Sorprenderse

Dar o recibir un sorpresa nos puede alegrar el día y que no decir, la vida.

Vivir sin miedo o casi

El miedo lo tenemos intrínseco en nuestro ADN. Y ya la vida se encarga de recordarlo a diario.