El día después

Hay muchos días después en la vida de una persona. Los que indican, que comienza una nueva etapa, los que indican que el día antes ha marcado un hito, ya sea de dolor o alegría. Muchos, igual que personas.

Evidentemente, los buenos son los “días después” de un día grande, alegre y fantástico. Pero si no puede ser, como hoy, el día después de un recuerdo doloroso y de vacío, cambiemos el chip, y convirtamoslo en un día positivo y lleno de esperanza.

Un día, el día después, que nos apacigue el dolor por la pérdida, o el recuerdo de ella, y lo convierta en luz y armonía.

Nosotros debemos esforzarnos por borrar ese sentimiento de tristeza y convertirlo en otra cosa. Está en nosotros hacelo. Nadie lo va a hacer por nosotros. Nadie te hace ni regala nada, por la cara.

Ya sabes, mi mejor consejo es...
Vive, ama y sacude tu tristeza para que la luz y esperanza que el futuro y la vida te dará cosas buenas, vuelva a tu vida. El dolor se tiene que sentir, pero no hay que vivir regodeándose siempre en él. La vida es demasiado corta y cuando nos queremos dar cuenta, se ha ido.

Etiquetado: /

El ayer ya paso, el mañana no existe, solo importa el hoy

Este será mi mantra desde hoy.  Es importante tener mantras que nos indiquen o nos focalicen en lo que es importante y lo que no. 

Hace mucho tiempo que me he dado cuenta que la vida va tan rápido que de un día para otro se complica, ya sea por temas tuyos o de los demás. Esa frase, “siempre pasa algo”, es una verdad, tanto bueno como no tanto.

Por eso son importantes para mi los mantras. O lo que yo llamo mantras. Antes era “será lo que tenga que ser” o “Dios proveerá“. Hoy es este, “el ayer ya pasó, el mañana no existe solo importa el hoy“.

Mientras espero cambiar ya a lo que considero definitivo, mi web de trabajo, por el enésimo cambio de la tecnología, me he puesto a pensar en esto.

En una semana, he pasado de un tiempo idílico, haciendo lo que me gusta, pintar en otro país, a estar preocupada por alguien cercano y querido, y luego a que otra persona me de vuelta mi propia vida, poniéndola patas arriba, sin quererlo eso también hay que decirlo, en ambos casos.

El ayer ya pasó, el mañana no existe, solo es importante el hoy. Vive el hoy. Clic para tuitear

Así que, ahora hay que ir con todo paso a paso, y resolviendo la cosas de una en una. Ya lo decía mi abuelo “si los problemas tienen solución, ponte manos a la obra, y sino habrá que aprender a vivir con ellos“.Paso a paso, pasito a pasito como dice la canción.

Así que mi consejo hoy es…

Vive, ama, y sobre todo piensa solo en disfrutar el hoy, que el ayer ya paso y el mañana no existe. Que la vida es muy corta. Dile a alguien que le quieres. Dale a alguien un abrazo. Échate unas risas. Sonríe a la desesperanza, que siempre hay una luz al final del túnel, sea cual sea el destino.

Y si eso no funciona, tomate un buen gin tonic a mi salud.

Imagen colage by Franz Falckenhaus 
Etiquetado: / / /

El resurgir de la vida

Las cuatro plantas con flores son de hoy, de “mi pequeño jardín urbano” como lo llamo yo. Son cuatro plantas, que no son de ahora, sino que han sobrevivido, la más vieja a tres inviernos. Y tengo otra en otro balcón, pero con estas me alcanza para mi reflexión de hoy.

Cuando uno ama las plantas, y la cuida con mimo, aunque no sepa de jardinería, le regalan vida, siempre. En su primer año, cuando la temporada terminó para ellas, o lo que nosotros creemos que nuestra mente consumista nos hace creer, que son de temporada, de usar y tirar. Habían muerto, pues no. Nunca mejor dicho, y estas son la prueba.

Cuando uno ama las plantas, y la cuida con mimo, aunque no sepa de jardinería, le regalan vida, siempre. @lucrearrias Clic para tuitear

Yo las he cuidado en invierno, las he podado, las he seguido regando aunque parecían muertas, y ellas en agradecimiento han vuelto a la vida y sobre todo a florecer. Nunca tiré la toalla, aunque alguna vez pensé, “¿para que las riego, si están muertas?”

Así son muchas etapas de nuestra vida. Creemos que se mueren, que nuestros sueños han partido, que no hay esperanza. Pero siempre hay algo, para recordarnos que estamos equivocados. En este caso, estas flores.

La vida sigue. Las cosas se recomponen. Los sueños vuelven, aunque haya que pasar el invierno. Todo vuelve a la normalidad, la mayoría de las veces. La vida es un ciclo, y todo sube, baja y vuelve a subir.

Por eso mi consejo de hoy es…

Vive, ama y disfruta del resurgir de la vida y de las cosas. Nada quedará eternamente estancado. Sigue insistiendo, intenta cuidar y dar vida a lo que parecía muerto. Y el tiempo, y la misma vida te lo recompensará. No desfallezcas. No te bajonees. No vale la pena.

Y si lo haces, no pasa nada. Ya sabes el consejo de la gente mayor, que ya ha vivido mucho. “si un problema no tiene solución, para que te vas a preocupar, llévalo lo mejor que puedas. Y si la tiene, ponte a ello y resuélvelo”.

Las plantas son seres vivos, y cuando renacen así como en este momento en “mi jardín urbano”. Sonrío cada vez que las veo. Porque me alegran el espíritu y sobre todo el corazón.

A vivir que son dos días, que ya es muy corta para amargarnos.

Etiquetado: / /

Dar explicaciones

Nos pasamos la vida dando explicaciones por todo. Pero yo me pregunto ¿la gente se lo merece? Creo que no.

Hay personas que por vernos a diario se piensan que tienen “derecho” sobre nuestra vida. Es algo sutil, pero pasa. Cada vez que les contamos algo, porque nos los encontramos, se creen que tienen esa potestad.

No nos damos cuenta, pero a través de nuestra vida, siempre nos tenemos que explicar. Se nos juzga, se nos recrimina lo que hacemos y lo que no. Hay mucha gente a nuestro alrededor, a veces más de las que nos gustaría, con esta actitud.

El problema básicamente lo tenemos nosotros, que de forma consciente o inconsciente, vamos por la vida pidiendo a gritos mudos, “aceptación”, “aprobación”, para encajar en el entorno.

Pero un día te das cuenta, que eso ya no te importa más, y ya te molesta que te “juzguen”. Con los años me he dado cuenta, que la que merece una explicación sobre algo, es contada con los dedos de la mano. Si existe alguien.

Me paso esta semana con alguien, que ni me acuerdo su nombre aunque si su cara. En mi vida he tomado una decisión, que ha cambiado con algo,y preguntó sobre esto, pero parece que mi respuesta no le gustó, porque fue bastante desagradable.

Mientras yo la miraba, y estuve a punto de decirle “¿y a ti que m… te importa?” pero como soy educada, sonreí, y corte la conversación siguiendo mi camino.

Luego pensaba en esto, y me preguntaba a mí misma, quien era ella para juzgar un comportamiento mío, sin siquiera yo sé su nombre y si me lo dijo, ni me acuerdo. No es ni mi amiga, ni familia, ni nada.

Si nadie tiene derecho a “juzgar” a su prójimo, menos alguien que no es de su círculo, ni vida. #pensarenelatasco Clic para tuitear

En realidad, nadie debería “juzgar” sin saber causas y efectos, de las decisiones que una persona toma en su vida, y ni con eso. Nadie debería juzgar, ni opinar, sino le piden opinión, que eso es otra cosa. Porque si pides opinión, debes aguantar lo que te digan, sino no la hubieras pedido.

He llegado a un punto de existencia, que no tengo que dar explicaciones a nadie. Si lo que hago, decido o pienso, les gusta o no, es mi problema, no el suyo.

(suspiro)

Ya sabes, vive, ama, y deja que los otros “hagan de su vida un sayo”, que ni te dan dinero, ni apoyo moral, ni te ayudan en nada, solo te “juzgan, porque es fácil y gratis. Esa gente, con esa actitud, ya no debería formar parte de tu vida. Es tóxica y no te aporta nada positivo.

Imagen @pinteres
Etiquetado: /

Frustración

Algo que es bastante común en estos tiempo, es sentirse “frustrado”. Es más común de lo que pensamos. Porque la sociedad, desde que nacemos, nos mete presión de que todo se puede, de que todo se consigue con esfuerzo y constancia. Puede que sea asi, pero no todo es blanco o negro.

Muchas cosas, sobre todo las que nos crean esa frustración, lo hacen porque no dependen de nosotros. Cuando lo que ocasiona este sentimiento, involucra a otra gente, es cuando ya es incontrolabre por parte nuestra.

Sentirse frustrado por no salir adelante con una situación, porque esta depende de otra persona que no se involucra como tú en todo, porque no le importa tanto como a ti, está a la orden del día.

Ponte a pensar sino es así? Cuantas cosas no dependen de nosotros, y por eso igual nos machacamos tanto o nos desvaloramos en el esfuerzo, o sentimos culpa? Pues sí.

Porque es la sociedad que nos exige “casi la perfección”, y nos resta muchas de las armas que tenemos para cumplir con lo preestablecido al tener que depender del hacer de otro. Os puedo asegurar que aunque no nos demos cuenta, pasa a diario en la vida de todos.

Es muy difícil salir solos adelante en estos tiempos. Se necesita del esfuerzo y constantica de varios, según cada situación. El mundo no está hecho para ni vivir solos, ni sentirse solos, ni hacer las cosas solo. El mundo está formado para vivir en sociedad, en grupo, desde los anales del tiempo.

Entonces como no nos vamos a sentir frustrados si lo que queremos lograr, depende no solo de mí, sino del que tengo al lado, y este no hace nada por poner el hombro.

Es frustrante toda la situación. Y día a día, pienso como solucionarlo, pero como he dicho antes, solo poco se puede hacer.

Entonces, ¿para que nos fustigamos? Hay que tener muy claro que:

“Uno lo intenta y si no se logra el objetivo, porque el otro pilar del desarrollo no pone empeño, no es culpa nuestra.”

La tan omnipresente “culpa”, que esta vida nos quiere cargar siempre. No es culpa nuestra nada que no depende solo de nosotros y no salga, ni es culpa nuestra que otros no hagan las cosas como las deban hacer.

Y son tantos que uno pierde la cuenta.

Por eso, como siempre mi mejor consejo dado por mi experiencia es, deja esa “culpa” de lado, si te esfuerzas por salir adelante. Si esto no puede ser, habrá otra cosa esperando en el horizonte, y por supuesto, busca otra gente para llevarla a cabo, no te quedes con los que te dejaron con ese sentimiento de “frustración y culpa”. Cambia.

Ya lo decía Einstein, “si quieres un resultado distinto en algo, no hagas siempre lo mismo”. Yo agregaría “si quieres un resultado distino en algo que no salio por él que tienes junto a ti, cámbialo ya”

Vive, ama, disfruta de la vida, que es lo suficientemente corta para que los de al lado te la jodan @pensarenelatasco Clic para tuitear

O como decía Coco “no golpees más la pared con tu cabeza, queriendo abrir una puerta que no existe.” Esto es el mejor consejo para mi hoy en día.

Etiquetado: / /

Elegir una palabra

Quiero tener un cartel de neón pequeño a la entrada de mi nueva casa, y tengo que elegir una palabra para mandarlo a hacer. Qué difícil se me está haciendo elegir.

Al final, para sintetizar he comprado un neón que es un bocadito de texto de cómic en amarillo,  y ya pondré dentro esa bendita palabra. En realidad, hasta el día de hoy no me he decidido y no lo he colgado…

Si el neón tiene que contener una palabra, situación o lo que sea, aun no me he decidido. De repente, me he dado cuenta que todo lo conflictivo de los últimos meses ha pasado, se ha resuelto, y soy libre. 

Algo tan sencillo como eso. Soy libre de cargas, libre de problemas, libre de seguir adelante con un  nuevo  futuro que ni idea que será. Ha sido un borrón y cuenta nueva. Y ya llegue a la base de salida de esa nueva época. 

No me he dado cuenta, hasta que hablé con una amiga el otro día que no veía desde antes que sucediera todo lo que pasó. Pues si, soy libre de empezar de nuevo, o casi. Es liberador darse cuenta. Por eso no se que voy a poner dentro del bocadito de neón, y por eso no lo he colgado. Porque aun no me lo creo. 

Por lo pronto, ha crecido la familia o casi. Hemos traído una perrita abandonada desde Cuenca. Y si se amolda a nosotros, se quedará. Como la palabra que no se que elegir, tampoco se si la perrita se amoldara a nosotros.

Todo está por verse. Que bueno no?

 

 

Etiquetado: / /

No es lo mismo dar las gracias que agradecer

Eso dice el artículo de psicología de la revista dominical de El País de hoy. Al leerlo me he quedado pensando en eso que dicen los budistas, que hay que amar sin apego. Cosa que los occidentales no entendemos y nos cuesta mucho, pero que mucho implementar.

Dar, sea lo que sea, desde amor, amistad, o simplemente las gracias, sin esperar recibir la contraprestación, es algo que no hace nadie. Aunque intentemos decir que nosotros estamos por encima de eso, y que lo hacemos sin esperar nada, es mentira. Es cultura en occidente.

Inconscientemente, el hombre moderno es incapaz de dar sin esperar recibir nada.
El amor es posesivo. La expresión “te quiero” en una pareja denota posesión, eres mía o mío. Por eso, el amor entre dos personas se dice “te amo”, siento amor hacia ti, sin esperar nada. Esto, llevado a los amigos, es igual. Si bien a los amigos no les diremos “te amo”, aunque sí es amor lo que sentimos, se supone que no sentimos atracción, por eso es querer. Pero no deja de ser el mismo sentimiento, sin la parte de atracción física.

Las gracias son iguales. Damos las gracias a diario como muestra de educación hacia las personas que hacen algo para nosotros. Cosa que plantea el artículo, pero como ellos, pienso que ese “gracias”va vacío de contenido. Es un cliché, como decir buenos días u hola, cuando entras a un ascensor. Cosa que te da exactamente lo mismo, porque no conoces a nadie, y lo haces simplemente porque tu educación te dijo que hay que hacerlo. Y porque socialmente está bien hecho.

Cuando alguien, verdaderamente hace algo por ti, sin esperar recibir la contraprestación por ello, ese “gracias” se hace sentido y es más que nada no dar las gracias, sino sentirse agradecido con afecto hacia otro ser.

Lo que plantea el artículo, es buscar formas alternativas de dar las gracias, sin tener que usar la palabra gracias. En ser creativos con esto, para volver a dotar de sentido la palabra gracias.

Como dice el autor del artículo “Para mostrar al otro nuestra gratitud, los pequeños detalles son mucho más eficaces que las palabras, y mucho más indicados para transmitir nuestro sentimiento. El reto es: ¿cómo podemos hacer sentir al otro que le estamos agradecidos de verdad? ¿Cómo podemos mostrarle que ocupa un pequeño espacio en nuestro corazón y en nuestro pensamiento?

Es imprescindible pensar en gestos que, conectados con aquello que hemos recibido, lleguen al otro. Recibir el agradecimiento por algo que hemos hecho es sin duda agradable, y es bueno que lo disfrutemos. Pero no debemos necesariamente contar con ello, y sobre todo no debemos depender de ello.

Si dependemos de los agradecimientos de los demás, nos exponemos a constantes frustraciones. Dijo Dale Carnegie: “Esperar gratitud de la gente es desconocer la naturaleza humana”. Yo no iría en absoluto tan lejos, pues creo que la gente, en esencia, es agradecida. Pero sí es cierto que no todos lo son, y que quienes lo son no lo son siempre.

Hay gente que hace favores a los demás para que le den las gracias. Es su alimento emocional, lo que le llena y le da energía. Y, claro, cuando no lo reciben se indignan: ¿cómo puede ser que no me den las gracias?”

Me ha gustado eso de “alimento emocional”. Cuanta gente a nuestro alrededor, se alimentan de las emociones de los otros. Pero no solo de las positivas, sino y lamentablemente como he comprobado mucho este último tiempo, de las negativas. Como esperando que el otro tenga un bajón para alimentar sus emociones o egos, con la desgracia ajena. Pero eso para otro post.

Volviendo a lo de ser agradecido más que dar las gracias, tengo que decir que me siento agradecida a todos los que leen mi blog y me hacen comentarios, tanto de afecto, de afirmación, de complicidad, de gusto por lo que hago. Y los que no los hacen, pero se que me leen porque las estadísticas lo dicen. Por todo ello seguimos escribiendo, porque me dan fuerzas para así hacerlo, aunque no digo más gracias. Solo me siento agradecida.

Y pongo a Dios por testigo (porque algo de Scarlett O’Hara, tengo, en cuanto que a veces soy algo dramática) que no dejaré de escribir esto me lean o no, simplemente porque la acción de hacerlo me recuerda todas las visitas de estos 6 años.

Etiquetado: / / / / / / / /

Primavera, We need you!!!!

Tengo ganas de escribir, no quiero perder la costumbre de hacerlo. Un momento que me gusta hacer esto y otra cosa, aunque esa otra cosa la veo menos probable, es los fines de semanas, tempranito aun de pijama, con mi súper taza de café con leche de elefantes. Entra el sol por las ventanas, no necesito de luz artificial, me gustan mucho estos momentos.

No sé si, por suerte o por desgracia, mi reloj biológico funciona de maravilla, y me despierto siempre a la misma hora con o sin despertador. Soy mujer de rutina horaria. Los fines de semana también. Esa es la putada. Porque aunque remolonee en la cama, a las 8 estoy de pie o casi.

El problema básico que tengo estos días, es que quiero escribir pero no se dé que. Todo lo que se me ocurre es depre. Como estoy hartita de muchas cosas y el entorno cercano y no tanto no ayuda para que uno se relaje, y piense en positivo, no me salen cosas buenas de mi cabeza. Pero quiero escribir, pero no de depres.
Así que voy a escribir, de mis ansias porque deje de hacer frio y llegue la primavera. Esta semana todos los días, el aire tenia hielo. Micro partículas de hielo, se sentían. Es increíble, pero al vivir tanto tiempo en una ciudad como esta que carece casi de humedad, cuando hay, en este caso convertida en hielo, lo siento, la veo.

Se ve que todo está expectante, y en cuanto hagan 48 horas de sol, pero con más temperatura, todo va a estallar. Las flores, mis amadas azaleas por ejemplo, están llenas de pimpollos, pero no terminan de abrir, porque les falta calor. Si el ser humano necesita cariño que le da ese calorcito para el cuerpo, las plantas necesitan el “cariño” que les da el sol. En el parque pasa lo mismo, los almendros y ciruelos, los primeros en largar flores, están a tiro para explotar en flores. Pero no llegan a hacerlo.

Este invierno ha sido y aun lo es, queda una semana según el calendario, duro de frio y que decir de la lluvia. Así que esta primavera, agua no se va a necesitar, todo estará verde como nunca, ya verán.

Tenemos una necesidad de calor, sol y vida. Cosa que comparto que mucha gente, porque el domingo pasado que hubo una mañana de solecito primaveral aunque frio, mi barrio se lleno de gente que pese al frio, se querían tomar su caña al sol. Estamos necesitados de sol. Necesitamos un poco de alegría en la vida. El sol ayuda a eso. Se nota en el aire, y estamos esperando que la primavera la traiga.

Yo ya preparo mi zoom macro y saldré a fotografiar esa vida en las flores. Es un ritual de mis primaveras. Para sentir, que la vida sigue, que la vida es fantástica y hay luz luego de mucha oscuridad.

Primavera por favor, ven ya. Te necesitamos.

pd: che Pedrín, mucho invierno no?

Etiquetado: / / / / / / / /

Volver a la escuela

Pues si, he vuelto a la escuela. A una de artes de oficios, con especialidad en arte, pero escuela al fin.
Trabajo por las mañanas y por las tardes 6 horitas de estudios. Sinceramente espero que valga la pena, porque todo en la vida tiene su tiempo.
Yo pensé que iba a ser la abuela, pero no, hay alguien mayor y solo en mi clase.
En fin…

Ayer y en honor a la “negra”, me pase al ipod los 15 cd que tengo de ella, que panzada por favor, hace tanto que no la escuchaba que era como si fuera la primera vez. Como el volver a la escuela, el primer día hasta no dormí de los nervios que tenia.

Hoy me di cuenta que hay gente de 30 años y menos que no conocen a Mercedes Sosa, porque dos me preguntaron quien era. Como para mi eso es un sacrilegio, mientras preparo mis libros para mañana, te pongo esta canción. Una de mis preferidas, porque en la vida nada cambia o cambia todo??? todo cambia…nosotros también,, recuerdalo… Y como las canciones también cambian,, dos versiones de la misma…Negra, se te va a extrañar….Y como….

pd: che pedrín.. tu la conocias???

Etiquetado: / / /