mejor pensar así, que planificar cosas imposibles o querer cruzar barreras que sabes que no te dejarán pasar, o no te lo podrán nada fácil. Ya no quiero esas peleas en mi vida.

“Si soy lo que soy, lo que iba a ser y lo que pude ser”, también tengo super claro lo que no quiero más en mi vida. ¿Se puede pedir algo más? no creo.

Y para más inri, quien puede planificar su vida, si aparece un virus y te deja encerrado. Para pensar.

Etiquetado: / /

Aterrizar a destiempo

“Tú eres la que ha aterrizado por ahí a destiempo”. Eso me decía mi madre hace un tiempo,  hablando de los amigos y las cosas que pasan.
Es verdad.

No sé muy bien porqué, pero esos lazos de amistades que hacen que estas sean profundas, desinteresadas y fantásticas, llevan tiempo. Mucho tiempo.

Ya también hace mucho años, una señora, hoy septuagenaria, me decía “los amigos son los que se han comido contigo un saco de sal“. Mucho tiene que pasar para que eso suceda. Y sobre todo, tiempo. Eso es lo que se necesita para tener una buena amistad con alguien. Tiempo.

Pero no creo que solo, como estas dos buenas “ancianitas” me lo dicen (si leen esto me matan, ambas), que el tiempo hace la amistad. Estoy convencida, que también puedes desarrollar una amistad profunda con alguien en corto tiempo, pero posiblemente dependa del momento, de lo vivido o de la calidad del tiempo que se dé, aunque sea corto. Aunque posiblemente sean las menos.

Quizás el verdadero punto, es que llamamos “amistad” a todo tipo de relaciones sociales. Ese creo es el verdadero cuestionamiento. Si algo he aprendido, aunque no comparto para nada, que mucha gente tiene “amigos parcelados”. O lo que es lo mismo, para una actividad y no para otra. Porque lo llaman “amigos”, pero para mí seria “conocidos que comparten algo“, y listo.

A qué viene todo esto? Pues es simple. Los verdaderos amigos se cuentan con los dedos de la mano, y mucha gente, hasta una sola mano le sobra.

Mi consejo es…

Vive, ama y si tenes amigos a los que quieres, no los abandones. Cultiva con cariño la relación. Llámalos, preocúpate por ellos, decirles que los quieres aunque sea con un gesto. Que en estos tiempos que corren, la amistad es un tesoro. Posiblemente para muchos, en decadencia, pero no, no es así. Es un tesoro en alza.

Ya lo decía el proverbio, “el ser humano no está hecho para vivir solo”. Y si esta sociedad cada día hace que estemos más solos, no lo permitamos. Todo cambio importante empieza por nosotros  mismos.

No permitas que la vorágine te lleve. Marca la diferencia. Que todos estos meses de encierro, te sirvan para ver que la vida es más que consumo y apuro. Es también parar, mirar alrededor, sonreír y sobre todo respirar hondo y decir “te quiero” a los amigos, para seguir adelante todos juntos. 

Etiquetado: / /

Demasiado personal

El otro día vi una película, y de repente me sentí tan identificada con la protagonista, que fue como abrir la caja de pandora y sacar un montón de recuerdos que ya estaban olvidados. Cómo habrá sido!, que terminé llorando y todo. Evidentemente la peli, tiene un final que aun en mi vida no se ha dado, pero bueno, le sentí un poco ficticio. Yo hubiera terminado el film más realistamente, pero ya saben, made in Hollywood.

No viene al caso ni la peli, ni mis recuerdos, porque como dice el título del post, es demasiado personal. Pero si me he quedado pensando, en las cosas que de repente sin quererlo destapan historias no cerradas de nuestras vidas, que aunque han pasado años, no se han cerrados.

El mecanismo que tiene la mente para ocultar con el tiempo lo que nos ha hecho daño es increíble, y se agradece. Si no estaríamos todos locos. O más locos, si cabe. Pero de repente, algo ves o algo te recuerda una canción, un olor, una película como en mi caso, y todo vuelve a salir como si el tiempo no hubiera pasado. Lo mío el otro día, fue como ir a una sesión con un psicólogo, cuando hablando sacas lo que tienes enquistado en tu alma.

Superar “traumas” por llamarlos de alguna manera, o mejor dicho, etapas oscuras de nuestra vida provocadas por nuestra propia incapacidad para afrontarla y por la maldad de otros que nos han machacado psicológicamente, es jodido y duro. Uno piensa que ya pasó, y de repente, zas ahí está ahy de nuevo.

Es como si, cada vez que aparece, uno va restándole cosas y el “trauma” se va achicando, pero no termina de desaparecer. Uno va aplicando el crecimiento personal, su madurez, en ir vaciando esa etapa de su vida de lo superfluo pero, en mi caso, aun no he llegado a hacer desaparecer el meollo del problema. No sé cómo hacer.

Todo lo que hace unos años rodeaba al verdadero problema, ya no es importante, como una cebolla, cuando aparece ese recuerdo lo voy decapando, pero me he dado cuenta que el fondo sigue ahí. Posiblemente porque la raíz de todo sea causada no por la situación ni otros, sino por mí misma, y como me he visto ante el mundo. Viendo la película del otro día, he visto que aun me siento así. En el fondo, pero me siento así.

No puedo volver al pasado y cambiar mi apreciación de mí en el mundo, pero si puedo ver o analizar cómo me siento ahora. Cuando uno tiene temas por resolver, que se repiten, es porque tenés que aprender algo. Eso dicen los budistas. Yo no repito temas porque mi vida actual es muy distinta a la del pasado, pero debo dejar de recordar esas cosas para que ahora no me afecte. Porque cada tanto tiempo pasa lo que ha pasado esta semana, que los recuerdos vuelven y repiten las situaciones.

Posiblemente lo que tenga que aprender es a valorar más lo que soy ahora, y lo que he logrado en la vida, para que cuando aparezcan esos recuerdos, me ría de ellos. Sé que lo que para mí es algo normal en mi vida y que yo no valoro mucho porque siempre lo he hecho, para otros es como si hubiera logrado algo fantástico.

Esto es algo que siempre he notado. Gente que a veces “admira“ (por decirlo de alguna manera) lo que hago, o lo que digo o como soy en algún aspecto de mi vida no en todos por su puesto, y no digo mi madre que para ella soy lo mejor del mundo mundial, sino gente que aparece en tu vida de repente.

También soy realista, que esto mismo genera a veces o muchas veces la reacción contraria, en gente que aparece en tu vida, y que les molesta lo que hagas, digas o seas como seas en algún aspecto de tu vida. Lamentablemente en todos estos años, he sentido más de lo otro que de lo primero, y pesa más eso.

Por eso, cada vez estoy más convencida, como decía antes que el tema está en mí y como yo me veo en el mundo. Yo siempre digo, “el peor enemigo eres tú mismo”. Lo que no podamos arreglar en nuestra cabeza y sentimientos nosotros mismo, los demás no lo harán. La culpa de cómo nos sentimos, no la tienen los demás, la tenemos nosotros.

Creo que ya estoy llegando al corazón de la cebolla. Y gratis.

imagen via@e-learning-teleformacion.blogspot.com
Etiquetado: / / / / / /

Hay lugares en el mundo…

Hay lugares en el mundo, que me gustaría volver a ver. Muchos. Algunos que ya conozco y otros que solo en mi imaginación por la infinidad de fotos que he visto por ahí.

Tengo ganas de viajar. Y se que cuando esto pase, digo la pandemia, porque pasará de una manera u otra, volveré a viajar.

Evidentemente no en una Vespa, sino en cualquier medio de transporte que me lleve lejos,  a sitios donde se hable otro idioma. Seguir leyendo «Hay lugares en el mundo…»

Etiquetado: / / / /

La tiranía del tiempo en relación con la vida humana

La frase occidental, “el tiempo, ese tirano”, la tenemos incorporada todos en nuestro cerebro. Es más, en este blog siempre,  me quejo mucho de la falta de tiempo. Leyendo un artículo antiguo en El País, leo que “no nos damos cuenta de que somos tiempo, y cada vez que decimos que no tenemos tiempo es como decir que no existimos”. Qué verdad, pero qué difícil es hacer lo contrario, llevando al extremo el dicho “un tiempo para cada cosa y cada cosa a su tiempo.

De esa lectura sacó la siguiente clasificación, sobre el tiempo que según donde has nacido, según tu cultura es tu percepción del tiempo.

Existe el tiempo llamado “lineal”, que contempla la cultura occidental, donde existe una línea que tiene un principio y un fin, todo empieza y todo acaba. Es como vivir sobre una línea (el tiempo) donde transcurre todo lo que tiene una duración. Las cosas se superponen sobre esta línea, pero todo tiene tres partes, un inicio, un desarrollo y un final.

Luego se encuentra la idea del tiempo “circular” propio de las culturas orientales. Donde la creencia es que el tiempo de todo es circular, que gira en círculos. De ahí la creencia de venir a esta vida a cumplir con nuestro karma, de las reencarnaciones, repitiendo las cosas una y otra vez hasta que se aprenden y se pasa al siguiente nivel.

Por último, está el llamado tiempo “simultáneo”. Es el tiempo que transcurre según los acontecimientos, las estaciones, según lo que ocurre al grupo. Esta percepción del tiempo es típica de las sociedades tribales africanas, donde se vive en clanes o familias. Se hace hincapié en la hora solar y lo que esto implica para la vida familiar.

Aunque la mayoría de la sociedad aplica, sin saberlos, la simultaneidad de estos tres tiempos. El tiempo lineal lo da el trabajo y la perspectiva de futuro, mirando siempre para adelante, linealmente. Pero nos detenemos en festejar cumpleaños o aniversarios, acontecimientos que marcan el calendario anual cíclicamente año tras año. Y además tenemos una existencia simultánea cuando nos alejamos para vivir un acto íntimo o especial, que queremos que dure eternamente. Así de complejos somos los seres humanos.

De todo esto, reflexiono sobre si “sabemos la dependencia del tiempo que tenemos”. Yo siempre he dicho que el tiempo es según la percepción que tengamos de lo que se está viviendo. Nos damos cuenta que muchas veces en vez de disfrutar del tiempo libre, lo llenamos de otras cosas, por ej el ocio.

Somos conscientes que el tiempo no se pierde si nos sentamos en la hierba y solamente disfrutamos lo que vemos en el horizonte. Como dice alguien que practique el Tao, “no hacer nada, pero sin dejar nada por hacer”. Cambiar simplemente dejando de ser quienes somos para ser solo tiempo.

Esto me recuerda la experiencia vivida por varios cercanos que se han jubilado. Algunos dicen “me sobra el tiempo”, no saben qué hacer con él y caen en una depresión, porque relacionan el tiempo con la existencia. Otros, siempre dicen “no tengo tiempo para nada”, este grupo son los que llenan el vacío dejado por su nueva condición con otras cosas. A estos, a veces les pregunto “como puede ser que no tengas tiempo de nada, sin estar jubilado, no tienes más obligaciones” y sinceramente no tienen ni idea que decirme, porque ni ellos lo saben. Lo que digo, el tiempo es una cuestión de percepción personal y como se administra.

También con los años, esa percepción parece como si se fuera acelerando. Lo que para un niño es eterno, para un persona de más de 40, los días vuelan. Y los días para ambas franjas son iguales, duran 24 horas. La diferencia es cómo se percibe. Un niño, lo hará como si tuviera todo el tiempo del mundo, una persona de mediana edad, ya vivió la mitad de su vida, ya no tiene todo el tiempo del mundo. Por ej, ya estamos en abril, y parece que la navidad fue ayer.

Básicamente toda esta reflexión luego de leer el artículo, viene porque los días pasan y pienso, “soy consciente que estoy perdiendo el tiempo y que no lo recuperaré jamás, cuando me voy a movilizar. O es lo que quiero, perder el tiempo y dejar que la vida fluya?.” Sinceramente no tengo ni idea.

Con la cuarentena o aislamiento social, impuesto por obligación, ese tiempo que ahora tenemos y antes no, lo estamos aprovechando o lo seguimos perdiendo? Esa será la pregunta existencial a contestar cuando esto pase o una de ellas.

Ya lo decía Borges “el tiempo es la materia de la que hemos sido creados. Dios sabe en qué dimensiones existimos cuando habitamos en el paraíso, pero al materializarnos, al venir a este mundo, entramos forzosamente en dos grandes dimensiones que no abandonaremos hasta morir, el tiempo y el espacio

Etiquetado: / / /

Cómo acallar a la mente

Este es el título de un artículo antiguo, de una revista. Y lo traigo a colación porque llevo dos días pensando lo mismo. Cómo acallo mi mente.

Son tantas las cosas que uno piensa a lo largo del día y con la cantidad de tiempo muerto ahora con la cuarentena, que mi cabeza algo hiperactiva para esto, a veces me pide paz, y no sé cómo dársela, sobre todo porque los pensamientos no puedes pararlos, son continuos. O eso creo.

Hay veces que con distraerse se calman algo, pero no mucho tiempo. Tampoco se puede estar todo el día distrayéndose para no pensar.

Aunque sinceramente, ¿pensar tanto es bueno? Cada día me convenzo más, que no. Que no es sano pensar tanto y sobre todo darle vuelta tanto a las cosas.

Un truco que he podido usar estos días para calmar un poco mi cabeza es poner música y ponerme a dibujar. La música hace que me centre en lo que esté haciendo y no pensar en otra cosa. El problema a veces lo tengo en que no tengo ganas de escuchar música, como últimamente me está pasando. Por lo tanto, hago las cosas pero mi cabeza está en otro lado.

Cuando estudiaba, no podía hacerlo sin estar haciendo otra cosa a la vez, que la mayoría de las veces era ver la televisión. Era la única manera que me pudiera concentrar en lo importante que era el estudio. Parece raro, pero los psicólogos dicen que es como así funciona mi cerebro. Para lograr centrarme en una cosa que es mi objetivo, tengo que tener algo de fondo que aquiete mi mente, sino vuelva.

El artículo en cuestión, aconsejan hacer meditación. Lo he intentado en varias etapas de mi vida, pero no he podido. No logró aquietar mis pensamientos. Son un borbotón continuo. Como se dice, mi mente me usa a mí, no yo a ella.

He notado que cuando más cansado uno se encuentra, más se acentúa este borbotón de pensamientos. No puedo lograr el ansiado “silencio” que se habla…el silencio interior no es una consecuencia de haber reprimido los pensamientos, sino de ir más allá de ellos. Cuando se deja de nutrir a los pensamientos ellos mismos se van“.

¿Como los nutrimos? Pues con nuestros miedos, anhelos, sueños y demás tonterías que rondan nuestras cabezas, en especial de las preocupaciones. 

Por eso nos “aducimos” con las series o películas en época de confinamiento. Para no pensar. El tiempo dirá si es bueno o no. Pero llegados a este punto, no pensar en el futuro o en el NO futuro actual, es inevitable. 

Estamos pasando una temporada rara, con muchos miedos, sin respuestas ciertas, por el confinamiento y lo que pasa fuera. No se si es bueno pensar tanto, cuando no tenemos respuestas firmes.

Es como escuchar de repente tanta información. Todo el día dando cifras, fallecidos, enfermos. Tengo la sensación que está sobre información no es buena. Seguro que si no dijeran nada, pasaría lo contrario, que estaría todo el mundo quejando de la falta de claridad.

Suspiro

Como todo en la vida, encontrar el punto medio para no pensar mucho, para no tener tanto miedo, para que te informen lo relevante y no tanto drama, es complicado.

Así que lo mejor es, quedarse en casa, no pensar mucho porque hoy por hoy no podemos hacer nada de nada, salvo intentar no enfermarnos.  Porque sino tendremos un problema añadido, pasar por el virus.

Etiquetado: / /

Sentido común, la actitud positiva y saber estar, eso que es?

La actitud es importante. Esto es lo que digo siempre en el blog, y voy a volver a decirlo hoy.

Llevo 10 días ayudando a una amiga con un tema personal de salud, que gracias a Dios ya está mejor, y le digo todos los días esto. Que ponga un poco de su parte, que su actitud es importante. Anoche se lo repetía, porque a la tarde cuando me fui de su casa, me fui estresada de su actitud. Estaba fastidiado o mejor dicho algo insoportable. Me lo reconoció, pero no hacemos nada con eso. Yo me fui con mucho estrés que anulo mis siguientes horas del día y a derivado en este post. Ojo, yo la quiero un montón y sé que lo está pasando mal, pero cada día está mejor. Igual, sino pone algo de ella, el avance será más lento.

No me quiero poner en guru del buen rollito, pero es verdad. La actitud ante lo que sea es lo importante. Yo siempre digo que nosotros somos nuestros peores enemigos, y es verdad. Ayer lo he vuelto a comprobar.

Según como nos comportemos ante las situaciones serán los resultados. Clic para tuitear

De que me vale, ponerme a gritar a todo el mundo, o contestar mal, porque estoy de mal humor, si los demás pasaran y me dejarán con el mal rollo a mí. De nada. Esa negatividad repercutirá en nosotros, no solo en los que va dirigida.

No existe libertad total para hacer o comportarnos como nos dé la gana. Vivimos en una sociedad con más gente a nuestro alrededor. La libertad como individuos termina cuando nos topamos con la de los demás. Esa gente que te dice, yo hago y digo lo que quiero. Vale es verdad, pero con respeto y educación hacia los otros. Una cosa es libertad de comportamiento y otra es libertinaje.

Lamentablemente mucha gente no tiene actitudes correctas ante la vida. Yo no soy nadie en juzgarlas, pero las comparo con lo que yo haría para saber que no las comparto. Y si tengo que compara mi semana con la de esta amiga, el lunes por ej. a la mañana tuve 3 discusiones con distinta gente, todos de trabajo por suerte, donde tuve que ponerme firme y terminar diciendo “yo soy el jefe y las decisiones las tomo yo, es mi responsabilidad”.

En el momento de ellas, lo pase fatal, porque yo hace mucho que prefiero el dialogo a la imposición, pero a veces la gente confunde “dejar hacer” con “hago lo que se me dé la gana”.

Pues no,  se puede hacer lo que se te la gana y otras no. Posiblemente el meollo de tema está en ver cuándo si y cuando no. Poner límites a las actitudes.

Evidentemente para poner límites, hay que tener sentido común y una buena actitud hacia las cosas y sobre todo saber estar ubicado en el mundo. Pero todos sabemos que esas tres cosas, el sentido común, la actitud positiva y estar ubicado, son las tres que casi si han perdido. O estoy equivocada?

Etiquetado: / / /

¿Hace cuanto que no te cantan una canción de amor?

En mi época de juventud, digamos en menos 20 años como mínimo, yo tenía una fantasía. Bueno tenía muchas, pero una no se ha cumplido nunca y no la recordaba hasta que escuche una canción hoy en un vídeo.

Fantaseaba con alguien que tocara el piano y me diera un concierto privado. Vamos a dejarlo ahí. El piano siempre me ha parecido un instrumento muy sensual, puede ser por eso. Evidentemente no ha sucedido porque si hubiera pasado posiblemente yo le hubiera jurado amor eterno, cosa que no he hecho.

Si miro para el pasado, tengo siempre asociada una canción especial con alguien o con algún día en concreto. Por ej, cuando escucho Padre e Hijo de Cats Stevens, recuerdo un día en Bariloche, fuera de temporada donde alguien, me enseño en sucesivas ascensiones por los remontes la canción de memoria. Con cada subida, aprendía una frase, la memorizaba bajando esquiando y así sucesivamente. Para él era su canción preferida, y para mí, se convirtió en un hito en mi vida. Siempre que la escucho, recuerdo la letra y me la pongo a cantar. Pero sobre todo, me acuerdo de  días en la nieve. Y esto hablando de hace casi 25 años o más.

O Killing me sofly, que la cantábamos a coro con “el amor de mi vida”, cuando la escuchábamos por la radio. Esta no ha envejecido conmigo tan bien como la otra, porque los últimos años las radios esas sin publicidad solo música la ponían dos o tres veces al día, y juro que me tiene un poco hartita. Pero cuando la escucho intento recordar porque fue importante.

Te preguntaras como lo hago yo al releer el párrafo anterior, “el amor de su vida”. Pues tuve uno, pero al día de hoy no sé muy bien si verdaderamente lo fue o fue un espejismo. Mejor pensar que lo fue, porque le recuerdo con mucho cariño. Pero mejor para otro post.

Siguiendo con las canciones, hay otras que marcaron mi infancia como Manuelita, como recordaba el otro día, o una más moderna cuando mis sobrinos eran pequeños y por ej, a la francesita mayor se partía de risa cuando cantábamos “el elefante trompita”.

Pero saben que, hace mucho que no tengo una canción preferida, a no ser Devuélveme la vida de Orozco y poco más. Los últimos años, me he dedicado a la lírica y si podría hablar mucho de mis operas preferidas.

Pero saben que, ya no tengo muchas ganas que me susurren al oído una canción de amor. Quizás prefiero que me lleven a escuchar un concierto sin mucho público o sin casi nadie. Eso si me seduciría y como. Veo que no me he olvidado al final tanto de mi fantasía.

Etiquetado: / / / / /