La invisibilidad como estado de existencia

Hace muchos años, salió un libro que hablaba como las mujeres a más edad, más invisibles de hacían. Quizás hace 50 años, la invisibilidad como estado de existencia, empezaba a los 40, cuando a esa edad ya se era viejo.

Pero ahora que existe el culto al cuerpo, nos cuidamos mucho más y la mayoría no queremos envejecer, aunque diga que hacerlo es digno. A quien le gustan las arrugas, las canas, que te salgan michelines porque la grasa se cambia de posición en tu cuerpo y se va al abdomen seas flaco o no? A nadie, y el que diga que si, al psiquiátrico ya mismo.

Siempre me ha parecido curioso como lo popular crea palabras nuevas. “Michelines” deriva de la marca de neumáticos Michelin, obviamente. Me pregunto cuando se empezó a usar como ejemplo de los flotadores abdominales?

Volviendo a la invisibilidad como estado de existencia, cuando nos convertimos invisibles?. Pero no para la sociedad solamente, sino para la familia.
Porque he comprobado o mejor dicho, cada día me convenzo más, que no solo la sociedad te hace volverte invisible cada año que cumples un año más, sino también la familia cuando ellos cumplen un año más.

Pues sí. A quien le interesa una persona que sobrepasa los 50, cuando la sociedad se basa en la juventud. Donde mucha gente a los 25 se siente frustrada porque “no ha triunfado en la vida”. Como si eso fuera la panacea. Si en el colegio les enseñan que la teoría generacional, que para el que no la sepa digo..

“de cada 1000 personas que nacen en una generación, 1 es genio y las otras 999 no. De esas 999, un 50 por ciento pondrán toda la carne en el asador y a través del esfuerzo, estudio o lo que sea, logran hacer lo que quieran o destacar en lo que se propongan. Del otro 50 por ciento se tendrán que conformar con lo que la vida les dé, o permitan las circunstancias” No los 999 pueden triunfar en la vida, porque no se puede.

Si aprendiéramos esto, no con más de 40, sino con 15, viviríamos más felices y posiblemente podríamos nuestros objetivos en algo sensato y lógico, no en “triunfar”. Pero alguien ha pensado que significa “triunfar”. Mejor para otro post, porque me estoy desviando.

La invisibilidad como estado de existencia, llega luego de los 40 y no se va más. La gente deja de mirarte por la calle porque seguro cerca de tuyo va una joven y la mirarán a ella. La familia, digamos sobrinos y quizás hijos, ya te dicen “mamá o tía (según el caso) no me abraces que van a pensar” o dejan de ir al cine contigo porque salen con sus amigos. Etc.

En fin, cada día compruebo que yo ya vivo en la invisibilidad como existencia, y que difícil se hace, mi Dios!!!

Aunque a veces tiene sus ventajas. Si no vas a la pelu a teñirte las canas, no pasa nada, total te pones un sombrero y listo. Podes salir sin maquillarte, que tampoco pasa nada, las arrugas son bonitas, no dicen eso en las revistas? Podes no estar a la última porque te da igual.

El meollo es, que si no pasas esa línea que existe entre la dejadez y la comodidad que esa invisibilidad como existencia que te da con la edad, todo está bien. Si la pasas, ese es el problema y da para otro post.

Etiquetado:  /  /  /  / 

¿Qué es un amigo?

Bonita pregunta y a su vez complicada de contestar.

Con la edad yo he aprendido que hay distintos tipos de amigos, y aprender esto me ha costado mucho, pero que mucho, aunque creo que lo he hecho. ¿Aunque para ser sincera a veces pienso que tipo de “amigo” soy yo para los demás?

Cuando uno se pone a pensar en esto, se da cuenta que hay amigos para juergas, amigos para escuchar, amigos para compartir lo bueno y lo malo, amigos de los perros, amigos de intereses o amigo de bodas-comuniones-bautismos y funerales, amigos para aficiones. ¿Qué maldita costumbre tenemos de sectorizar todo, ¿no? Hasta los amigos, pero eso mejor para otro post.

Donde estoy segura de que no hay amigos, son eso que llamamos “amigos del trabajo”. Mentira cruel. Luego de muchos años de trabajar, os puedo asegurar de que esos amigos yo no tengo ninguno y muchos se hacían llamar “amigos”.

Pero volvamos a mi reflexión.

¿Tenemos muchos amigos de esos tipos, pero cuantos, en nuestra vida, involucran todas las características a la vez? Solo unos pocos, y a veces hasta sobran casi todos los dedos de la mano. Por no decir uno o máximo dos.

La amistad es un divino tesoro, decía algún escritor conocido. Qué verdad. La amistad mueve muchas veces nuestras vidas, cargadas de responsabilidades y compromisos, tanto con la familia y el trabajo. La amistad es nuestra evasión. Porque como ya dije, no creo en la amistad en el trabajo y con la familia, es familia no son amigos, por más que te lleves fenomenal.

Lo que yo he detectado con los años, que no comparto, y por eso me cuesta tanto aprender que hay distintos tipos de amigos, y que creo que es una idiosincrasia cultural de dónde vengo, es que aparecen o se acercan a ti, gente que se dice tu “amiga” y que es solo por interés. Interés por algo concreto o lo que sea. Cuando el interés pasa para ellos, desaparecen.

Por supuesto, tú como un gil, te vuelcas como si la vida te fuera en ello, como siempre has hecho con los que vos considerabas amigos, y de repente te quedas vacío, con cara de póquer. Pues sí, ¿cuántas veces nos ha pasado eso no?

A mí tantas, que ya he aprendido que tengo estas categorías de amigos y las identifico cariñosamente y si alguno lee este post que no se cabree, pero es así. Nunca es triste la verdad. lo que no tiene es remedio, recuerda.

-Amigos para todo, los de toda la vida, de esos que no suman ni un par de dedos de la mano.
-Amigos solo para juerga, esos amigos que yo llamo “amigos sociales”, un montón. Porque es el tipo de amistad que no conlleva responsabilidad y por lo tanto todo el mundo se apunta.
-Amigos de los perros o aficiones, los que compartimos la pasión y los paseos con los perros, nuestras mascotas o una afición.
-Amigos de compromiso. Porque uno comparte “amigos” comunes que te meten en el compromiso de ser “amigos” de los otros.
-Amigos de facebook, amigos on-line (en mi caso pocos, porque casi todos son de fuera que se aglutinaron conmigo en el face)
-Amigos por interés. Lamentablemente un montón también. Los que quieren algo de ti, como por ej, te llaman cuando quieren que les riegues las plantas porque se van de vacaciones, o para que les eches un ojo a su casa por el mismo motivo, o porque se les colgó el ordenador y te piden socorro a ti que lo sabes arreglar, o porque quieren hacer una reforma en la casa y necesitan asesoramiento de un profesional sin pagar por supuesto, etc.

Esta última característica es la que con los años me ha hecho aprender a que existen distintas características. Mi proceso ha sido así.

Conozco a alguien, comenzamos a tener cierta amistad, compartimos el día a día entre confidencias, problemas, risas y salidas. Nos sentimos amigos.
¿Empiezan a pedirte cosas, por ej, me ves el ordenador? Ok, hasta aquí ningún problema. Y te vas de vacaciones con ellos, y compartes más cosas. Ellos siempre piden más que tú, pero no pasa nada. Tú eres el que consigue los viajes baratos, o el que sabes de ordenadores. De repente un día te enteras de que han salido o han hecho una reunión y han pasado de ti. Otro día te das cuenta de que siempre eres el que llama. Hasta que otro día de tantos, te paras y te dices a ti mismo, ¿qué pasa aquí?

Dejas de llamar tú a ellos y desaparecen de tu vida. ¿Menudos amigos no?

Al principio te sientes mal, te duele esa discriminación subjetiva. ¿Te preguntas por qué? ¿Te sientes culpables, te preguntas qué has hecho? Una vez te sucede esto, y otra. A la no sé cuántas, empiezas a aprender, que hay categoría de amigos. Aprender esto te hace bien, porque ya no te sorprende o te duele, que te dejen de lado en una salida, o que se vayan con los otros a jugar al golf pasando de ti. Te convences de que no puedes gustar a todo el mundo. Que existe un estudio que dice que al 50% de la gente que conocemos le caeremos bien y al otro 50% no. Que tú no eres culpable, que ellos se lo pierden de no ser tu “amigo”. Sigues con tu vida.
Pero ¿cómo molesta no?

En fin, la vida es tan complicada como esto. La amistad es como las plantas, hay que mimarlas, regarlas, podarlas enfrentándose si hay algún problema con ella, o algo enrarecido y solucionarlo por dándolas si hacer falta para que renazca.

La amistad no es egoísmo, es dar sin esperar un gracias nunca. Pero ojo, todo tiene un límite. Una cosa es el no apego emocional y otra pasar a ser un gil. @lucreziarrias Clic para tuitear

A la familia se la puede querer sin apego, es la familia, es tu sangre no la eliges, pero a los amigos es un dar y recibir, y no hablo de cosas materiales que son eso, materiales. Hablo de afecto, este en la amistad debe ser un ir y venir, sino como las relaciones de pareja se convierten en posesiones. La amistad sin un ir y venir, se convierte en egoísmo e individualismo y para eso el mundo está lleno. Para que más? Y conscientemente menos. La vida es muy corta y no creo que estemos en ella para sufrir.

imagen via @milkie.soup.io
Etiquetado: / / / /

Es lo que hay

La frase que esta incorporada a nuestra vida actual, “es lo que hay”, nos ha llevado a ser una sociedad conformista y que aceptamos las cosas, bajando la cabeza resignados. Somos una sociedad que ha aceptado la crisis y las ambiciones han quedado en el vacío. En el fondo, no arreglamos nada de lo que esta pasando.

Las cosas pasan, por mala praxis, y nadie tiene la culpa, nadie renuncia, nadie se hace cargo. Entonces que nos podemos exigir a nosotros mismos en cambiar las cosas? Nada, pero nos sentimos mal igual.

Esta frase “es lo que hay”, a mi madre por ejemplo, no le gusta y cada vez que la escucha, se enfada. Y tiene razón.

Una cosa es aceptar la realidad, sin vivir entre sueños y otra muy distinta es resignarse a todo lo que hay. Porque esas cuatro palabras, son lapidarias.

Con lo que esta pasando, y los medios de comunicación apostando por la negativo y no por lo bueno, superar esa resignación es bastante complicado.

A mi me cuesta. Me he propuesto hace mucho intentar ver lo bueno de las cosas, y superar lo malo que todo lo tiene, pero hay gente cercana que con solo escucharles decir “hola” ya sabes que escucharas un rosario de negatividades y problemas.

Todos tenemos problemas que enfrentar día a día, pero no por eso tenemos que andar desparramandolos a todo ser que nos topamos en las actividades diarias.

Pero lo peor que llevo de todo esto, es la desesperanza que he encontrado últimamente en mucha gente, pero sin reales motivos. Me explico.

Personas que están sanas, que no han perdido su casa, que no están boyantes pero pagan aun sus facturas, que no tiene problemas serios aparentemente. Porque quiero pensar que si están tan negativos ante todo y lo único que pretenden es su “depre” contagiarla al prójimo, algo serio tienen. No creo que si no lo tuvieran estarían así, porque sinceramente entonces no lo entiendo.

Todos aplicamos fórmulas distintas ante la vida, pero no nos debemos dejar abatir. Y no digo que algún día uno no tenga un bajón, es normal y se necesita,  no siempre se puede estar “a tope”. Pero hacer de la desesperanza el leitmotiv, no puedo con ello.

El uso de esa frase “es lo que hay” nos ha llevado a eso. A resignarnos de todo, y me niego.

Puedo tener épocas malas pero  seguiré para adelante, como pueda, sino significara que me he dejado morir despacito. Y no será así.

Los males del mundo no son mi culpa, y no me resignare a pensar que las cosas pasan porque tienen que pasar (las casualidades no existen). Las cosas pasan o porque yo las generé o porque yo metí la pata. Nada más.

No “es lo que hay” sino “hay lo que es”.

Etiquetado: / / / / /

Reflexiones domingueras

Cuando uno es como soy yo, que suelo reflexionar mucho. Quizás más de la cuenta, pero intento ver las cosas desde fuera de mi punto de vista, para sacar un conclusión correcta. Me es por momentos muy claro ver que en situaciones similares, estoy empezando a cometer los mismos errores.

Esto me paso la semana pasada. De repente me di cuenta que estaba mezclando “afecto” con “trabajo”. Y algo tengo claro que trabajo es trabajo. He rectificado, pero hasta semana no veré si lo he podido solucionar.

Todo esto me lleva a preguntarme porque las mujeres en una gran mayoría, no digo que no haya excepciones, todo lo pasamos por el afecto y las emociones. Es una característica femenina, lo se, pero en temas de trabajo nos equivocamos la mayoría de las veces.

Yo particularmente necesito controlar más esto. Soy consciente. Pero me es difícil. Si no lo controlo, me empiezo a comer la cabeza. Y el trabajo es oferta y demanda. Yo trabajo y tu pagas. Es un contrato nada más. Yo no soy tu “amiga”, soy la persona que has contratado para hacerte el trabajo.

Si lo pensamos un poco, cuantos amigos de esos trabajos que ya pasaron por nuestra vida tenemos? yo, ninguno. Se acabo el trabajo, se acabo la amistad. Y esto con respecto a los compañeros, pero yo lo que estoy diciendo es con respecto a los clientes.

Clientes, en mi caso, que te contratan para reformar su casa, su local o lo que sea. Nunca serán mis amigos. Son mis clientes. Por más que yo sea una persona comprensiva, empática, no dejan de ser eso, clientes.

Lo mismo me pasa a los que yo contrato para que trabajen para mi. No son amigos, o son empleados o son proveedores, no son amigos. Si tengo que ponerme firme, pues a ponerse.

Al final, me doy cuenta, que los que estamos en el medio y trabajamos para nosotros mismos, estamos en una situación de soledad. Porque no tenemos el “colega” del trabajo para irnos de copas a olvidar los marrones del mismo o no podemos darle rienda suelta de comprensión a los clientes, porque se subirán a tu chepa y pedirán lo que no esta escrito.

Muchas cosas tengo que terminar de aprender, y grabar a fuego en mi cabeza, para no cometer siempre los mismo errores.

1- el trabajo es trabajo y no amistad.
2- los amigos son los que se comen un saco de sal contigo.
3- no confundir “amigos” con “conocidos con una afición común”.
4- No dar más por el pito de lo que el pito vale.

Etiquetado: /

Movistar me mata

El 19 de Junio escribí un post llamado “La bendita permanencia”.

Se cumplió, todo ok. Pero como yo soy honesta, llame a Telefónica antes de recibir el IPhone que me mandaban para decir que no iba a quedarme con ellos y que hacia. Me dicen que lo reciba que lo mandaran a buscar.
Pues eso hice. Lo recibí, y guarde sin abrir hasta que una semana después lo vinieron a buscar.

Pues nada, desde ese momento el 1 de junio, Movistar me sigue mandando la factura para que se lo pague. Cosa que no haré porque lo devolví.
Ya he llamado y tengo 4 números de incidencia dandome la razón a mi. Primero me dijeron que desde la fecha de emisión de la factura, posiblemente no había llegado el registro de mi devolución. Me pareció lógico, y espere.

Luego me pasaron el pago por el banco, al mes, y por supuesto rechace. Llame y me dieron la razón, que habían recibido mi devolución que iban a informar para anularla.

Y ahora, luego de otro mes, de nuevo y con amenazas que sino pago iniciaran acciones legales. De nuevo llamar y reclamar. Me dan la razón pero necesitan otra vez la confirmación de los que la recibieron.

Conclusión, si hubiera sido deshonesta, me hubiera quedado con el Iphone, hubiera pagado los 90€ que me piden y se lo hubiera regalado a mi sobrino que no tiene phono.
Pero por hacer las cosas bien, así voy.

Pero no la pagare y mi próximo paso es consumo, denuncia y listo. Por suerte tengo todos los papeles y números de reclamaciones. Les doy 24 hs para que me digan algo..

Ves esto pasa por ser buena gente, si hay que ser h.. de puta con todo. Pero el tiempo que pierdo en tanta reclamación quien me lo paga??? en fin.

Etiquetado: /

Iniciando nueva etapa

Hoy 23 de mayo, se inicia una nueva etapa en este Reino. Yo me he quedado algo pluf, con lo de ayer, pero es lo que hay.
El voto protesta en vez de ser a los partidos pequeños para que salga alguno de la lista, para que los hemiciclos fueran más variopintos, se fue a voto nulo o en blanco.
Que error.

La protesta se hacia dando voz y voto a la minorías. En fin, hemos dado más poder a los grandes. Me hace acordar al desazon que me quedo cuando termine de ver Inside Job. Donde la conclusión es que los grandes bancos que nos llevaron a todos a donde estamos, tienen aun más poder.

Ahora volvemos al principio. A un poder supremo y en gran mayoría, demasiada para mi gusto, donde espero que algo hayan aprendido y que intenten hacer las cosas bien. Porque ellos fueron los que sentaron las bases de mucho de lo que después les exploto a los otros.

Ahora, como dice Gabilondo en su vídeo de hoy, tiene que intentar resolver los problemas que han ocasionado los socialistas. Ya no cabe, seguir diciendo lo que han echo mal, porque salvo el gobierno central, y alguna comunidad por ahí, tienen el poder absoluto. Ahora no le pueden seguir echando la culpa al gobierno actual de lo mal que lo hacen. Ahora son gobierno. Haber que hacen y si pueden hacer algo para solucionar los males, como el paro, la falta de créditos, la confianza. Porque la corrupción se que no lo van a resolver, porque los chorizos aun siguen ahí.

Les tendre que dar el beneficio de la duda, pero no se yo. No se yo. Hemos perdido una ocación de oro. Espero estar equivocada.

Etiquetado: / /

No es una queja, es solo una reflexíon

Mientras espero ir al fisio, escribo un post. Porque me estoy acordando de la estupidez del bono bus, del consejero de transporte de la Comunidad de Madrid, que le dijo a otro que no existía, y que entre risa de la grada de su partido y sorna, se rio y trato al pobre del otro lado, como imbécil.

No me voy a meter con él, por su chulería, ni tontería, haciéndose el gracioso. Primero porque estaba equivocado, el bono bus existe, y es el que yo uso, porque se disculpo aunque es algo que no comprendo, tanta disculpas cuando meten la pata, porque no hacen antes las cosas para no tener que disculparse. Nació tonto, es tonto y morirá tonto, aunque no tengo el gusto de conocerlo en persona.

Lo voy a poner de ejemplo, del clima enfermante que hay en todo y que esta ocasionado por estas cosas y el riff y rafe que se traen los políticos de todo orden. Han creado un clima tal que ya está pasando factura a todos los demás. Esta semana lo he vuelto a comprobar. Nadie se fía de nadie. Y pongo el siguiente ejemplo.

Un trabajo en una obra, van, tienen que volver para terminarlo y rematarlo y el cliente se pone nervioso, de tal manera que manda un mail amenazante sobre la tarea.
Uno lo lee, y piensa, “es tonto o se hace, pero si no está aun terminado?” hablas con él, le haces entrar en razón que se ha pasado, que aun no está terminado, que si sigue mal una vez terminado ahí se preocupe, etc. Te pide disculpas porque se da cuenta que ha metido la pata, y tú piensas, menos mal. Pero en realidad te queda la sensación de la falta de confianza total y el agobio injustificado de la gente.
Esto me ha pasado dos veces esta semana. Con distintas obras, pero que me ha llevado quedar con ellos y sobre todo hacerlos reflexionar hablando sobre la paciencia y esas cosas. Un gasto de energía que me ha agotado.

Cuando yo empecé en esto, siempre he pensado que una persona que se dedica a las reformas tenía que tener un alto porcentaje de buen arquitecto o técnico, donde asesorar y entender las necesidades del cliente era importante y el resto de psicólogo. Ahora pienso que en esta época, se ha invertido. Primero un buen psicólogo, terapeuta si puede ser , y luego arquitecto o técnico. Porque la gente está de los nervios.

Hablaba de esto con un colega estos días, y le pasa igual. Por lo tanto la conclusión es que es una actitud generalizada. El estrés a que la clase política nos tiene a los ciudadanos, con descalificaciones, insultos, tomaduras de pelo, sumado al estrés por la situación política del mundo, las cosas que están pasando y todo eso, la falta de crédito, etc, hace que vivamos en un clima que no se si os dais cuenta, pero terminaremos todos tomando tila para poder vivir. Y lo peor es que se pierden los nervios a la mínima y sin mucha base, y esto para mi es lo peor.
Yo en mi caso, quedo agotada, pero por suerte aun duermo como un angelito. Aunque la ida al fisio para que descontracture mi cuello, no me la queta nadie. Siendo el efecto de mi estrés particular.

Etiquetado: / / /

Lo que no podía pasar, pasó

Cuando comenzó todo lo de Egipto, la gurús de la televisión, decían “aquí no va a pasar, nunca”. Yo recordaba a mi guía cuando viaje allí, Mustafá, que explicaba lo que pasaba por ahí resignadamente como aceptando su destino sin chistar. Todos se equivocaban.

La gente está harta en el mundo de muchas cosas. Se acabó la época de las imposiciones. Cuantas revoluciones pacificas los últimos 10 años? Un montón.
Otro de esos gurús europeos, que lo saben todo y al final no saben nada, sino que se lo pregunten al Fondo Internacional, antes de la crisis que decía, pero esto para otro post. Esta persona la semana pasada decía, creo que desde Bruselas, “Lo que está pasando en el mundo es porque ahora los países pobres quieren vivir con el estado del bienestar de los ricos.” Vale y?

Al leer eso, se me pusieron los pelos de punta, porque pensé “será h… este, claro mejor como en las épocas de las colonias, todos trabajan para mí como esclavos. No será que el mundo tenga que estar más repartido?” Por ej, en Egipto si luego de 30 años, unos pocos viven como multimillonarios y el 80% es pobre, hay algo que no funciona, o soy yo la única que lo veo? Menos mal que no, que hay más gente que lo ha visto. La gente en la sociedad de la información instantánea, no va a dejar que la pisoteen más.

Este tipo de expresiones multitudinarias a mi me ponen nerviosa, porque nunca se para donde van a ir. Pero en pueblos que no tienen un sistema democrático donde poder expresarse como son las hurnas, no creo que haya otro camino. En países con democracias estables, el voto de la gente vale oro. Lamentablemente en Europa, esta realidad se ha perdido, sino en vez de ir a pasear un día de elecciones, irían a votar, y así los índices de abstención no serian tan altos. Sino que le pregunten a las últimas elecciones en muchos países europeos.

No sé si en Europa podría haber una revolución así, como la egipcia. Estamos demasiado aburguesados. Sino no se entienda como Berlusconi sigue en el cargo, los belgas siguen sin gobierno luego de 6 meses, etc. No creo tampoco que haya que llegar tan lejos, como acampar en una plaza 18 días. Porque aquí, como decía antes, tenemos un tesoro que no todos valoran: La libertad que nos permite con solo dos gestos elegir nuestro futuro. Tener sentido común al elegir a los candidatos e ir a votar. Otros no tienen tanta suerte.

Lo valorará esta sociedad alguna vez? Se les enseña a los niños en la escuela la importancia de ir a votar? En fin.

Al pueblo egipcio tengo que decir, que ahora empieza lo peor. Porque él que se fue era la cabeza visible, los de abajo que aun están, han estado con él 30 años. Les queda mucho camino por recorrer, pero por algo se empieza. No?

Etiquetado: / / /

La moda pasa, el estilo jamás

Coco Chanel decía que “la moda pasa, el estilo jamás”. Es una frase que llevo conmigo pero creo que la había olvidado.

Y no estoy hablando de la ropa, aunque también la podría aplicar. Porque tengo que reconocer que con la ropa he llevado una época de oscurantismo que estoy intentando desterrar. Posiblemente porque me ocultaba tras ella, pero eso para otro post.
Hoy aplicaré la frase a algo que me paso el otro día, en mi manera de expresarme, sobre todo en la forma de hablar. Lamentablemente me he dado cuenta que he perdido estilo al expresarme.

Tengo una cliente a la cual estoy asesorando y buscando con ella un local para implementar su negocio en una de las zonas más exclusivas de Madrid. Como único dato contaré que es para un negocio familiar con más de 70 años en la ciudad y mucha alcurnia. Pero eso no es lo importante, no deja de ser negocios.

Pero una que se dedicó los últimos 5 años de su vida a trabajar para gentuza, llamada “la verdulera” en la intimidad, una rubia teñida con extensiones en el pelo, que creía que el glamur se tenía por dinero y por usar ropa de marca, y no por la clase, el buen gusto y la educación, ahora me doy cuenta que me sirvió para pagar la hipoteca pero he perdido bastante clase. No diré que en mi manera de comportarme porque siempre creo que me comporto bien, sino en mi manera de hablar.

En una reunión ayer, con la clienta y otras dos personas en la misma manzana donde hay un hotel 5 estrellas y el único restaurante con dos estrellas Michelin en su fachada, tomando un té en el bar del Teatriz, me di cuenta que he perdido vocabulario y forma de hablar. Va que hablo ahora bastante campechanamente y no puede ser. En realidad se me ha pegado la manera de hablara de la verdulera y no lo puedo permitir.

Cuando hablábamos de los problemas tenía que pensar las palabras para hablar seriamente, no soltar tacos ni groserías. Me parece que lo malo se me ha colado. Intenté hablar tranquila y pausadamente así hablaba más formalmente. Salí airosa para la grada, pero no para mí. Me sentí fatal porque me he dado cuenta que estos años he perdido mucho, pero que mucho mucho.

Ya lo dice alguien, “lo malo se pega rápido”. Posiblemente no nos damos cuenta pero lo vulgar está de moda. Lo he estado pensando, y estamos rodeados de vulgaridad. La vulgaridad vende y hace ganar mucho dinero, sino analicemos como se habla en la televisión.

En mi caso, lo aumento al dedicarme a la construcción. La manera como se habla en las obras, vulgaridad total. No estoy dispuesta a prestarme a la vulgaridad yo también. Ahora que he abierto los ojos, intentaré rectificar.

Podre ser pobre, pero nunca seré sin estilo y vulgar, como la verdulera. Como Scarlett O’Hara digo… “Nunca, y a Dios pongo de testigo

Etiquetado: / / /